ESTADOS UNIDOS

36 horas en Memphis, la ciudad de los tres ritmos

Cuna del rock’n roll y del soul e insoslayable cuando se habla del blues, la ciudad donde vivió y está sepultado Elvis Presley sigue latiendo. Fotos.

Cuna del rock’n roll y del soul e insoslayable cuando se habla del blues, la ciudad donde vivió y está sepultado Elvis Presley sigue latiendo. La zona de Cooper-Young compite con los bastiones clásicos y no extraña que los guías turísticos sean cantantes. (Foto: Perfil / The New York Times) [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Ideal para: , ,

Por Colleen Creamer (The New York Times / Travel)

Music City como pocas, Memphis tiene fuerte afiliación no con un género musical, sino con tres. Es el lugar del nacimiento del rock’n roll, cuna del soul y, aunque los blues no nacieron aquí (esa distinción queda en zonas rurales del delta del Mississippi), fue W.C. Handy el músico basado en Memphis y “Padre del Blues”, quien ayudó a sacar al mundo esas “canciones solitarias”. Pero Bluff City es mucho más que pentagramas.

Áreas prometedoras como Cooper-Young están compitiendo duro con lugares más viejos de la ciudad. Si no puede evitarlo y Elvis está en su lista, podrá reservar una mañana al Jardín de Meditación de Graceland, donde está sepultado “El Rey”; es tranquilo y de entrada gratuita.

El delta del MIssissippi empieza en el vestíbulo del Peabody Hotel”, escribió el historiador y periodista David L. Cohn. Tome un taxi hacia el centro para revivir la hiperdinámica década de 1970 vía Paula and Raiford’s Disco (entrada, US$ 10). Cierre la noche en uno de los secretos mejor guardados de Memphis: el Salón de Ajenjo del Kings Palace Cafe’s.

A la mañana siguiente, recuerde que Brother Juniper’s es famoso por sus desayunos y almuerzos (particularmente las creativas tortillas de huevo, con café; US$ 13). En el centro, el Museo Nacional de Derechos civiles recibió una inyección de 27 millones, y el resultado es un atractivo paseo por la historia. El vasto complejo, desarrollado alrededor del motel donde el Dr. Martin Luther King Jr. fue asesinado el 4 de abril de 1968, sigue la esclavitud y el movimiento de derechos civiles desde el siglo XVII hasta ahora.

Podrá seguir aprendiendo sobre música y músicos con Backbeats Mojo Tour (US$ 28). El recorrido en autobús de 90 minutos cubre suficiente historia musical para calmar cualquier culpa por no entrar al muy respetable Museo Stax de Sou Americano o al Estudio Sun, un hito del rock and roll. El recorrido permite subir al escenario en Levitt Shell, donde se cree que Elvis ofreció su primera presentación pagada.

The Four Way, en la esquina de Mississippi Boulevard y Walker Avenue, ha estado sirviendo comida soul desde 1946. El restaurante tiene un pasado famoso, ya que por él pasaron atrtistas de Stax Records así como personas influyentes del movimiento de derechos civiles, y era un sitio que aplicaba la integración racial cuando pocos restaurantes lo hacían; todo ello ayudó a que el sur de Memphis fuera el Soulsville USA que es ahora.

En el distrito Cooper-Young hay de la mejor comida y bebida (y compras) de Memphis. Los sitios de blues auténtico pueden ir y venir, pero Rum Boogie Café (entrada, US$ 5) presenta música excelente y tragos con ron. El club tiene una puerta que lleva al pequeño Salón de Blues, al lado, considerado uno de los últimos verdaderos santuarios de blues. Reserve el último día al Beauty Shop Restaurant en Midtown, cuyo ambiente combina un poco de kitsch con refinamiento. Si es necesario un “elixir para la resaca”, la Big Boy Mimosa de pomelo servirá. El lugar es un ex salón de belleza que realizó ese ahora famoso tocado alto de Piscilla Presley.

Cierre la visita en uno de los excelentes espacios al aire libre de la ciudad: el Parque Overton, un espacio verde de 138 hectáreas que incluye al Museo Brooks, al Levitt Shell, al Zoológico de Memphis y otros atractivos. Pasee por el Área Natural Old Forest State, uno de los espacios más extraordinarios del parque que con 51 hectáreas es parte del Registro Nacional de Lugares Históricos (tiene más de 10 mil años); nunca ha sido labrado o cultivado. En primavera, el piso del bosque está cubierto con amapolas amarillas brillantes, y hasta el invierno proporciona una mirada de cerca de bandadas de reyezuelos sátrapas, diminutas aves cantoras gimnásticas.

GALERÍA DE FOTOS

Deja un comentario