15 motivos por los que sí vale la pena visitar Cordoba

Los cordobeses están muy orgullosos de poder ofrecer al turista una de las más bellas, variadas y completas propuestas turísticas de Argentina.

Cientos de años de historia, lagos, sierras y propuestas de mucha adrenalina. Foto: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

La Provincia de Córdoba es uno de los destinos preferidos del turista argentino. Córdoba, en el corazón del territorio argentino, es una de las provincias con mayor cantidad de propuestas turísticas. Su capital, es una ciudad siempre viva, llena de encantos y de fácil acceso nacional e internacional. De ahí hacia los diferentes pueblos y ciudades cordobesas, hay solo un paso.

Cientos de años de historia, lagos, sierras y propuestas de mucha adrenalina. Los cordobeses están muy orgullosos de poder ofrecer al turista una de las más bellas, variadas y completas propuestas turísticas de Argentina. Esto es gracias a que la provincia juega en forma constante el factor sorpresa: valles, sierras, lagos, llanuras y ríos, palacios, estancias, ruinas históricas, junto con todas las comodidades de sus ciudades más modernas. En esta nota, reunimos algunos de los muchos motivos por los cuales sí vale la pena viajar a la provincia de Córdoba todo el año.

 

Espectáculos, arte y patrimonio

Córdoba es un destino privilegiado para el turismo cultural. La riqueza de su patrimonio histórico y monumental, la permanencia de modos de vida y costumbres tradicionales, la renovada oferta de museos, espectáculos y festivales que conviven con ambientes de la tradición histórica cordobesa convierten a Córdoba en un ámbito de excepción para experimentar la cultura en sus diferentes aspectos. En Córdoba se halla, por ejemplo, uno de los pocos sitios argentinos declarados Patrimonio de la Humanidad: se trata de la Manzana y las Estancias Jesuíticas, inscripto por la Unesco en el año 2000. El denominado Camino de las Estancias Jesuíticas reúne los testimonios de la presencia y la acción de la compañía de Jesús a lo largo de los siglos XVII y XVIII, cuyos efectos continúan en el presente. [Seguí leyendo]

 

La magia de Nono

El Camino de las Altas Cumbres cordobesas es una de las rutas obligadas para todo turista que decide visitar esta región, situada en el mismo centro de la Argentina. Un entretenido circuito que desemboca en un verde valle, con propiedades climáticas muy benéficas, donde se posaron, hace ya unos cuantos años, una veintena de pintorescos poblados. Cada uno con sus características particulares, ofrecen al visitante una amplia variedad de actividades para desenchufarse de la rutina. [Seguí leyendo]

 

Un impecable circuito de golf

Cuna de dos destacados profesionales a nivel internacional, como Eduardo Romero y Ángel Cabrera, la mayoría de los campos de juego se encuentran a escasos minutos de la ciudad de Córdoba, con una completa infraestructura, la posibilidad de alquilar equipos y contratar profesores para aprender algunos de los secretos de este deporte, donde lo más importante son los detalles. Algunos clubes llevan años de historia y son los fundadores de esta nueva ruta temática, mientras que otros tienen un sello más moderno. [Seguí leyendo]

 

La Cumbre, excelencia al servicio

La localidad cordobesa de La Cumbre, ubicada en el Valle de Punilla y protegida por una ladera de las Sierras Chicas, a 94 kilómetros al noroeste de la ciudad de Córdoba y a 1.141 metros sobre el nivel del mar, recibe a los viajeros con el verdor de su valle y un clima seco, de montaña, ideal para el turismo en todas las estaciones del año. Esta aristocrática localidad nació con el ferrocarril, cuando todavía estaba en poder de los ingleses, situación que revirtió el presidente Juan Domingo Perón al nacionalizarlo durante su primer gobierno. En 1892, los británicos crearon el ramal que unió a Cosquín con Cruz del Eje. Luego, cuando corría 1896, el británico Robert Runciman loteó la estancia San Jerónimo, con la división de los terrenos, los ingleses se fueron estableciendo allí, dando origen al casco céntrico de La Cumbre. [Seguí leyendo]

 

Aromas y sabores

La localidad cordobesa de Colonia Caroya es referencia en el mundo de exquisitos salames, jamones, dulces caseros, conservas, vinos artesanales y pastas recién amasadas. Ubicada a unos 50 kilómetros de la capital de Córdoba, esta villa mantiene la tradición de recetas que llegaron desde Italia para hacer historia en las sierras cordobesas. Integrada a la región turística Camino de la Historia -que abarca las Sierras Chicas y el norte de la provincia- es una de las localidades que pertenecieron hace más de cinco siglos al denominado Camino Real, que unía el puerto de Buenos Aires con el Alto Perú. Tierras que también albergaron a las misiones jesuíticas, cuya historia se descubre en el Museo Provincial Casa de Caroya. [Seguí leyendo]

 

Naturaleza viva en Yacanto

Ahí están el vado, el arroyo, su puente y su agua cristalina. Le siguen la loma y el oratorio, las acequias, los comercios regionales, las casas antiguas – paredes gruesas, techos altos-, los almacenes, bares y restaurantes. Así recibe Yacanto (no confundir con su homónimo de Calamuchita) a quienes avanzan por la ruta 1 de Traslasierra en dirección Merlo-Nono. Este paraje cordobés, gracias a un antiguo molino harinero se convirtió en un destino de veraneo, con un hotel de más de 100 años de historia, referente obligado entre varios hoteles boutique. Pero no todo es lujo en Yacanto. Lo agreste también se impone: baste perderse entre caminos escondidos bajo las sombras reparadoras del follaje. Y pronto se llega a San Javier. [Seguí leyendo]

 

Villa Carlos Paz, el descanso necesario

En el corazón de la Argentina, Villa Carlos Paz recibe unos dos millones de turistas cada temporada estival. Deportes náuticos, balnearios y una atractiva agenda teatral prometen unas vacaciones inolvidables para toda la familia. Emplazada en medio de un valle fértil, Villa Carlos Paz sorprende con su lago San Roque, ideal para actividades náuticas; circuitos de mountain bike, trecking, cabalgatas, rappel, buceo, escalada, parapente y pesca; el tradicional Reloj Cú-Cú, cuya fotografía recorrió el mundo entero; el Monumento a la Cruz, sobre uno de los cerros más altos de la zona; y una agitada vida nocturna en pubs, discos y restaurantes. [Seguí leyendo]

 

Turismo aventura en La Cumbrecita

En pleno corazón de la Argentina, la provincia de Córdoba alberga numerosas propuestas turísticas para la próxima temporada de verano, entre las que se destaca un itinerario de aventura que recorre por completo el Valle de Calamuchita. Un circuito de altura que une a un conjunto de poblados con raíces inmigrantes, entre los que se encuentra La Cumbrecita. Ubicado a 1.450 metros de altura, el poblado de La Cumbrecita – a 125 kilómetros de la capital cordobesa – se eleva en un pequeño valle custodiado por las Sierras Grandes. Un destino de tranquilidad por excelencia, en el cual está prohibido el ingreso con vehículos y todos los circuitos turísticos están pensados para recorrerlos mediante caminatas, mountain bike o cabalgatas. [Seguí leyendo]

 

Experiencias únicas en las Sierras

Foto: Flickr/Marcos Druetto

La belleza paisajística de la zona serrana de la Provincia de Córdoba y su rica arquitectura colonial de los Siglos XVIII y XIX se pueden apreciar nítidamente a través de una recorrida por los valles de Punilla, Paravachasca, Calamuchita y Traslasierra y por las Sierras del Sur y la Quebrada del Condorito, declarada Parque Nacional en 1996. El Valle de Punilla es el de mayor actividad turística de la provincia y se encuentra enmarcado por las Sierras Chicas, al este, y por distintos cordones de mesetas o pampas de las Sierras Grandes, al oeste. En este valle se destacan los cerros Los Gigantes, de 2.374 metros de altura y ubicado cerca de Tanti, Pan de Azúcar, de 1.260 metros y próximo a Cosquín, y el Uritorco, de 1.979 metros y situado a pocos kilómetros de una formación de areniscas rojas del período Terciario erosionadas por agentes naturales conocidas como Los Terrones. [Seguí leyendo]

 

Recuerdos del pasado

Cerro Colorado, la localidad cordobesa que el guitarrista y compositor Atahualpa Yupanqui eligió como su lugar en el mundo, seduce por igual a los amantes de la naturaleza y la historia. Es que ese paraje, situado a apenas unos 160 kilómetros de la ciudad de Córdoba -en el punto exacto en el que confluyen las regiones de Tulumba, Sobremonte y Río Seco-, atrae tanto por la majestuosidad de sus paisajes como por el legado cultural que dejaron en él sus primeros habitantes, los indios comechingones y sanavirones. [Seguí leyendo]

 

Paraíso de mochileros

La moda de viajar con mochila es un éxito durante la temporada estival en la provincia de Córdoba. Situada a mitad del tradicional circuito latinoamericano que transita desde la Patagonia hacia Bolivia y Perú, logró transformarse hace más de una década como uno de los destinos predilectos del público backpacker (que significa “mochilero” en inglés). La ciudad Capital conquista al turismo extranjero con una importante movida nocturna que genera el movimiento de estudiantes universitarios. Además, el destino suma una amplia accesibilidad a diversos sitios con propuestas económicas que conectan al viajero con paisaje de montaña, balnearios y ollas que forman los ríos y un variado circuito cultural. [Seguí leyendo]

 

Artesanías

A principios de 2002, tras la crisis económica que azotó al país, una veintena de tejedoras decidió sumarse a la convocatoria del Instituto Nacional de Tecnología Industrial y dar vida a un emprendimiento colectivo productivo y turístico que aún hoy perdura, y que constituye un verdadero atractivo para quienes visitan Santa María de Punilla, Villa Giardino, Huerta Grande,Los Cocos, Capilla del Monte y San Marcos Sierras, en el norte del Valle de Punilla, Córdoba. Esas seis localidades integran El Camino de las Lanas, un circuito compuesto por puntos de venta de los hilados o tejidos que bajo la marca “De manos y de palabras” realizan manualmente los distintos artesanos. [Seguí leyendo]

 

El encanto de Río Ceballos

La ciudad cordobesa de Río Ceballos, principal centro turístico de las Sierras Chicas, atrapa al visitante desde el primer momento con sus cascadas, sus caminatas en los montes, sus arroyos transparentes, sus hoteles y restaurantes. Enclavada en una zona de sierras de no más de 1.600 metros de altura sobre el nivel del mar, ofrece a la vista un espectacular paisaje que se mira desde los 600 metros en que se encuentra la ciudad, a la que se accede por la autovía Agustín Tosco (Ruta E-53), a 15 minutos del Aeropuerto Internacional Ingeniero Taravella. [Seguí leyendo]

 

Para amantes de la pesca

Los amantes de la pesca deportiva encuentran en la Argentina infinitos espacios para disfrutar la actividad en escenarios de inigualable belleza. Uno de los destinos más elegidos por el buen clima y la variedad de espejos de agua que ofrece es la provincia de Córdoba, segundo portal de ingreso al país en pleno corazón del territorio, donde especialmente se capturan excelentes ejemplares de truchas y pejerreyes. Según estadísticas del sector alrededor de 5 millones de aficionados desarrollan la pesca deportiva en toda la Argentina. El suelo cordobés se distingue por sus ambientes acuáticos, en los cuales habita una rica y variada fauna ictícola. El viajero encuentra desde excursiones guiadas que incluyen equipo, alojamiento y comida hasta sitios agrestes para los que gustan de la intimidad. [Seguí leyendo]

 

Misticismo en las alturas

Situada en el centro de la Argentina, la provincia de Córdoba ofrece muy variadas propuestas que incluyen cultura, tradición e imponentes paisajes naturales que cautivan a todo visitante local y extranjero. Con una excelente calidad en servicios gastronómicos y hoteleros, se destaca por la cordialidad de su gente. Bajo un clima mayormente benigno durante todo el año y de muy fácil acceso, entre sus recorridos más atractivos se encuentra el pintoresco Valle de Punilla. Pero Córdoba, también recibe miles de visitantes al año por sus zonas consideradas esotéricas, y la variedad de creencias religiosas. [Seguí leyendo]

 

CÓRDOBA | INFORMACIÓN ÚTIL

  • Alojamiento: Son infinitas las posibilidades. Grandes y lujosos hoteles en las ciudades, elegantes posadas y acogedoras hosterías en los centros turísticos.
  • Recomendados: El Camino Real, hoy convertido en un recorrido histórico que enlaza capillas y estancias construidas por los jesuitas en los siglos XVII y XVIII y declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad en el año 2000.
  • Los clásicos: el circuito de las Estancias Jesuíticas y la Manzana Jesuítica de la capital provincial.
  • Fuera de circuito: Los pueblos de Ischilín y Tulumba, en las Sierras Chicas; San Javier y en Traslasierra, para recorrer el Camino de los Artesanos, o Nono, donde se encuentra el Museo Rocsen.
  • Ecoturismo: La Quebrada del Condorito, en las Altas Cumbres
  • Gastronomía: En las sierras no hay que dejar de probar el chivito. En el Valle de Calamuchita, la influencia es tal que en Villa General Belgrano festejan elOkktoberfest. Los embutidos y quesos de Colonia Caroya.
  • Festejos destacados: En Jesús María, la Fiesta Nacional de Doma y Folklore (mediados de enero). A fin de enero, en Cosquín, la Fiesta Nacional del Folklore. En cada municipio se festeja el producto emblemático de su tierra.

Se puede conseguir información muy completa en el Sitio web oficial de la Secretaría de Turismo (http://www.cordobaturismo.gov.ar/) y en la Casa de la Provincia de Córdoba en Buenos Aires (Callao 332. Te: 4371-1668).

6 Comentarios en “15 motivos por los que sí vale la pena visitar Cordoba

  1. Eduardo Anibal Garcia | 27/11/2015 | 22:48

    Viva mi Córdoba querida. Lalo Garcia.

  2. Juán José | 27/11/2015 | 23:24

    Aguante Córdoba!!!, invito a todos a disfrutar de sus encantos para los más exigentes gustos y pasar unas vacaciones inolvidables. Particularmente me toca muy de cerca un precioso lugar, muy parecido al paraiso, dónde mi hijo con su familia encontró su rincón en el mundo y se llama LOS REARTES, en el valle de Calamuchita, a ocho kilómetros de Villa General Belgrano y en donde recibe a los turistas que lo quieren conocer, en su complejo de “CABAÑAS ECOS DEL VALLE”, a quienes atiende junto a su esposa con un trato muy cordial para que la estadía sea por demás placentera.

Deja un comentario