RELATO DE VIAJE

La exhuberante Costa Rica, el destino ideal para los amantes de la naturaleza

En la actualidad, Costa Rica apuesta por proyectos de reforestación y sostenibilidad. Esta política beneficia también a los turistas. Sus bosques son el hogar de cientos de miles de especies de animales y plantas.

Los gigantescos árboles de Costa Rica llaman la atención de los turistas. [ Ver fotogalería ]

Costa Rica pretende reducir a cero, de aquí al año 2021, las emisiones de dióxido de carbono. Durante el siglo pasado, la tala de los bosques destruyó la tercera parte de la superficie arbolada del país centroamericano. En la actualidad, Costa Rica apuesta por proyectos de reforestación y sostenibilidad. Esta política beneficia también a los turistas y les hubiera encantado a Tarzán y Jane.

Las caras de las siete mujeres reflejan dudas. Con cascos protectores y cinturones de escalada están paradas en una pequeña plataforma de metal a unos 10 metros de altura en la copa de un árbol en la selva nubosa de Costa Rica. El volcán Rincón de la Vieja no está muy lejos. Un hueco en la maraña verde permite echar una mirada a una garganta profunda sobre la cual están tendidos dos cables de acero. En las ramas de los alrededores crecen musgo, helechos, bromeliáceas y orquídeas. Respetuosamente, nadie abre la boca. Solo se oye el gorjeo y graznido de los pájaros. Ahora toma la palabra José, el guía.

Es muy sencillo. Simplemente déjense deslizar, disfruten de la vista panorámica y no frenen con el guante de cuero hasta poco antes de llegar la meta“, dice José al dar sus instrucciones a los turistas. Kathrin se atreve a dar el primer paso. Ella ata la cuerda de conexión a la polea en el primer cable de acero y después sujeta el mosquetón de seguridad al segundo cable. Con un leve impulso sale de la corona y se desliza sobre la garganta cubierta por una espesa vegetación.

El trayecto por cable tiene una extensión de 400 metros. Después de la mitad aparece un arroyo en el valle. El viaje es cada vez más rápido. Una descarga de adrenalina atraviesa el cuerpo. Aumenta la sensación de una ligera ingravidez. Gritos de felicidad resuenan por la selva. Atravesar la garganta solo dura un par de segundos pero la experiencia sigue viva en la mente durante horas. Sin embargo, solo hemos cubierto la primera etapa.

Poco a poco, todos llegan a la higuera en la meta y casi no pueden aguardar el segundo trayecto por cable. “Por mi parte, esto podría continuar durante todo el día“, opina Kathrin. Sus dudas iniciales han desaparecido por completo. Después de diez travesías, el “columpio Tarzán” cierra el espectáculo con broche de oro: una cuerda de unos 13 metros de largo con la que uno se balancea entre las copas de los árboles, como Tarzán y Jane.

Seguimos caminando sobre puentes colgantes. Ahora debemos guardar silencio para no asustar a los animales que viven en las copas. Tucanes irisados, aras que graznan y guajalotes negros aparecen en su habitat natural sin dejarse impresionar por los visitantes desconocidos. Por todas partes hay aves y mariposas. Hormigas cortadoras de hojas, los trabajadores de la selva, suben y bajan con diligencia por los troncos.

En la selva de Costa Rica hay unas 100 tirolesas para turistas de entre siete y 70 años de edad“, dice José. “Entre la Segunda Guerra Mundial y la década de los 80, los campesinos convirtieron un tercio de los bosques de nuestros país en pastos para sus vacas. Sin embargo, hoy los campesinos admiten que los bosques son un tesoro natural que ofrece un biotopo para cientos de miles de especies de animales y plantas y atrae a los turistas”. Una parte de los ingresos por concepto del turismo se destina a la reforestación. Alrededor de una cuarta parte de la superficie de Costa Rica ha sido declarada reserva natural.

GALERÍA DE FOTOS

  • Cuándo viajar: Durante la estación seca, de diciembre a abril, las precipitaciones en la costa pacífica suelen ser escasas. Durante la temporada de lluvias, de mayo a noviembre, puede llover varias horas todos los días. En la llanura de Costa Rica, las temperaturas oscilan durante todo el año entre 28 y 40 grados centígrados. En el altiplano, por encima de los 1.500 metros, las temperaturas fluctúan entre cinco y 20 grados. Moneda: En casi todas partes de Costa Rica se puede pagar con dólares estadounidenses o cambiar dólares por colones, la moneda nacional. Los hoteles y los comercios aceptan las tarjetas de crédito habituales.

Deja un comentario