TURISMO CULTURAL / FINLANDIA

Buscando las huellas de los samis en Laponia

El pueblo sami, de unos 7.500 miembros, vive en el norte de Finlandia, desde donde aboga por defender su lengua y cultura, que están en peligro.

Laponia ofrece numerosas actividades turísticas en invierno como montar en trineos tirados por renos. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Ideal para: ,

Por Brigitte Geiselhart (dpa)

En el extremo norte de Finlandia, los viajeros pueden encontrarse con los samis. El único pueblo indígena de Europa intenta conservar sus tradiciones. Quien llega como turista puede visitar a un “auténtico” chamán, pero no a todos les gusta el folclore comercial. “Durante muchísimo tiempo, los vientos soplaban tan fuertemente desde todas las direcciones que la gente no podía distinguir ni entre verano e invierno ni entre día y noche. Entonces sonó el tambor mágico y los vientos se durmieron…“. Sí, Janne sabe contar buenas historias con una mímica insistente. Y es que Janne es un chamán del pueblo sami, tal como se llaman los indígenas de Laponia, aquí en el norte de Finlandia.

Los turistas que la escuchan, procedentes de Francia, España, Japón y Alemania, están de buen humor. Acaban de hacer un tour en motonieve que los llevó desde Rovaniemi por un soleado paisaje invernal. La gente se ha acomodado en una tienda de campaña frente a una fogata. Es hora de escuchar atentamente las sabidurías del chamán. Dicen que los curanderos de los samis saben desde tiempos inmemorables cómo crear un equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu. Janne domina muy bien su profesión y bromea con los invitados. E incluso puede comunicarse con los espíritus, dice. Coloca carbón en la frente para invocar a los buenos espíritus, también para la vida amorosa. “Pero por favor, no hay que limpiarse la frente durante al menos seis horas”.

El pueblo sami cuenta con unos 7.500 miembros en el norte de Finlandia. Tienen un Parlamento autónomo en Inari que defiende la conservación de su lengua y cultura, que están en peligro. En Saarenkylä, a unos kilómetros de Rovaniemi, nos encontramos con Irene Kangasniemi, quien junto con su esposo Ari regenta una pequeña tienda de artesanía en esa población. La mujer, de 54 años, se siente especialmente unida a los indígenas de Laponia. Uno de sus antepasados era el famoso chamán Aikia Aikanpoika. Fue condenado por las autoridades por supuesta brujería y murió en 1671 en circunstancias nunca aclaradas.

Irene transforma madera, huesos de reno, cuero de pescado, plumas y otros materiales naturales en artesanía: joyas elaboradas con piedritas, cuchillos con mangos de cuerno o objetos de diseño hechos de cuero de salmón. “Por supuesto que todavía hay algunos chamanes, sobre todo en el extremo norte de Laponia, pero ellos llevan una vida muy retirada”, dice la anfitriona, que no quiere saber nada del entretenamiento seudochamánico para los turistas. “La naturaleza siempre ha desempeñado un papel protagónico en Laponia. El hombre debe adaptar su vida a la naturaleza y someterse a ella”, señala.

Deja un comentario