El teleférico más largo del mundo está en Suecia

La población de Örträsk, en el extremo norte de Suecia, tiene solo 15 casas pero también algo único: un teleférico de 13,613 kilómetros que ocupa un lugar en el Libro Guinness.

En un trayecto de más de 15 kilómetros, los turistas pueden desplazarse en las góndolas sobre lagos y bosques. Foto: dpa [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para: ,

La población de Örträsk, en el extremo norte de Suecia, tiene solo 15 casas pero también algo único: el teleférico más largo del mundo. En un trayecto de más de 15 kilómetros, los turistas pueden desplazarse en las góndolas sobre lagos y bosques. En el pasado, este teleférico era aún mucho más largo. Poco antes de la una de la tarde entra en acción Bosse Biström. A esa hora, el robusto jubilado verifica el estado del teleférico mediante una consola de control. “Cabina Örträsk lista, cabina Mensträsk lista“, indican las lamparitas al encenderse.

Poco después, 14 góndolas abandonan la estación del teleférico en Östräsk. Cuatro pasajeros caben en cada una de las pequeñas cabinas que se dirigen a Mensträsk. A la misma hora, otras 14 góndolas inician el viaje en sentido contrario. En el centro de las cabinas hay una mesa plegable con un mapa para que los pasajeros se orienten, un aparato de radio para casos de emergencia y, si los turistas lo piden, un almuerzo: jamón de reno con ensalada de papas…

El teleférico más largo del mundo está en Suecia

“Con 112 pasajeros, hoy estamos completos”, dice Biström con alegría. Para Bosse Biström y su mujer Marie-Louise Eklund, el teleférico entre Örträsk y Mensträsk se ha convertido en un sentido de vida. Ellos son los orgullosos dueños del Linbana, tal como se llama el teleférico, que con una longitud de 13,613 kilómetros entró en diciembre de 1989 en el “Libro Guiness de los Récords” como el funicular más largo del mundo. En viaje en las góndolas, en la provincia de Västerbotten, dura unas dos horas. Lentamente, el teleférico pasa sobre tupidos bosques de abedules, arroyos y los lagos Örusträsket y Mensträsket.

Hoy, el teleférico es una atracción turística. Hace más de 70 años, su función consistía en resolver un problema logístico: el transporte en tren de metales preciosos de la mina de Kristineberg hacia la localidad de Boliden, situada 100 kilómetros al este. Europa estaba en guerra y los metales de Suecia eran muy codiciados. Hubiese llevado demasiado tiempo construir en medio de la naturaleza salvaje de Laponia carreteras o una línea férrea.

Hoy, el teleférico es una atracción turística. Hace más de 70 años, su función consistía en resolver un problema logístico: el transporte de metales preciosos.

Hoy, el teleférico es una atracción turística. Hace más de 70 años, su función consistía en resolver un problema logístico: el transporte de metales preciosos.

 

En abril de 1942, hasta 1.500 trabajadores se trasladaron al solitario paisaje con el encargo de construir un teleférico para el transporte de cubetas. El trayecto tenía que ser en línea recta. Para lograrlo, los trabajadores clavaron 515 postes de hormigón en el suelo de bosques, pantanos y lagos. El 14 de abril de 1943 entró en servicio el teleférico, que entonces tenía una fabulosa longitud de 95,88 kilómetros. Cuarenta y cuatro años después, el 9 de enero de 1987, el teleférico fue cerrado. Cuando se tenía que llevar a cabo una amplia modernización del funicular, la compañía minera llegó a la conclusión de que el transporte del mineral en camiones era más barato.

El fin y un nuevo comienzo: un grupo de ex empleados del teleférico fundaron en Norsjö el “Club de amigos del teleférico más largo del mundo” con el objetivo de conservar al menos un tramo parcial de la singular construcción como munumento cultural. “El 13 de julio de 1989 pudimos iniciar el primer viaje para turistas. Ese fue un gran día para la región”, recuerda Bosse Biström. Desde entonces, unos 10.000 turistas disfrutan cada verano del peculiar viaje en el aire sobre el paisaje del norte de Suecia.

Un museo en Örträsk muestra la historia del teleférico.

Un museo en Örträsk muestra la historia del teleférico.

Deja un comentario