El carrousel más antiguo del mundo está en Alemania

Construido hace 230 años para satisfacer los berrinches del príncipe Guillermo IX de Hesse-Kassel, se invirtieron 4,1 millones de euros para restaurarlo.

Construido hace 230 años para satisfacer los berrinches del príncipe Guillermo IX de Hesse-Kassel, se invirtieron 4,1 millones de euros para restaurarlo. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Ideal para:

Corría el año 1780 cuando el príncipe alemán Guillermo IX de Hesse-Kassel consiguió tener su más ansiado juguete: un carrusel como los que veía en las ferias. Se instaló sobre una colina en el parque que lleva su nombre en Hanau, una ciudad en las afueras de Frankfurt, para que sólo él y sus amigos pudieran usarlo. Ahora, convertido en la calesita más antigua del mundo, gira de nuevo con el esplendor de antaño.

Conseguir que vuelva a cobrar vida ha sido un trabajo minucioso en el que los caballos fueron tratados “como si fuesen esculturas góticas”, explica el restaurador Hans-Michel Hangleiter. Y es que, además del olvido a lo largo de los años, el carrusel había resultado dañado por una bomba durante la Segunda Guerra Mundial. Según la Asociación Nacional de Carruseles estadounidenses, en ningún lugar del mundo hay una calesita, fija o móvil, más antigua que esta del príncipe Guillermo IX de Hesse-Kassel.

El carrousel más antiguo del mundo está en Alemania

Convertida en monumento nacional, los trabajos de restauración comenzaron en 2010 con un presupuesto de 4,1 millones de euros (4,5 millones de dólares). Cada uno de los carruajes del carrusel pesa 470 kilos, y 75 kilos cada uno de los caballos. El mecanismo, similar al de un molino, se activa ahora gracias a tres motores eléctricos. En el siglo XVIII, los encargados de que el carrusel se moviera eran normalmente animales.

Los tres motores tienen que mover unas 14 toneladas de peso”, explica la arquitecta Christiane Colhoun, que dirige el proyecto desde hace 25 años. Con el fin de proteger la estructura, ni adultos ni niños podrán montarse en los caballos, sino que tendrán que sentarse en los carruajes. “Es una solución de compromiso”, apunta Colhoun, alegando que de lo contrario habrían tenido que añadir mangos a los caballos por motivos de seguridad. “Este es un carrusel con historia”, afirma el jubilado Thomas Ludwig, que también formó parte del proyecto.  en el que hubo una exposición, talleres y muchos curiosos con ganas de vivir un auténtico viaje en el tiempo.

El carrousel más antiguo del mundo está en Alemania

Deja un comentario