Recomendaciones para evitar trampas para turistas

Muchas veces, el visitante solo conoce el país donde se encuentra a través de la guía turística. Por esta razón, es un objetivo fácil para todo tipo de estafadores y timadores. Conocé algunos de los trucos más frecuentes.

Ficha

Cuándo ir:

Con quién ir: , , ,

Ideal para: , ,

Muchas veces, el visitante solo conoce el país donde se encuentra a través de la guía turística. Por esta razón, es un objetivo fácil para todo tipo de estafadores y timadores. He aquí algunos de los trucos más frecuentes para engañar a turistas:

EL TRUCO DEL TEMPLO: en muchos lugares turísticos populares, especialmente en el sureste asiático, hay guías turísticos que no lo son en absoluto. Muchas veces ofrecen una excursión al siguiente templo a un precio muy bajo. Sin embargo, el destino de la excursión no es el templo, sino que el presunto guía lleva a los turistas al comercio de un amigo para que compren ahí joyas, alfombras y souvenirs. “Te presionan mucho y hay que tener experiencia para poder defenderse”, dice el bloguero Johannes Klaus, que gestiona la plataforma turística Travel Episodes.

Recomendación: no permitir que alguien en la calle te convenza de una excursión.

EL CONDUCTOR SERVICIAL: Un coche se pega al tuyo en la carretera, el conductor gesticula agitadamente mientras te echa unas luces largas: el bloguero Robin Runck vivió esta escena en Francia. “Creíamos que teníamos algún daño en el coche y estuvimos a punto de pararnos”. Sin embargo, este experimentado viajero conocía el truco. “Si te paras, rápidamente te roban las cosas de valor de tu coche”, advierte.

Recomendación: No parar cuando otro conductor te acosa y cerrar las puertas, también ante accidentes posiblemente escenificados.

EL TAXISTA TIMADOR: ¿Ir en taxi por 20 euros directamente del aeropuerto al hotel en la ciudad? Suena cómodo. ¿Y si el viaje en realidad solo cuesta diez euros? ¡Qué fastidio! Muchas veces, una tarifa fija parece ser a primera vista más económica que el precio que marque el taxímetro. Sin embargo, son justamente los precios fijos los que permiten al taxista engañar a los turistas. “Muchas veces, cuando el taxista te ofrece una tarifa fija, te está cobrando el doble”, dice Johannes Klaus.

Recomendación: Tomar en el aeropuerto un taxi de una empresa registrada. En la ciudad conviene llamar el taxi desde el hotel o el restaurante.

EL TIPO DE CAMBIO ENGAÑOSO: cambiar dinero en la calle muchas veces no es una buena idea. O bien el tipo de cambio ofrecido es totalmente falso, o bien el timador mete un par de billetes falsos entre el dinero que te entrega. El propio Klaus cayó alguna vez en la trampa: “En Praga me estafaron 70 euros porque no me fijé en el tipo de cambio”. Esto duele.

Recomendación: cambiar el dinero solo en bancos o casas de cambio establecidas, donde también te dan un recibo. Uno siempre debe estar al tanto del tipo de cambio y repasar la cuenta. Las aplicaciones de conversores de divisas pueden ser útiles.

ESTAFA CON LA TARJETA DE CRÉDITO: Si el vendedor en un comercio se va con tu tarjeta de crédito a una trastienda, hay que exigir inmediatamente la devolución de la tarjeta, porque en esos casos a veces sacan rápidamente una copia de tu tarjeta. Y de regreso a casa, al turista le sorprenden una serie de adeudos que no puede explicar. “En mi tarjeta de crédito me cargaron alguna vez importes desde Vietnam”, relata Klaus.

Recomendación: nunca perder de vista la tarjeta de crédito y guardar todos los recibos. Por ejemplo, Klaus pudo demostrar así que cuando se cargaron los importes falsamente en su tarjeta de crédito no estaba en Vietnam sino en Tailandia. “El seguro asociado a mi tarjeta de crédito me reembolsó el dinero”.

EL ROBO DEL BOLSO DE MANO: un fenómeno que se da en todo el mundo. Muchas veces, los ladrones actúan en grupos y están bien organizados. A menudo se dirigen a ti en la calle y te ofrecen su ayuda, distrayendo la atención de un tercero que te quita el bolso. Un truco clásico es este: un hombre se te acerca y hace como si se tropezara, se agacha y queda parado. Mientras la víctima acude a ayudarle y se distrae, un cómplice agarra el bolso.

Recomendación: No llevar nunca la cartera en el bolsillo trasero del pantalón. Si la situación parece de alguna manera cómica, extremar las precauciones.

Por Nora Wanzke (dpa)

Deja un comentario