En Italia crecen los espacios “pet friendly”, donde las mascotas son bienvenidas

Perros y gatos, además de animales domésticos, son compañeros de vida. Por eso bares y restaurantes italianos “pet friendly” los reciben junto a sus dueños.

Perros y gatos, además de animales domésticos, son compañeros de vida. Por eso bares y restaurantes italianos "pet friendly" los reciben junto a sus dueños. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Ideal para:

Perros y gatos, además de animales domésticos, son compañeros de vida. Por eso bares y restaurantes italianos “pet friendly” los reciben junto a sus dueños. El filme de animación La vida secreta de las mascotas, que muestra en clave de comedia que hacen nuestros animalitos cuando estamos ausentes de casa, de algún modo da cuenta de la buena vida que llevan algunos perros y gatos. Al menos en algunas ciudades de Italia, donde existen cafeterías, pastelerías, restaurantes y hasta Spa de lujo reservados a esos amigos fieles. Roma, Florencia, Milán y Nápoles están a la vanguardia en materia de establecimientos que permiten el ingreso con acompañantes de cuatro patas o que se dedican exclusivamente a su confort. En el “Crazy Cat Café”, en Milán, los gatos son casi estrellas de rock. El local, inspirado en los célebres “neko café” japoneses, ofrece una placentera pausa a la hora de la merienda gracias a los gatos -bautizados con los nombres de músicos famosos, desde (David) Bowie a Freddie (Mercury)- que se pasean entre las mesas a la caza de algún bocado. El café tiene capacidad para unas treinta personas, lo que puede demorar el ingreso, pero una vez instalado el cliente será recompensado con irresistibles cafés americanos -el que lleva caramelo es imperdible- y con una generosa dosis de ronroneo.

Perros y gatos, además de animales domésticos, son compañeros de vida. Por eso bares y restaurantes italianos "pet friendly" los reciben junto a sus dueños.

Perros y gatos, además de animales domésticos, son compañeros de vida. Por eso bares y restaurantes italianos “pet friendly” los reciben junto a sus dueños.

Inmerso en el follaje verde del Parco Sempione de Milán está el bar “Locanda alla Mano”, ideal para un aperitivo después del paseo cotidiano con el perro. Los amigos cuadrúpedos son más que bienvenidos y las atenciones reservadas a ellos, como el tazón con agua a su disposición, junto a un menú caracterizado por productos muy frescos, lo convierten en la posta preferida de perros y amos. La vajilla de estilos mezclados, la atmósfera retro y los deliciosos panes rellenos hacen del bistrot “Valá” un reducto adorado por vegetarianos, veganos y…amantes de los perros!. El personal, de hecho, no solo aconseja para tener un almuerzo o cena inolvidable sino que recibirá a los acompañantes caninos con un tazón con agua y una alfombrita para que duerman una siesta. Florencia se presenta como la ciudad ideal para los golosos, ya sea los de dos o cuatro patas. La pastelería “Dolci Pensieri”, con especialidades preparadas solo con ingredientes de la región, encanta a dueños y mascotas: si los primeros tardarán en decidir entre pasteles y masitas (incluso veganas), los segundos, que tienen a disposición biscochos de distintas variedades, no serán menos.

Perros y gatos, además de animales domésticos, son compañeros de vida. Por eso bares y restaurantes italianos "pet friendly" los reciben junto a sus dueños.

Perros y gatos, además de animales domésticos, son compañeros de vida. Por eso bares y restaurantes italianos “pet friendly” los reciben junto a sus dueños.

En la ciudad de las artes también abundan los restaurantes “libres de gluten”, especiales para celíacos. Uno de los más renombrados es “Quinoa”, a pocos pasos de la Piazza del Duomo, donde las mascotas de los clientes cenan gratis y tienen a su disposición un verdadero menú dedicado que incluye tartas, platos principales (con pescado, carne, verduras o soja) y galletas para el postre. Los amantes de las especialidades toscanas tradicionales apreciarán la visita a la “Trattoria Da Burde” que propone la cocina de “la mamma”: sopa de pescado, acquacotta a la Maremma, pasta y frijoles, bacalao a la Livornese, carne cocida y mucho más. Los amigos de cuatro patas no se quedan atrás, ya que a su llegada encuentran trocitos de queso y agua fresca. En Roma las mascotas son verdaderos “VIP”. La ciudad tiene, al estilo japonés, su propio “neko” restaurante: es el “Romeow Cat Bistrot”, en los alrededores de la Via Ostiense. El menú es vegano e incluso tiene propuestas de comida cruda, una tendencia que va en aumento. Y son infaltables los gatos, cuya presencia es tan silenciosa como placentera. Los perros de toda raza y tamaño son bienvenidos al bistrot “Il Margutta”, muy frecuentado por vegetarianos y sus inseparables compañeros. El menú prevé platos frescos y genuinos y para los canes siempre hay un tazón con agua fresca y croquetas vegetarianas.

El “must” romano es el Cavalieri Waldorf Astoria Hotels & Resorts, donde los acompañantes de quienes planifiquen un día de relax en el lujoso centro de bienestar podrán gozar a su vez de una experiencia relajante en el Spa reservado a los perros, además de contar con una “dog sitter” (cuidadora) que se encargará de pasearlo por el parque y brindarle un apetitoso menú. Solo para VIP (Vey Important Pets). Nápoles, en cambio, se presenta ideal para ir de compras con mascotas. “Dieci Dieci” es el paraíso de las víctimas de la moda de la región. El negocio de indumentaria propone el último grito de vanguardia a las napolitanas pero también tiene en cuenta a sus amigos de cuatro patas, a quienes espera con tazones de comida y agua. “L’Emporio” tiene cientos de juguetes, accesorios y golosinas para perros y gatos, mientras que “La Casa di Lupo” es célebre por su oferta de accesorios para todo tipo de mascotas, incluso las más exóticas: allí es posible enterarse con qué juegan los reptiles o ser recibido por el cálido saludo a viva voz de un papagallo.

Deja un comentario