Esquí europeo, más allá de los Alpes

Desde Noruega hasta los Balcanes, muchos centros de esquí del Viejo Continente se promocionan como óptimas pistas de esquí fuera del clásico circuito alpino.

Fotos: Diario Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Ideal para:

Por Jule Zentek (dpa / Diario PERFIL)

Austria, Italia y Suiza son destinos populares para amantes del deporte de invierno. Sin embargo, también fuera de los Alpes se puede descubrir pistas de esquí y paisajes paradisíacos para el esquí de fondo.

Eslovaquia: Para familias y amantes del freeride, los Bajos y los Altos Tatras ofrecen montañas de más de 2 mil metros de altura. Una popular zona de esquí es Jasné Nízke Tatry-Chopok, con treinta telesquís y más de 40 kilómetros de pistas. Desde la cima más alta, se disfruta de una vista panorámica de 360º. Estaciones más pequeñas son Vrátna, Kubínska Hola o Ruzomberok.

Noruega: Aquí los invonvenientes son los días cortos y las bajas temperaturas, pero no la falta de nieve. Hemsedal es muy familiar, pero el centro Trysil, el más conocido. Desde fines de noviembre hasta abril, los esquiadores pueden deslizarse por 67 pistas y subir en 31 telesquís. Hemsedal tiene ambiente familiar, pero en Lillehammer se esquía en recuerdo a los Juegos Olímpicos celebrados allí en 1994.

Ski europeo, más allá de los Alpes

Andorra: Este pequeño principado situado entre España y Francia puede ufanarse de tener la mayor zona de esquí de los Pirineos, Grandvalira, que cuenta con más de 200 kilómetros de pistas. El snowpark El Tarter organiza competiciones y cuenta con una academia de freestyle propia para ejercitarse en el esquí acrobático.

España: Disfrutar en esquís de una vista panorámica que llega hasta Africa sólo es posible en Sierra Nevada, en la región española de Andalucía. Desde la cima del Pico del Veleta (3.300 m), la vista alcanza la costa de Marruecos.

Polonia: Zakopane es la sede de un torneo anual de salto de esquí. A unos 20 kilómetros de allí, Bialka Tatrzanska tiene una piscina termal. Los descensos por Kasprowy Wierch, a su turno, se llevan el respeto de los profesionales.

Ski europeo, más allá de los Alpes

Bulgaria: Cerca de la frontera con Grecia, los montes Pirin (2.600 m) albergan la pista de esquí más conocida del país, Bansko, con maravillosas vistas panorámicas del mar Egeo.

República checa: Spindleruv Mlyn, en las Montañas Gigantes, es ideal para familias con hijos. Tiene más de una decena de telesquís para acceder a pistas de hasta 25 kilómetros y gran oferta de snowparks, interesantes para los aficionados al freestyle.

Serbia: En los Alpes Dináricos, Kopaonik es el mayor centro de esquí de los Balcanes: 23 telesquís a una altura de 2 mil metros, con pistas de 55 kilómetros. En los últimos años se han hecho grandes inversiones en infraestructura y los precios son atractivos: un día en temporada alta, US$ 33.

Deja un comentario