ESPAÑA

Las tradicionales Fallas de Valencia ahora son Patrimonio de la Humanidad

Esta fiesta, la segunda más popular del país por detrás de los Sanfermines, cautiva a los españoles y cada vez a más extranjeros con las enormes figuras de gran colorido y con el olor a pólvora.

Ficha

Región:

Ideal para:

(5 de diciembre de 2016) Todos los años, desde el 15 hasta el 19 de marzo las calles de numerosos municipios de la región de Valencia, y sobre todo de la ciudad homónima, se engalanan con impresionantes decoraciones de luces y lo más importante, se llenan de fallas. Estas son grandes monumentos, que pueden alcanzar hasta los 25 metros de altura, de gran calidad artística y, generalmente, de carácter satírico hechos a mano. El último día de las fiestas, el día de la Cremà, se les prende fuego. Hoy, estas fiestas fueron declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Cada año, desde el 1 de marzo se realiza todos los días una mascletà, que consiste en la detonación de una importante cantidad de petardos de gran potencia sonora de forma rítmica, un auténtico espectáculo que hace vibrar cada célula del cuerpo. Las calles bullen durante estos días con el ir y venir de los turistas, la música de las bandas que recorren la ciudad y los vistosos vestidos de las falleras, mujeres ataviadas con los trajes típicos de la región y entre las que destaca en la ciudad de Valencia la fallera mayor, algo así como la reina de las Fallas, que es elegida cada año y acude a diversos eventos en representación de la Comisión Fallera.

Foto: AFP

Foto: AFP

Foto: AFP

Foto: AFP

Aparte de esto, las Fallas suponen un importante impacto económico en la región por la cantidad de sectores que se ven beneficiados directa e indirectamente, como el hostelero, el textil o el pirotécnico. Se cree que el origen de las Fallas se remota a una antigua tradición de los carpinteros, que el día de San José, su patrón, es decir el día 19 de marzo, quemaban en la calle objetos de madera que ya no necesitaban. Con el paso del tiempo las piras, denominadas fallas, fueron tomando forma y “cargándose de sentido crítico e irónico” mostrando “hechos sociales censurables, explica la web oficial de la Comunidad Valenciana.

Esta larga tradición hizo de las Fallas una muy buena candidata a entrar en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco, puesto que es “una fiesta popular muy arraigada en los valencianos” y en la que “conviven varias generaciones“, explica José Martínez Tormo, Secretario General de la Junta Central Fallera. Además, las Fallas son la máxima expresión del arte y la imaginación, algo muy importante para el comité de la Unesco.Son un centro irradiador de la creatividad y de la transmisión de mensajes a través de manifestaciones artísticas, destaca Martínez Tormo.

Foto: AFP

Foto: AFP

Foto: AFP

Foto: AFP

Asimismo, las Fallas sirven de apoyo a determinadas profesiones tradicionales como “el artista fallero (…), los orfebres, indumentaristas y los pirotécnicos“, añade. “Y han permitido la salvaguarda de algunos elementos autóctonos como en el caso de la pirotecnia con la mascletà o la despertà”. Sin embargo, estas fiestas tan queridas no están libres de polémica. Hay quienes consideran que las Fallas no serán dignas de entrar en la lista de la Unesco hasta que se separe la tauromaquia de ellas. El jueves pasado se hizo entrega a la organización de la ONU de 25.000 firmas para pedir al comité exigir como requisito de entrada la desaparición de las corridas de toros de las Fallas. “Reconocer la fiesta de las Fallas como Patrimonio de la Humanidad es, en estos momentos, reconocer también como Patrimonio de la Humanidad la tortura de toros en público, lo que legitimaría una práctica rechazada ampliamente por la sociedad“, denunció Rosa Tormos, portavoz de la Plataforma Carles Pinazo, una agrupación de asociaciones animalistas que puso en marcha la recogida de firmas.

Foto: AFP

Foto: AFP

Foto: AFP

Foto: AFP

Deja un comentario