Qué ver y qué hacer en Aarhus, la Capital Cultural Europea 2017

Fundada por los vikingos en el año 770, en la ciudad danesa de Aarhus, basta con dar solo unos cuantos pasos para transitar del pasado al futuro. Fue elegida capital cultural europea junto a la isla griega de Pafos.

Muchas de las casas de color vivo datan del siglo XVI y marcan el aspecto del barrio más antiguo de la ciudad, situado junto a la catedral. Foto: Visit Aarhus/Ditte Isager [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuándo ir:

Ideal para: ,

En la ciudad danesa de Aarhus, basta con dar solo unos cuantos pasos para transitar del pasado al futuro. Junto con la ciudad griega de Pafos, Aarhus fue declarada Capital Europea de la Cultura 2017. Durante un recorrido por la ciudad, lo viejo y lo nuevo se fusionan. Con 1.000 plazas, el estacionamiento subterráneo de Aarhus, situado junto al puerto, es el más grande de su tipo en Europa. Forma parte de Dokk1, un complejo cultural inaugurado en 2015 que incluye a la biblioteca municipal. Con rampas ascendentes, escaleras, terrazas y paredes de vidrio de gran tamaño, Dokk1 parece decir: ¡Miren bien, este es el futuro de Aarhus!”.

La ciudad universitaria danesa, situada en el centro de la península de Jutlandia, tuvo un pasado glorioso: fue fundada ya alrededor del año 770 por vikingos en la desembocadura del pequeño río Aarhus, en el mar Báltico, por lo que es la segunda ciudad más antigua de Dinamarca. Como Capital Europea de la Cultura 2017, Aarhus cabalga entre el ayer y el hoy, entre el pasado y el futuro bajo el lema apropiado “Let’s rethink”: replantear lo viejo reinventándolo de nuevo.

Para explorar la ciudad, lo mejor es hacer un recorrido a pie. Aunque es la segunda ciudad más grande de Dinamarca, después de Copenhague, el centro de Aarhus es bastante pequeño. Todas las atracciones turísticas se pueden visitar caminando solo 30 minutos. Vamos primero al museo de arte ARoS, en cuya azotea se montó en 2011 la impresionante instalación artística “Your rainbow panorama”. Caminando por una pasarela redonda de 150 metros de longitud, creada por el artista danés-islandés Olafur Eliasson, se abren unas amplias vistas panorámicas singulares del conjunto de edificios de la ciudad, del puerto y de la bahía báltica de Aarhus. La obra de arte transitable está pintada en intensos colores irisados.

Sin embargo, el viaje al arte contemporáneo vuelve rápidamente al pasado: en el parque está situado el museo Den Gamble By, la ciudad vieja. Decenas de edificios reconstruidos originarios de toda Dinamarca -casas, talleres, comercios de los siglos XVI hasta XIX- forman una pequeña ciudad dentro de la ciudad. Cierto aire parisino animado se respira en Latinerkvarteret, el “Barrio Latino” de Aarhus, donde tiendas de moda, muebles vintage y artesanía al estilo del diseño danés invitan a hacer compras. Muchas de las casas de color rojo vivo datan del siglo XVI y marcan el aspecto del barrio más antiguo de la ciudad, situado junto a la catedral. En los patios internos hay numerosos pequeños cafés y restaurantes, algunos de los cuales han sido distinguidos con estrellas Michelin.

Para degustar comida callejera, tanto los jóvenes como las personas mayores se dirigen a la Rutebilstation, la estación de autobuses. En una sencilla nave industrial aparcan “Streetfood-Trucks”, camiones de comida callejera que ofrecen platos como pollo al curry asiático y hamburguesas de pato danés. Solo un par de calles más adelante, en el paseo portuario, se puede apreciar muy bien el contraste entre pasado y futuro. En este lugar, donde hasta hace unos 20 años aún atracaban mercantes, crece actualmente a gran velocidad el nuevo barrio de Aarhus Ø. En danés, “Ø” significa isla. El escenario todavía está dominado por grúas y excavadoras. Para el futuro está previsto que Ø tenga 7.000 habitantes. Las primeras familias ya se instalaron en el complejo de viviendas Isbjerget (Iceberg). Los turistas pueden descubrir otro nuevo emblema de la ciudad detrás de las altas vallas que rodean unas obras: una torre de acero con forma de velero con un mirador que planea sobre el agua del puerto. La torre fue diseñada por la arquitecta local Dorte Mandrup. Por la noche, el acero blanco resplandece a la luz de lámparas red: un faro moderno.

LO QUE HAY QUE SABER

Cómo llegar: En avión a Copenhague y desde allí en hidroavión al aeropuerto de Aarhus, situado a 40 kilómetros al noreste de la ciudad. Del aeropuerto salen autobuses que van directamente al centro de Aarhus. La agencia de turismo Visit Aarhus prevé que más de 30 cruceros atraquen en Aarhus durante 2017. (http://www.seaplanes.dk)

Dónde alojarse: Los precios de los hoteles fluctúan cada día. Se recomienda hacer la reserva online y comparar precios en Internet. Una habitación doble cuesta entre 500 y 1.500 coronas danesas por noche (entre unos 70 y 205 euros).

Eventos especiales: Como Capital Europea de la Cultura, Aarhus ofrecerá junto con 18 localidades en la región de Midtjylland más de 350 proyectos, entre ellos la representación de una saga vikinga en la azotea del museo Moesgaard, esculturas flotantes, exposiciones de arte, conciertos, festivales y una comida en Aarhus para 1.000 invitados. Midtjylland ha sido declarada Región Europea de la Gastronomía 2017. La mayoría de los eventos se realizarán entre mayo y octubre de 2017 (http://www.aarhus2017.dk).

Deja un comentario