EL CAIRO / EGIPTO

El museo que sobrevivió a ISIS reabrió sus puertas

En su 25 galerías, el Museo Islámico de El Cairo protege 4.400 obras, entre monedas, armas, manuscritos y objetos que describen la vida cotidiana de los egipcios en la era islámica. Fue atacado en enero de 2014.

Ficha

Región:

Ideal para:

(22 de enero de 2017) El presidente egipcio, Abdel Fattag Al-Sisi, presidió la reapertura del Museo de Arte Islámico (Mia) de El Cairo, uno de los mayores de su tipo en el mundo. Pasaron ya tres años desde que este importantísimo centro cultural de la capital egipcia fuera cerrado después de sufrir un atentado con un coche bomba, en enero de 2014. En las 25 galerías que protegen 4.400 obras, con la restauración fueron agregadas monedas islámicas, armas, manuscritos y objetos que describen la vida cotidiana de los egipcios en la era islámica, entre ellos instrumentos musicales y juguetes. A partir de ahora, el museo puede ser visitado de forma gratuita durante dos días a la semana.

La inauguración del Mia representa la victoria de Egipto sobre el terrorismo, la capacidad propia y la voluntad tanto de reparar lo que el terrorismo dañó como de oponerse a los intentos terroristas de destruir su legado“, dijo Khaled El-Enany, Ministro de las Antigüedades egipcias. “Esta inauguración encarna la victoria de Egipto sobre el terrorismo y su capacidad y voluntad de reparar lo que el terror dañó y enfrentarse a los intentos de destruir su patrimonio“, declaró el ministro en la ceremonia.

La clausura forzosa del Mia se debió a la explosión de un vehículo cargado de explosivos el 24 de enero de hace tres años con el objetivo de golpear el vecino cuartel general de la policía de El Cairo. El atentado, en el cual murieron cuatro personas y otras 76 resultaron heridas, fue reivindicado por el grupo Ansar Beit el-Maqdes, yihadistas ahora aliados del Estado Islámico bajo la nueva denominación de Estado del Sinaí.

El ataque con explosivos dañó 179 obras del arte y la historia islámicos, de la cuales 169 se pudieron restaurar, mientras que las restantes diez, lámparas de vidrio de mezquitas medievales, se perdieron para siempre. La explosión destruyó la fachada del edificio, algunas columnas, techos y artefactos, así la Biblioteca Nacional y los Archivos Nacionales, dos edificios cercanos al museo.

 

Establecido por orden del jedive Ismael en 1880, el museo alberga la mayor colección de arte islámico del planeta. Comprende más de 100.000 piezas, algunas de gran valor, como una espada que perteneció al profeta Mahoma. Según la Oficina de Prensa del gobierno egipcio, el museo custodia “una excepcional colección de raras obras en madera“, junto a “objetos de metal, cerámica, vidrio, cristal y tejidos de todos los períodos y de todo el mundo islámico” y también atesora manuscritos del Corán con caligrafías escritas en tinta de plata.

Entre las alhajas rescatadas del ataque, figura un “mihrab” de madera (nicho que en las mezquitas indica la dirección hacia La Meca) perteneciente a Sayeda Ruqaya, una de las descendientes del profeta Mahoma. “Es una obra maestra de época fatimí que quedó completamente destrozada. Los conservadores extranjeros reconocen que es un trabajo sobresaliente“, dijo Ahmed al-Shoki, director de una institución.

 

Los visitantes del restaurado museo podrán ver sellos y antiquísimos objetos para medir la distancia y el tiempo; alfombras árabes; armas; una breve muestra del arte funerario; una colección de instrumentos de astronomía, química y cirugía usados durante la Edad Media en el mundo musulmán y joyas como una vasija de bronce de la época del califa Maruán Ibn Mohamed (744-750 d.C.), un Corán de la época de los Omeyas escrito sobre una piel de gacela y el dinar de oro más antiguo descubierto hasta la fecha (696 d.C.).

Deja un comentario