ITALIA / ISLA DE GIGLIO

Tomar sol frente al «Costa Concordia»

Los restos del buque ya forman parte del paisaje playero de los italianos, pero se teme por la caída del número de visitantes. Fotogalería

Aunque una hilera de boyas impide el acceso de los turistas a los restos del navío, estos pueden nadar muy cerca de su cubierta. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuándo ir:

Ideal para:


Ver mapa más grande

A seis meses del naufragio del crucero de lujo Costa Concordia en la isla italiana de Giglio, son muchos los turistas que eligen la costa de la Isla de Giglio (Italia) para descansar en sus vacaciones, y para poder ver con sus propios ojos los restos del buque de Costa Cruceros que encalló en el mes de enero provocando la muerte de 32 personas.

Aunque una hilera de boyas impide el acceso de los turistas a los restos del navío, estos pueden nadar muy cerca de la cubierta del imponente barco y pueden distinguir perfectamente los camarotes o su chimenea. Se trata de una muy curiosa atracción que llama la atención de las personas que disfrutan de la playa y que busca ser explotada por los comerciantes de la isla, ubicada en la región de Toscana.

La situación, sin embargo, no levanta el ánimo de los habitantes de la isla. Aseguran que el negocio turístico sigue afectado en forma negativa desde el hundimiento, y que, si bien días después del accidente el lugar vio cómo se incrementaban las visitas, que llegaban a ver lo que quedaba del naufragio, hoy el turismo ha decaído.

El alcalde de la Isla de Giglio, Sergio Ortelli, le comentó al diario británico The Independent que “las reservas han caído”, y que la mayoría de las personas que llegan hasta el lugar son periodistas, en busca de historias en torno al barco.

Por su parte, el dueño del “Hotel Bahamas” en el puerto de Giglio, explicó a The New York Times que “en un principio, algunos pensamos que esta fama inesperada nos traería a muchos turistas, pero la curiosidad dura sólo un día”.

Entre los motivos de la disminución de visitas, destacaría que en años anteriores, el turismo en Giglio se había centrado en actividades acuáticas, pero ahora las personas temen tener problemas a causa de la potencial contaminación provocada por el gigantesco crucero de lujo.

MIRÁ LAS FOTOS: VERANEANTES FRENTE AL CRUCERO

 

Notas relacionadas

Deja un comentario