TENDENCIAS

Casarse entre delfines: destinos caribeños se suman al “turismo de bodas”

Nombrada el “principal destino de bodas del mundo” por los World Travel Awards en 2014, Jamaica continúa desarrollando su oferta para bodas. A la par, México y Aruba crecen como destinos predilectos de parejas.

Ficha

Con quién ir:

Ideal para:

Nombrada el “principal destino de bodas del mundo” por los World Travel Awards en 2014, Jamaica continúa desarrollando su oferta para bodas y lunas de miel para ajustarse a cualquier preferencia y presupuesto. Mientras tanto, las autoridades de turismo en México informaron que está creciendo la cantidad de gente que viaja a sus playas para celebrar su boda y su luna de miel al mismo tiempo. De hecho, unas 18.000 parejas latinoamericanas eligieron algún destino del Caribe mexicano para celebrar sus bodas durante 2016.

La devaluación de la moneda mexicana en el último año fue uno de los motivos principales que hizo atractivo casarse durante un viaje de turismo en ese país, aunque la intimidad de las ceremonias y los lugares paradisíacos de esas playas también fueron determinantes a la hora de elegir el destino. “Los latinoamericanos suelen elegir este tipo de casamientos porque buscan hacer algo más íntimo con sus familiares y amigos cercanos, que muchas veces les resulta más económico que una fiesta de bodas tradicional en sus países de origen“, manifestó Agueda Iglesias, gerente de marketing de la cadena Palladium Hotel Grou.

La mencionada cadena ya celebró 1.200 casamientos de parejas latinoamericanas en Punta Cana (República Dominicana) y México, con gastos promedio de 5.500 dólares. En ocasiones, los hoteles de esta cadena celebran hasta tres casamientos por día durante los fines de semana, lo que lleva a sus autoridades a crear nuevos proyectos en alianza con agencias de viaje y aerolíneas. “Los invitados viajan para festejar la unión y aprovechan para disfrutar de unos días de vacaciones en el resort que eligió la pareja para festejar su boda”, remarcó Iglesias.

Foto: Pixabay

Desde hace tres años el denominado “turismo de bodas” en el Caribe Mexicano está en auge, ya que, de acuerdo con cifras del gobierno de Quintana Roo, en 2014 el corredor Cancún-Riviera Maya registró 12 mil bodas; el 2015 cerró con más de 15 mil y en 2016 fueron cerca de 18 mil ceremonias. El corredor turístico Cancún-Tulum, donde operan cerca de 85.000 habitaciones de hotel, permite que la zona se posicione como uno de los destinos turísticos más elegidos por las parejas que desean vivir una unión diferente, una experiencia nueva atravesada por los misterios mayas.

Una gran parte de las parejas eligen casarse en la soleada y seductora Jamaica. “Desde Montego Bay hasta Negril, de Ocho Ríos a Port Antonio y de Kingston a la costa sur, Jamaica tiene una variedad de casas de vacaciones y posadas exquisitas, lujosos resorts y hoteles boutique para realizar bodas espectaculares,” declaró Paul Pennicook, Director de Turismo de Jamaica.

Para explorar cómodamente todas las opciones de boda y luna de miel de Jamaica, la Oficina de Turismo (JTB) tiene un servicio online llamado “Wendy” que las parejas pueden utilizar al planear su viaje soñado a la isla. Los visitantes pueden quedar casados 24 horas tras haber llegado a Jamaica, una vez que se solicitó la licencia de matrimonio al Ministro de Justicia.

Las parejas también pueden unir lazos en una de las múltiples playas de Jamaica“, afirma Paul Pennicook, “en una laguna o cascada lejos de la zona turística, a bordo de un romántico crucero de catamarán, o en un suntuoso jardín tropical, todos los cuales ofrecen un fondo estremecedor”. Para ello, la pequeña nación insular ofrece localidades elegantes en la playa y fuera de la playa, con todo y utilería tropical.

En Montego Bay, por ejemplo, “Half Moon Resort” y “Round Hill Resort & Villas” ofrecen experiencias de boda clásicas y lujosas en las que novia puede, si lo desea, atravesar el pasillo al altar montada en un caballo blanco o tener delfines como fondo de la ceremonia. La localidad costera de Ocho Ríos es sede de resorts-boutique de lujo como “Jamaica Inn” y “Goldeneye” que son perfectos para bodas privadas e íntimas y para renovaciones de votos.

Para aquellos que quieren evitar las bodas tradicionales, Negril, la denominada “capital de lo casual” de Jamaica y el paraíso para los amantes de los acantilados, es el fondo ideal para una boda relajada y al natural. Los hoteles Rockhouse y The Caves ofrecen experiencias de boda únicas en los acantilados. Además, la costa sur de Jamaica es un escenario rústico, de exuberancia tropical con hoteles como Jakes, que ofrecen a las parejas una boda y luna de miel sin frivolidades.

Otro de los grandes destinos para bodas en el Caribe es Aruba. Aunque la mayoría de parejas todavía optan por una ceremonia descalzos en la playa, en alguna de las hermosas playas de la isla (de hecho, Eagle Beach es una de las diez mejores playas del mundo, según TripAdvirsor.com), otros prefieren sitios históricos únicos y naturales de Aruba para celebrar su boda, como las minas de oro, las románticas cuevas y los puentes naturales.

Los centros turísticos de la isla ofrecen una amplia gama de opciones de ceremonia, desde un elegante salón de baile hasta la playa y la arena. Las novias pueden individualizar su día especial eligiendo entre una amplia variedad de menús de instalaciones y servicios en los resorts de gama alta, resorts casuales y los más exclusivos hoteles boutique.

Un comentario en “Casarse entre delfines: destinos caribeños se suman al “turismo de bodas”

  1. Pingback: 15 hoteles boutique de América Latina donde querrás vivir para siempre | Turismo

Deja un comentario