DESTINOS / BRASIL

Trancoso, el paraíso que todo el mundo quiere descubrir

Con una playa de 20 kms de arenas blancas y aguas transparentes, este antiguo pueblo de pescadores conserva el aire de “Jardín del Edén” que deslumbró a los portugueses hace cinco siglos. Fotos

Un mar de color turquesa, inmaculadas playa de arenas blancas, altas palmeras… los exploradores portugueses no habrán podido creer lo que veían cuando sus barcos llegaron a las costas de Brasil. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuándo ir:

Con quién ir: , ,

Ideal para: ,

Un mar de color turquesa, inmaculadas playa de arenas blancas, altas palmeras… los exploradores portugueses no habrán podido creer lo que veían cuando sus barcos llegaron a las costas de Brasil. Hoy, 500 años después de la llegada de los primeros europeos, sus paisajes son igualmente cautivantes. En ese lugar, lo que se conoce como la Costa do Descubrimento, hoy encontramos a Trancoso, un antiguo pueblito de pescadores del siglo XVI, de naturaleza rústica, que se convirtió en el destino preferido de millonarios y celebridades.

En el mapa, el pueblo es apenas un punto en la costa en Bahía, el cuarto estado más poblado del país, aunque tiene fama histórica por ser uno de los primeros lugares en ser colonizado por los exploradores portugueses del siglo XVI. Hoy, Trancoso todavía se parece a la parada hippie que hizo popular a la ciudad hace tres décadas, con sus irregulares calles de tierra o adoquines, eso sí, repleta de bares, tiendas de lujo y de arte. A pesar de su aspecto apacible, paradisíaco, Trancoso tiene vida propia y las noches parecen no terminar nunca. Ese espíritu desenvuelto y divertido se puede explicar en la nube de celebridades brasileñas e internacionales que se hospedan en alguno de sus resorts durante la temporada alta (de diciembre a enero).

El mayor atractivo de Trancoso, es su playa, un tramo de más de 20 kms. de arena dorada, frente a unas aguas tan claras que incluso cuando nos llega hasta el cuello todavía podemos ver los dedos de los pies. Uno de los rincones que hay que conocer es la Praia do Espelho, a la que se llega en auto a través de un complicado camino de tierra. Durante la temporada alta, a pesar de que Trancoso es increíblemente tranquilo y silencioso durante el día, por las noches nunca duerme.

El corazón de la fiesta es el Quadrado, un campo verde ubicado junto a un acantilado con vistas fabulosas a la playa. De repente, al anochecer, se llena de gente bailando, bebiendo tragos de moda, de DJ’s, de parlantes y de luces. Este parque está rodeado por los mejores restaurantes de la ciudad, bares, boutiques y hasta galerías de arte, que abren sus puertas por las noches hasta la madrugada. Como el clima siempre acompaña, el Quadrado se convierte en una discoteca al aire libre como las mejores de San Pablo o Río.

Durante alrededor de tres semanas, entre diciembre y enero, Trancoso se convierte en una fiesta continua. “Trancoso se siente como una ciudad de vampiros”, escribía un especialista del New York Times. “Durante el día, el Quadrado es misteriosamente silencioso, con la mayoría de las tiendas y restaurantes cerrados hasta las 3 pm, pero por la noche, surge a la vida: las luces multicolores brillan de los árboles bajos, los amigos se sientan en mesas al aire libre en el polvoriento borde de la hierba”. El resto del año, el pueblo puede parecer casi desierto, pero jamás pierde su encanto .(quienes estén pensando en relax, tienen que tener en cuenta este dato).

Paulistas y cariocas comenzaron a visitar Trancoso a mediados de los años 70. En su mayoría eran jóvenes hippies o artistas, que le dieron un aire bohemio al pueblo bahiense. En 1978 apenas vivían cincuenta familias en Trancoso, donde la electricidad llegó recién en 1982. La década de los 80 significó el auge. Llegaron de repente los empresarios que, aprovechando el potencial que les ofrece la serenidad del pueblo, empezaron a construir hermosas posadas de vacaciones, hoteles y, finalmente, resorts con una infinidad de propuestas que atrajeron a ricos y poderosos.

Finalmente, fue en 1999, gracias a la construcción de una nueva ruta que unió al pueblo con el aeropuerto de Porto Seguro, cuando Trancoso se hizo realmente conocido. Unos años más tarde se inauguró un Club Med, a 10 minutos del centro de la ciudad, y más tarde se crearon campos de golf, mansiones millonarias, un helipuerto para visitantes VIP, complejos de cabañas y hasta una casa en un árbol envuelta en una fantástica vegetación tropical.

El New York Times llegó, en años recientes, a comparar Trancoso con St. Tropez, mientras el sitio especializado en viajes Condé Nast Traveler lo seleccionó como una de los mejores destinos playeros del mundo. Mientras tanto, la revista Travel+Leisure dijo que Trancoso “es uno de los lugares más extraños y singularmente hermosos de Brasil” y agrega que “la ciudad es tan notable por lo que le falta (semáforos y cajeros que funcionen bien), como por lo que tiene (su impresionante playa)“.

Para entretener a los visitantes fuera del horario de playa, los establecimientos hoteleros ofrecen de todo, desde salones de spas hasta piscinas, o clases de fitness y de tenis. En Trancoso, cerca de la hipnotizante Praia de Taípe, se encuentra, por ejemplo, uno de los últimos resorts “all inclusive” inaugurados por Club Med, que ofrece a sus visitantes todas las comodidades y se precia de ser la escuela de golf más grande del mundo.

Las autoridades turísticas brasileñas definen a Trancoso como un “paraíso del golf”, en el que Club Med aporta un increíble campo de golf, ubicado sobre un acantilado, que es considerado uno de los mejores campos de 18 hoyos de Sudamérica. El Terravista Golf Club, de 6.495 metros, es uno de los más difíciles y desafiantes, y se brindan clases para todos los niveles de habilidades y para principiantes.

Pese al boom turístico, los visitantes célebres y los millonarios brasileños que vacacionan allí, Trancoso conserva el aire de Jardín del Edén que deslumbró a los portugueses hace cinco siglos. Sus extensas playas –como Praia do Río da Barra, de blancas y finas arenas- permanecen casi intactas, salvo algunas posadas y clubes, gracias a las leyes que impidieron la construcción de condominios y hoteles de muchos pisos en las cercanías del mar. El que busque escapar del bullicio de las grandes urbes y descansar en un paraíso terrenal inigualable, este es su Norte.

 

DATA

» La flota de Pedro Álvares Cabral desembarcó en abril de 1500, marcando el primer encuentro de Europa con Brasil.

» La Iglesia de São João Batista de Trancoso es la segunda iglesia más antigua de Brasil y fue construida por los colonos portugueses en 1586.

» La electricidad llegó a Trancoso en 1982 mientras la primera escuela pública fue fundada unos años más tarde.

 

CUÁNDO IR

Los meses de marzo y abril, pleno otoño en Brasil, son la mejor época para visitar la Costa del Descubrimiento de Bahía. Los días ofrecen cielos despejados, las noches temperaturas cálidas y las calles pueden disfrutarse sin la presencia de multitudes.

 

DÓNDE ALOJARSE

En Trancoso, la mayor parte de los hospedajes son posadas (Pousada Estrela d’Água, Pousada Etnia, Uxua Casa). Considere la posibilidad de reservar un pack con vuelos, traslados internos y hospedaje en un resort all-inclusive (desde $ 16.000 por semana; https://www.clubmed.com.ar/r/Trancoso/). Los huéspedes pueden disponer de servicio a la habitación, un spa con masajes incluidos, una piscina, canchas de tenis y escuela de circo.

 

CÓMO LLEGAR

El aeropuerto más cercano, el de Porto Seguro, está a 16 km. de Trancoso. La aerolínea brasileña Azul ofrece vuelos desde Buenos Aires con escalas ($ 9.300 en despegar.com). Desde Porto Seguro, hay autobuses y taxis que van a Trancoso. También se puede alquilar un coche en el aeropuerto o contratar a un chofer (US$ 113) en Mangue Alto Turismo (manguealto.com.br). Se recomienda llevar todo el efectivo brasileño posible que necesitará para una estadía en Trancoso o retirar en el aeropuerto.

 

GEOLOCALIZACIÓN

Deja un comentario