VIENA | PALACIO IMPERIAL

El palacio de Schönbrunn revive la historia y el arte europeo

Testigo del esplendor y el ocaso de la dinastía Habsburgo, es el palacio donde vivió “Sissi”. Video. Fotogalería

Schönbrunn era la residencia favorita de la célebre y trágica emperatriz "Sissi" de Austria, inmortalizada en el cine por Romy Schneider. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para:


Ver mapa más grande

Por DARÍO SILVA D'ANDREA
Twitter: @DariusBaires

Testigo tanto del esplendor como de la caída de la dinastía imperial de los Habsburgo, el Palacio de Schönbrunn es uno de los principales atractivos turísticos de Viena (Austria) y un referente de tres siglos del arte y de la historia de Europa. Su primer esplendor se lo dio la madre de María Antonieta de Francia, y Napoleón vivió allí, pero es visitado por millones de personas al año especialmente atraídos por la eterna figura de “Sissi”, la célebre y trágica emperatriz Elisabeth de Austria.

Schönbrunn debe su nombre (que significa “fuente bonita”) a un manantial descubierto por el emperador Matias durante una cacería, quién al verlo exclamó: ”Welch schöner Brunn!” (¡Qué bonito manantial”). Situado a las afueras de la ciudad en otros tiempos, pero ahora ya integrado en el casco urbano, aunque un poco alejado del centro, el palacio es una gigantesca construcción que destaca por su intenso color amarillo, y sobre todo por sus grandes jardines, donde se pueden encontrar un lago, un curioso laberinto vegetal y hasta un zoológico.

El interior del palacio se puede visitar por un precio bastante razonable (alrededor de 12 euros) y cuenta con audio guía en castellano, entre otros idiomas, pero allí no termina la visita al Schönbrunn, cuyos jardines son el lugar perfecto para hacer un picnic en un caluroso día de verano. En torno a este, se encuentra el interesante Museo de Carruajes Imperiales, que recorre la vida de Sissi, desde su boda hasta su trágica muerte, mediante la exposición de su propio carruaje y sus recuerdos únicos. Así, exhibe el vehículo que utilizó en su boda, los encantadores coches de caballos de sus hijos, la impresionante carroza imperial dorada que la llevó durante su coronación en Budapest, así como el coche de caballos que usó justo antes de su asesinato en Ginebra. También se puede ver el impactante coche negro en el que la llevaron durante sus funerales, que completa la colección junto a una silla de montar perteneciente a la emperatriz, un vestido de gala negro, la cola de su traje de novia con bordados en oro y plata, retratos de sus caballos favoritos y objetos que fueron de su propiedad.

En las cercanías del palacio también se encuentra el Jardín Zoológico más antiguo del mundo, elegido en 2010 como el mejor zoológico de Europa. Con construcciones de estilo barroco, data de 1752 y fue ordenada erigir por el esposo de la emperatriz María Teresa para albergar a una gran colección de animales exóticos. En la actualidad se pueden contemplar, entre otras decenas de especies, dos elefantes de pequeño tamaño -que responden al nombre de “Abu” y “Mongo”- y un macho y una hembra de osos panda chinos. En el interior del Zoológico hay también un recomendable restaurante que hasta el año 1759 era denominado Pabellón de Desayuno del Emperador.

Vale la pena recorrer los infinitos jardines hasta llegar a La Glorieta, una construcción alargada diseñada por Ferndinand von Hobennerg y construida en 1775. En tiempos imperiales servía como casa de descanso, pero ahora es una cafetería para turistas desde la que se puede contemplar el palacio con Viena de fondo. También en los jardines encontramos La Casa de las Palmeras, un magnifico invernadero tropical, construido en 1882, que reúne una innumerable cantidad de plantas tropicales y de pájaros, y la impresionante Fuente de Neptuno (Neptunbrunnen) terminada en 1780, poco tiempo antes de la muerte de la emperatriz María Teresa.

Schönbrunn [Ver Fotogalería] es el monumento más visitado de Viena, ya que atrae turistas no solo cautivados por el aura de “cuento de hadas” que rodea aún la historia de la emperatriz Sissi, sino también por su valor artístico. «No se ha copiado. Esto no es un Versalles a pequeña escala, es algo muy especial. Tuvo una evolución propia. Los artesanos vieneses estaban tan cualificados que desarrollaron el Rococó “María Teresa” de forma autóctona, desde las formas barrocas», explicó a la Agencia Efe Elfriede Iby, jefa de investigación y documentación de Schönbrunn.

Fue precisamente María Teresa de Austria la responsable no solo de dar al palacio -un antiguo pabellón de caza del siglo XVI- su actual esplendor arquitectónico, sino también de convertirlo es un escenario esencial de la Corte y la familia Habsburgo. Lo recibió como regalo por su boda con Francisco Esteban de Lorena, a mediados del siglo XVIII y lo convirtió en residencia favorita de sus descendientes. En cuanto empezaba el calor, toda la corte se mudaba a Schönbrunn y prolongaba la estancia hasta el comienzo del invierno.

La emperatriz empezó a transformar el palacio y edificó la Gran Galería, una sala que acaba de ser reabierta tras 40.000 horas de restauración, que es el corazón del palacio y uno de los espacios donde mejor se observan las cualidades del “Rococó María Teresa”. En la restauración se ha comprobado cuán valioso es el equipamiento del palacio. Hasta hace unas décadas aún existía la leyenda de que los Habsburgo eran ahorradores. Pero aquí no se ahorró.

Están abiertas al público 40 de las 200 salas imperiales del edificio, que permiten al público acercarse a cómo era la vida diaria de los miembros de la dinastía Habsburgo. Durante la visita, el turista puede comprobar la austeridad del emperador Francisco José I, el sobrio escritorio de trabajo en el que pasaba gran parte del día, el reclinatorio en el que rezaba y las fotos de familia y pinturas privadas de decoración, entre ellos retratos de su esposa, la emperatriz Sissi.

 

 

5 Comentarios en “El palacio de Schönbrunn revive la historia y el arte europeo

  1. Pingback: Fotogalería | El palacio de “Sissi” en Venecia | Turismo

  2. Pingback: Residir como una pareja imperial en el palacio de Sissi en Viena ahora es posible | Comer, Viajar, Amar

Deja un comentario