DESTINOS INCREÍBLES

El bosque mágico de Bruselas, víctima de su propio encanto

Este pequeño bosque de 555 hectáreas fue durante mucho tiempo uno de los secretos mejor guardados de Bélgica, pero la afluencia de visitantes preocupa a sus administradores.

Este pequeño bosque de 555 hectáreas fue durante mucho tiempo uno de los secretos mejor guardados de Bélgica, pero su disfrute se ha convertido en una aventura los fines de semana de abril entre grupos de escolares, bicicletas y fotógrafos equipados con grandes objetivos. (Foto: Pixabay) [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Ideal para: ,

Con sus majestuosas hayas, sus serpenteantes senderos entre pequeños valles y su sorprendente mar de jacintos azules, el bosque de Hal, o Hallerbos, al sur de Bruselas, atrae a tantos visitantes que las autoridades intentan canalizarlos para preservar su frágil equilibrio. “El año pasado, nos cruzamos con ciervas, es algo completamente mágico. El paisaje es de ensueño, pero todavía esperamos ver un pequeño elfo o una bruja salir de alguna parte…“, contó la belga Marie-Rose, que recorre los senderos junto a su marido, a la AFP

Este pequeño bosque de 555 hectáreas fue durante mucho tiempo uno de los secretos mejor guardados de Bélgica, pero su disfrute se ha convertido en una aventura los fines de semana de abril entre grupos de escolares, bicicletas y fotógrafos equipados con grandes objetivos. Al llegar la primavera a Europa, los juncos, las anémonas de bosque, amarillas y ajos de osos se suceden en el tiempo para alfombrar de color el suelo de este pequeño bosque, que atrae a decenas de miles de visitantes durante las dos o tres semanas en las que viste sus mejores galas.

 

 

El punto álgido es la eclosión a partir de finales de abril de los jacintos de los bosques con sus miles de campanillas violetas que otorgan un aspecto encantador y seducen a las masas. En semana, los visitantes, menos numerosos, se rinden a su hechizo. “No tiene parangón. Es el único para mí en Europa, incluso en el mundo, tan bello, con sus jacintos. Es magnífico“, asegura Adrien, preparado para tomar fotos de 360º con su cámara.

Hace algunos años, algunas personas se fotografiaban en medio de las flores, a menudo con vestidos extraños, pero no era tan grave”, dice Pierre Kestemont, agente forestal de Hallerbos. “Ahora todo el mundo tiene un ‘smartphone’ y se transforma en fotógrafo. Entre la mañana y la tarde, veo por dónde caminaron. Con unos 30 pisoteos, los frágiles bulbos de los jacintos no darán flores nunca más“.

 

MÁGICO PERO NO ÚNICO

 

Este biotopo forestal, aunque poco habitual, no es único, precisa Bruno Verhelpen, un guía de naturaleza que organiza regularmente paseos para descubrir el bosque: “Se encuentra en toda la fachada atlántica, del norte de la península ibérica al oeste de Bélgica, pasando por la Bretaña”. El ‘Bois de Hal’ o ‘Hallerbos’, mencionado desde hace unos seis años en las guías turísticas, también atrajo las cámaras de los grandes medios internacionales y, actualmente, las de los visitantes de toda Bélgica, pero también de India, Finlandia e incluso Japón.

El entusiasmo por este bosque no para de crecer. Fotógrafos, naturalistas… Es como para todos los públicos“, describe Bruno Verhelpen, quien detalla las medidas puestas en marcha ante este éxito: regulación del tráfico rodado en sus alrededores, aparcamientos exteriores e incluso autobuses hacia el corazón del bosque. Durante los próximos fines de semana, cuando la floración de los jacintos se encuentre en su apogeo, y hasta mediados de mayo, el bosque se convertirá en “una gran arteria comercial del centro de Bruselas“, advierte el guía.

 

 

El dato | Aunque el bosque de hayas, plantado tras la Primera Guerra Mundial, tiene menos de un siglo, se necesitaron cientos de años para que los jacintos azules consiguieran recubrir ese espacio.

 

GEOLOCALIZACIÓN

Deja un comentario