Los mejores teleféricos para ver el mundo desde arriba

Gran Bretaña, Suecia, Francia, Perú y Chile disponen de un excelente sistema de teleféricos para hacer turismo de una forma distinta.

El teleférico de Londres (Foto: Pixabay) [ Ver fotogalería ]

Ciudades como Santiago de Chile y Londres disponen de un excelente sistema de teleféricos para hacer turismo de una forma distinta. Además, los teleféricos permiten alcanzar las ciudadelas precolombinas de Perú.

 

KUÉLAP, FORTALEZA PRECOLOMBINA

En su esfuerzo por atraer el turismo, Perú inauguró en marzo una red de telecabinas en la región Amazonas para trasladarse desde la localidad de Nuevo Tingo -cruzando un extenso cañón amazónico- hasta la entrada a Kuélap, un imponente complejo arqueológico preinca en el norte de Perú.

El viaje en telecabina, de unos cuatro kilómetros desde la localidad de Nuevo Tingo, dura 20 minutos. Anteriormente se necesitaban 90 minutos para ir en coche a Kuélap. Desde el aire, la selva parece una imperfecta mesa de billar. El trayecto dura 20 minutos, el tiempo suficiente para fotos, selfis y bromas sobre qué pasa si se corta la energía y la cabina queda suspendida.

El histórico complejo, situado a una altura de 3.000 metros, fue construido por el pueblo andino chachapoya. Dentro de una muralla de 20 metros de alto hay unas 420 casas de piedra. Los nativos chachapoyas construyeron la ciudadela en medio de la espesa vegetación nororiental de Perú y a 3.000 metros de altura. Para llegar, los antiguos recorrían durante días el camino inca Qhapaq Ñan. Diez siglos después, se puede alcanzar en una telecabina.

Parte de la ciudadela parece haber sido tallada sobre la propia cantera, mientras otras de las grandes rocas que la componen fueron subidas hasta allá con métodos que hasta ahora son un misterio. Varios de sus muros, efectivamente, se parecen a los de la ciudadela del Cusco. Está protegida por vegetación y una densa neblina que se tiende sobre ella. Cuando los incas llegaron como conquistadores, vieron como los habitantes salían de entre la bruma. Y los llamaron chachapoyas: sacha, que quiere decir bosque; y puyos, nubes, en quechua.

Cómo llegar: La travesía se inicia con un vuelo de Lima hasta Jaén, en la región Cajamarca (norte), y luego hay que viajar tres horas y media por tierra hacia Chachapoyas (650 km al noreste de Lima), en Amazonas. De allí, a 45 minutos por carretera, está la estación de teleférico, en Nuevo Tingo.

 

CHOQUEQUIRAO, LA HERMANA DE MACHU PICCHU

Un antiguo refugio de la realeza inca en la cima de una montaña tenía elegantes salones y plazas parecidos a los de la enigmática ciudadela de Machu Picchu, que se encuentra a 30 km. Sin embargo, solo un puñado de turistas aventureros lo visitan a diario, luego de una agotadora caminata de dos días hacia esas cumbres borrascosas.

Pero el aislamiento de Choquequirao, considerada una ciudadela hermana de Machu Picchu, hoy es algo del pasado, despues de que se construyera un moderno teleférico suspendido a más de un kilómetro de altura sobre el profundo cañón del río Apurímac y facilita la llegada de los turistas a esas ruinas.

Se trata de primer teleférico de Perú y comenzó a funcionar en 2015. Cubre una extensión de 5,1 km a 1.400 metros de altura sobre un río y transporta unas 400 personas por hora en ambos sentidos.

Tanto Choquequirao como Machu Picchu se ubican en la región del Cusco, pero a la primera solo se podía llegar por un viaje en ruta de cuatro horas seguido de una penosa y extenuante caminata de 12 a 16 horas continuas para descender por el cañón del río Apurímac y nuevamente ascender por un camino zigzagueante hasta las ruinas arqueológicas, ubicadas a 3.033 metros de altura.

Se cree que Choquequirao, cuyo nombre significa “cuna de oro”, fue el lugar donde se refugiaron los últimos incas que huyeron del Cusco tras la derrota de Manco Inca ante los conquistadores españoles. Se encuentra en las estribaciones del nevado Salcantay, rodeada de precipicios y profundos abismos, y cuenta con exquisitos edificios, murallas, sistemas de riego y terrazas de diferentes niveles, que se estima componen solamente 30% del complejo arqueológico abierto al turismo, ya que lo demás está aún tapado por la vegetación.

 

EL MÁS LARGO DEL MUNDO

La población de Örträsk, en el extremo norte de Suecia, tiene solo 15 casas pero también algo único: un teleférico de 13,613 kilómetros que ocupa un lugar en el “Libro Guinness de los Récords”. En un trayecto de más de 15 kilómetros, los turistas pueden desplazarse en las góndolas sobre lagos y bosques. En el pasado, este teleférico era aún mucho más largo. Poco antes de la una de la tarde entra en acción Bosse Biström. A esa hora, el robusto jubilado verifica el estado del teleférico mediante una consola de control. “Cabina Örträsk lista, cabina Mensträsk lista”, indican las lamparitas al encenderse.

Poco después, 14 góndolas abandonan la estación del teleférico en Östräsk. Cuatro pasajeros caben en cada una de las pequeñas cabinas que se dirigen a Mensträsk. A la misma hora, otras 14 góndolas inician el viaje en sentido contrario. En el centro de las cabinas hay una mesa plegable con un mapa para que los pasajeros se orienten, un aparato de radio para casos de emergencia y, si los turistas lo piden, un almuerzo: jamón de reno con ensalada de papas…

En abril de 1942, hasta 1.500 trabajadores se trasladaron al solitario paisaje con el encargo de construir el teleférico. El trayecto tenía que ser en línea recta. Para lograrlo, los trabajadores clavaron 515 postes de hormigón en el suelo de bosques, pantanos y lagos. El 14 de abril de 1943 entró en servicio el teleférico, que entonces tenía una fabulosa longitud de 95,88 kilómetros. Cuarenta y cuatro años después, el 9 de enero de 1987, el teleférico fue cerrado. Cuando se tenía que llevar a cabo una amplia modernización del funicular, la compañía minera llegó a la conclusión de que el transporte del mineral en camiones era más barato.

 

ATRACTIVO TURÍSTICO DE LONDRES

La capital británica dispone desde 2012 de un teleférico instalado sobre tres torres a orillas del Támesis. El medio de transforte atraviesa el río a 90 metros de altura desde donde se puede disfrutar de una vista panorámica del este de la ciudad. El teleférico conecta la zona de Greenwich, en la orilla sur justo al lado del pabellón de conciertos «O2 Arena», con los Royal Docks y el centro de conferencias ExCel. Esta nueva atracción turística se encuentra cerca del parque olímpico de Stratford y, como ese, pretende impulsar la regeneración de esta zona al este de Londres.

Llamado “Emirates Air Line”, esta atracción turística londinense se encuentra cerca del parque olímpico de Stratford y cuenta con 34 cabinas con una capacidad de 10 personas cada una y totalmente adaptadas para personas minusválidas. El trayecto, de 1,1 kilómetros de longitud y alrededor de 5 minutos de duración, permite contemplar desde lo alto el parque Olímpico utilizado durante los Juegos de 2012, los rascacielos de la City -incluido el emblemático edificio Gherkin-, el emblemático observatorio de Greenwich, el monumental London Eye o la barrera del Támesis, cerca de su desembocadura.

Datos: Las cabinas salen todos los días cada 30 segundos en hora pico, lo que permite movilizar 2.500 pasajeros cada hora. El precio del trayecto será de 8,40 libras (US$ 10,89) para los adultos y de 2,20 libras (US$ 6,50), aunque los propietarios de la tarjeta de transporte de Londres, la “Oyster Card” ofrecen tarifas más baratas.

 

LAS ISLAS CANARIAS TIENEN TELEFÉRICO

El teleférico del volcán Teide en Tenerife (España) volvió a operar tras haber quedado fuera de servicio a mediados de marzo. El 15 de ese mes, el servicio quedó paralizado debido a una avería. Unos 70 pasajeros quedaron atrapados en las cabinas durante varias horas. Más allá de este inconveniente, es un paseo que vale la pena realizar. El teleférico necesita ocho minutos para llevar a los turistas de la estación inferior, situada a 2.350 metros de altura, a la estación superior, a una altura de 3.550 metros. Los visitantes tienen que recorrer a pie los últimos metros para llegar a la cima, situada a 3.718 metros de altura.

 

EL PRIMER TELEFÉRICO FRANCÉS

El primer teleférico urbano de Francia se encuentra en la ciudad de Brest y cruza el río Penfeld, que divide en dos esta ciudad. Para cruzarlo los habitantes usaban hasta ahora dos puentes, con los consiguientes embotellamientos en horas de mucho tráfico. El teleférico, que posee capacidad para 60 personas por un trayecto de 420 metros que realiza en menos de tres minutos, tiene dos especificidades: las dos cabinas no se cruzan, sino que una discurre por encima de la otra, y una parte de los cristales se tinta cuando el aparato se acerca a viviendas para preservar la intimidad de los habitantes.

 

EN SANTIAGO DE CHILE

El teleférico de la capital chilena en el Cerro San Cristóbal volvió a funcionar el año pasado, tras una interrupción de siete años y una renovación total. El servicio teleférico cuenta con 46 cabinas, cada una con capacidad para seis personas. En ocho cabinas se pueden guardar bicicletas para el posterior descenso desde el cerro, situado en la periferia de la capital chilena. Además, el funicular es libre de barreras. El viaje, de 15 minutos, cuesta la cantidad equivalente a unos US$ 3,65 entre semana y unos US$ 4,60 los fines de semana.

Deja un comentario