murcia / españa

Caravaca de la Cruz, un destino español de peregrinación con siglos de tradición

Se afirma que allí se conserva una astilla de la cruz de Jesús, una cuerda con la que fue atado a la cruz, así como una piedra del lugar de la crucifixión e incluso una espina de la corona.

Cehegín es el pueblo más bonito del camino levantino. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Ideal para:

El Camino de Santiago está bastante concurrido en muchos tramos. Sin embargo, hay una alternativa para peregrinos que anhelan la tranquilidad: Caravaca de la Cruz (España). Junto con Jerusalén, Santo Toribio de Liébana, Roma y Santiago de Compostela, esta pequeña ciudad medieval en la región mediterránea de Murcia es uno de los cinco santuarios católicos en el mundo que pueden celebrar un Año Santo.

No fue hasta 1998 cuando el papa Juan Pablo II otorgó a la localidad española el privilegio de proclamar cada siete años, a partir de 2003, un Año Santo. En 2017 le toca nuevamente. Los orígenes de Caravaca de la Cruz como destino de peregrinación se remontan al siglo XIII, cuando una astilla de la cruz de madera de Jesús llegó a la ciudad. La astilla había sido incorporada a un pectoral originario de Oriente, que fue robado en 1934 y nunca más apareció.

Sin embargo, como la veneración del Lignum Crucis, la auténtica cruz de Cristo, estaba tan profundamente arraigada en la población, el papa Pío XII nos envió en 1942 dos pequeñas astillas de la cruz de Jesús del Vaticano“, explica el sacerdote Emilio Andrés Sánchez Espín, rector de la Real Basílica de la Vera Cruz, donde actualmente se guarda la reliquia.

 

La reliquia se guarda actualmente en la Real Basílica de la Vera Cruz.

 

La noticia sobre la cruz con la importante astilla se propagó rápidamente en el siglo XIII. Pocos años después, los templarios ocuparon Caravaca para proteger la cruz de los enemigos musulmanes. Según la leyenda, con la cruz se podía curar a enfermos, lo que atraía a esta población no solo a multitudes de peregrinos.

Varias órdenes cristianas fundaron en los siglos XVI y XVII conventos en Caravaca. Gracias a ello, el centro histórico de la ciudad impresiona hasta el día de hoy con su magnífico conjunto de iglesias. La que destaca sobre todo es la iglesia renacentista de El Salvador. “La cruz de Caravaca es conocida en todo el mundo, especialmente en América Latina”, dice Gloria Gómez Sánchez, concejal de Turismo de la ciudad. “Sin embargo, poca gente sabe dónde se encuentra Caravaca“. Ella espera que esto cambie con la celebración de los Años Santos.

Para el Año Santo 2017, el Ayuntamiento de Caravaca pretende atraer a visitantes con conciertos, exposiciones, representaciones teatrales y fiestas populares gastronómicas. La mayoría de los turistas llegan en mayo para ver la Fiesta de los Caballos del Vino, que tiene una antigüedad de 600 años, y la Fiesta de Moros y Cristianos, durante la cual se recrean las batallas religiosas del pasado. Sin embargo, son solo algunos miles de auténticos peregrinos los que se desplazan a Caravaca. Aquí no hay afluencias masivas de peregrinos como en Santiago de Compostela.

Se dice que el papa Juan Pablo II incluso concedió a Caravaca el privilegio de celebrar el Año Santo “in perpetuum”. Esto quiere decir que también al margen del Año Santo el creyente recibe el perdón de todos sus pecados si va en peregrinación a la reliquia acompañado por al menos otras dos personas. A fin de hacer más atractiva a Caravaca como destino de peregrinación, se volverán a señalizar en los próximos años en la región de Murcia hasta nueve rutas diferentes para peregrinos. Estas rutas habían quedado en el olvido en los últimos siglos, también el Camino de la Vera Cruz, que tiene una longitud de 900 kilómetros.

 

En el convento de la Encarnación, en Mula, hay una espina de la corona de Jesús y otras reliquias.

 

Una parada obligatoria para todos los peregrinos y turistas es Mula. En el Convento de la Encarnación, las hermanas custodian, además de una astilla de la cruz de Jesús, una cuerda con la que Cristo fue atado a la cruz, así como una piedra del lugar de la crucifixión e incluso una espina de la corona de Jesús. Hasta hace poco, las hermanas exponían su tesoro solo una vez al año. Sin embargo, con motivo del Año Nuevo se logró persuadir a las monjas de que exhibieran las reliquias de forma permanente para los peregrinos que visitan Caracava. Quizás, también Mula sea incluida pronto en la lista de los santuarios más sagrados del mundo.

DATOS ÚTILES

Cómo llegar: En avión a Alicante y desde allí en coche de alquiler a Caravaca, un viaje de poco menos de dos horas. (www.turismocaravaca.org).

Peregrinación: Los turistas pueden obtener información sobre alojamientos, eventos organizados con motivo del Año Santo y rutas de peregrinación en la Oficina de Turismo de la región de Murcia (www.murciaturistica.es).

Deja un comentario