Esta isla neozelandesa es uno de los mejores lugares del mundo para ver el cielo

En Isla Gran Barrera, de 85 kilómetros cuadrados, hay muy poca contaminación luminosa porque la mayoría de los 950 habitantes no están conectados a una red eléctrica y no hay luces de tráfico, supermercados o cajeros automáticos.

Situada a 100 kilómetros al noreste de Auckland, la mayor ciudad neozelandesa, Isla Gran Barrera se ha convertido en la primera isla en ser declarada Santuario Internacional de Cielos Oscuros (Fotos: Oficina de Turismo de Nueva Zelanda) [ Ver fotogalería ]

Ficha

Ideal para:

Por Darío Silva D’Andrea (Perfil.com)

 

Isla Gran Barrera, la cuarta isla más grande de Nueva Zelanda, fue designada Santuario Internacional de Cielos Oscuros (“Dark Sky Sanctuary”), por lo que oficialmente se convirtió en uno de los mejores lugares del mundo para observar el cielo durante la noche. Situada a 100 kilómetros al noreste de Auckland, la mayor ciudad neozelandesa, es la primera isla declarada Santuario Internacional.

El estatus de santuario está reservado para los lugares más aislados y más oscuros del mundo, y el objetivo especial de esta designación es crear más consciencia sobre los sitios frágiles y promover su conservación a largo plazo“, explicó la presidenta del gobierno local, Izzy Fordham.

En la isla, de 85 kilómetros cuadrados, hay muy poca contaminación luminosa debido a que la mayoría de los 950 habitantes no están conectados a una red eléctrica y no hay luces de tráfico, supermercados o cajeros automáticos.

Los otros dos santuarios se encuentran en Estados Unidos y Chile. Con el objetivo de reflejar la necesidad de proteger los lugares más oscuros del mundo y donde las condiciones de los cielos oscuros han sido amenazadas, la Unión Astronómica Internacional (IAU) y la Asociación Internacional de Cielos Oscuros (IDA) crearon en 2015 los “Santuarios Internacionales de Cielos Oscuros”.

Citado por el diario Our Auckland, el alcalde de la capital neozelandesa, Phil Goff, dijo que la isla “es el hogar de una comunidad enfocada en proteger y preservar su impresionante belleza natural, lo que la convierte en el lugar ideal para recibir el estatus de Dark Sky Sanctuary“.

La Isla Gran Barrera es un lugar de belleza accidentada y naturaleza virgen, y es uno de los lugares más tranquilos y vírgenes de la región más amplia de Auckland“, dijo Goff. “Este estatus ayudará a proteger su oscuro cielo y dar aliento a la isla para avanzar una serie de iniciativas complementarias, incluyendo la promoción del uso de energía alternativa“. Las autoridades esperan que este nombramiento ayude al crecimiento de la llegada de turistas, fotógrafos, científicos y estudiantes.

Desde hace miles de años, la isla protege el golfo de las incansables olas del mar de leva del océano Pacífico, y se creó allí un paraíso para la navegación. Su costa oriental enfrenta al océano con acantilados altos y una larga línea de playas de olas blancas. La costa occidental ofrece puertos resguardados y bahías arenosas profundas y calmas.

La isla es un actualmente un destino popular para practicar buceo, pesca, surf, ciclismo de montaña, excursionismo, navegar en kayak y acampar, según informa la Oficina de Turismo de Nueva Zelanda. Tryphena es el mayor asentamiento en la isla y se ubica en la costa occidental. Tiene muchas playas pintorescas para toda la familia; allí, suelen verse delfines cerca de la orilla.

En la isla, se realizan distintos eventos todos los años, incluido el festival delicioso del mejillón “FitzRoy Mussel Fest”, en honor a los mejillones sabrosos que caracterizan al área. También tiene lugar el wharf2wharf, una carrera de la longitud de un maratón en la que los participantes recorren la isla caminando, corriendo o en bicicleta, y el recorrido por los jardines de la isla, donde se exhiben los jardines residenciales deslumbrantes de la isla.

Según el diario neozelandés Stuff la Isla Gran Barrera recibió el nombramiento de “Dark Sky Sanctuary” gracias al compromiso de su población por “la protección y preservación de la belleza natural”. “Gran parte de la Isla de la Gran Barrera está ‘fuera de la red’ y cerca de 950 residentes viven sin energía. No hay semáforos, supermercados o cajeros automáticos, lo que significa que hay poca contaminación lumínica. Muchos residentes funcionan sus hogares en energía solar y utilizan los quemadores de madera o las estufas para el calor“.

 

DATA. Se recomienda visitar Whangaparapara y Tryphena en el área occidental, y Claris en la oriental. Con 627 metros sobre el nivel del mar, el monte Hirakimata (monte Hobson) atrae al excursionista con la promesa de vistas de 360 grados. El camino de 90 kms. desde Auckland dura 3 horas en ferry rápido o 30 minutos en avión.

 

| Nota publicada el 5 de julio de 2017

Deja un comentario