Un viaje por historia de Canadá a través de sus legendarios ‘hoteles ferroviarios’

Aunque algunos hoteles fueron cerrados, muchos quedan en pie y son considerados todavía hoy como iconos de Canadá.

HANDOUT - La empresa Via Rail ofrece viajes por algunos tramos de la histórica ruta transcanadiense de la Canadian Pacific Railway. (Foto: Via Rail Canada) [ Ver fotogalería ]

Ficha

Ideal para:

Una mañana nublada de otoño en algún lugar de los vastos bosques de las Montañas Rocosas canadienses. En el suelo lodoso están parados varios hombres barbudos vestidos con trajes y sombreros de copa negros. Uno de ellos, el banquero Donald A. Smith, agarra el martillo e hinca el último clavo en la traviesa de madera. Listo. El ferrocarril transcontinental está terminado.

Después de difíciles labores de construcción, los trabajadores de la Canadian Pacific Railway terminaron en el Eagle Pass el enlace entre este y oeste y, de esta manera, completaron la unidad del país. Escribimos el año 1885. En Canadá casi no hay una escena histórica tan famosa como esa con el último clavo.

Roberto Garito cuenta el episodio con un fervor como si hubiese ocurrido ayer: “El último clavo fue la hora de nacimiento de nuestra nación ya que llevó a los colonos en el oeste al seno de la familia canadiense“.

Garito trabajo como guía en el “Banff Springs Hotel”. El hotel, en el parque nacional Banff, está situado a solo unos cientos de metros del lugar donde se hincó el último clavo y es considerado como el más famoso de varios hoteles ferroviarios con los que la Canadian Pacific Railway quería atraer al país, después de terminar el ferrocarril transcanadiense, a nuevos colonos y turistas.

Las excursiones guiadas de Garito tienen mucha demanda ya que Canadá celebra este año el 150 aniversario de su fundación, y los legendarios hoteles ferroviarios, como el “Banff Springs”, encarnan la historia del país como pocos monumentos.

Los gerentes de la compañía de ferrocarriles mandaron construir más de una docena de chalets, resorts u hoteles entre el Atlántico y el Pacífico para hacer realidad la visión de una nación que se extiende de costa a costa. Algunos hoteles fueron cerrados pero muchos quedan en pie y son considerados todavía hoy como iconos de Canadá.

En la ciudad de Québec, en el este de Canadá, los primeros pasajeros transcanadienses facturaron su equipaje en el majestuoso “Chateau Frontenac” antes de iniciar su viaje de 5.500 kilómetros en tren a través del continente. El hotel, inaugurado en 1893, se alza hasta el día de hoy como una fortaleza sobre el centro histórico de Québec, declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco.

Los empleados del hotel se vanaglorian de los muchosos huéspedes prominentes que se alojaron aquí. “Aquí está lleno de vips”, dice el guía turístico David Mendel. En 1943, Winston Churchill y Franklin D. Roosevelt coordinaron bajo el icónico techo verde del hotel sus estrategias en la Segunda Guerra Mundial.

Aquí pernoctaron alguna vez Alfred Hitchcock y Paul McCartney. Después de un viaje de cuatro días en los vagones salón revestidos de madera de la Canadian Pacific Railway, los pasajeros terminan llegando vía Toronto, Winnipeg y Calgary al otro lado del continente, en el Pacífico. Actualmente, la sociedad Via Rail opera con su tren “The Canadian” el trayecto hasta Vancouver, si bien por una ruta que discurre más hacia el norte, por Edmonton y Jasper.

Una vez llegados a Vancouver, los pasajeros solían ser recibidos por hombres como David Reid, quien trabaja como conserje en el “Hotel Vancouver”, el hotel más antiguo de la Canadian Pacific Railway en Canadá. El hotel se inauguró en 1887 y, después de varias mudanzas, hoy aloja a sus huéspedes en el centro de la ciudad, frente a la Vancouver Art Gallery.

“El ‘Hotel Vancouver’ es tan consustancial a la identidad de la ciudad como Chinatown o Stanley Park y contribuyó al ascenso de Vancouver”, explica Reid mientras sirve a los huéspedes té recién hecho en el restaurante del hotel, “Notch 8”. Aquí se sirve un clásico de los viajes en tren del pasado: un té británico de la tarde con Earl Grey, scones y exquisitos sandwiches.

 

DATA

Via Rail

Esta empresa ofrece viajes por algunos tramos de la histórica ruta transcanadiense de la Canadian Pacific Railway. El tren “The Canadian” comunica Toronto con Vancouver y circula dos veces a la semana en invierno y tres veces a la semana en verano. El viaje dura casi cuatro días (www.viarail.ca).

Fairmont Hotel & Resorts

Con motivo del 150 aniversario de la fundación de Canadá, los aficionados a los ferrocarriles pueden reservar con el “Canadian” habitaciones para pernoctar en antiguos hoteles ferroviarios (www.fairmont.com/americas/canadian-railway-adventure).

Banff Springs Hotel: Todos los días se organizan a las 13:00 horas visitas guiadas por los salones históricos del “Banff Springs”, que son gratis para los huéspedes del hotel. El punto de encuentro es el Heritage Hall.

Chateau Frontenac: La empresa Cicerone Tours ofrece en verano varias veces al día visitas guiadas históricas por el hotel en inglés o francés. Las visitas duran una hora y cuestan 17,40 dólares canadienses (unos 11,70 euros o 13,15 dólares estadounidenses) por persona. El punto de encuentro es la terraza Dufferin, frente al hotel. (www.cicerone.ca/en/guided-tours/overview/).

Hotel Vancouver: En este hotel, el restaurante “Notch 8” recuerda a la época de los grandes viajes en tren. Actualmente ofrece sobre todo especialidades de la costa noroeste (www.notch8-dining.com/).

Deja un comentario