Consejos útiles para hacer un viaje sin miedo a los robos

A la mayoría de los visitantes les encanta el ruido y el movimiento de destinos turísticos más famosos. Pero a los carteristas también. Qué hacer para evitar robos y cómo enfrentarlos.

El plano de la ciudad es mejor estudiarlo en un café, y no en plena calle con claras muestras de desorientación. (PIXABAY) [ Ver fotogalería ]

Ficha

| Nota publicada el 1 de octubre de 2017

A la mayoría de los turistas les encanta el bullicio que ofrecen los principales destinos del mundo. Pero hay una mala noticias: a los carteristas también les gusta. Los puentes de Venecia, las piazzas de Roma, el mercado de Barcelona, el Obelisco de Buenos Aires y numerosos monumentos, íconos o barrios turísticos son los puntos clave para el desarrollo de la delincuencia contra los turistas.  Los ladrones aprovechan el ir y venir de los turistas en las zonas más famosas y transitadas de las ciudades para robar teléfonos celulares, cámaras fotográficas, billeteras o carteras. Para evitar caer en garras de la delincuencia, los turistas tienen que seguir un par de reglas sencillas.

Las autoridades aconsejan, ante nada, que los pasaportes y documentos sean guardados en la caja fuerte del hotel y que, al salir del lugar, los turistas lleven solamente lo indispensable. El dinero, los celulares y las tarjetas de crédito jamás deben llevarse en el bolsillo trasero de un pantalón, sino en el bolsillo interior. Los turistas deberían llevar las mochilas y los bolsos de mano siempre cerrados en el pecho, ya sea paseando por una plaza céntrica, un museo famoso o incluso estaciones ferroviarias y aeropuertos.

PIXABAY

En los bares y los restaurantes, los turistas jamás deben colgar sus bolsos en el respaldo de la silla, sino ponerlos en su regazo. En la playa, siempre hay que mantener las cosas vigiladas y para sacar dinero lo mejor es hacerlo en el cajero automático ubicado en el interior del banco. El plano de la ciudad es mejor estudiarlo en un café, y no en plena calle con claras muestras de desorientación. Las principales ciudades del mundo, incluida Buenos Aires, tienen stands oficiales donde ofrecen asesoramiento a los turistas.

Se recomienda tener especial precaución sobre todo en las aglomeraciones de personas. La mayoría de las ciudades turísticas poseen áreas muy concurridas, y son raras las veces que ocurren asaltos con uso de violencia contra los turistas. Sin embargo, jamás hay que bajar la guardia, especialmente cuando se pasea por lugares donde no hay multitudes. Los ladrones siempre inventan nuevos trucos para quitarles el dinero o los celulares a los turistas y una tendencia creciente entre ellos consiste en hacerse pasar por un turista más, alternar con turistas, consultarlos, ser amistosos y, finalmente, engañarlos.

Un último consejo: Siga estas pequeñas normas de seguridad y disfrutará el viaje al máximo.

Deja un comentario