TENDENCIAS

Por un poco más de dinero, el safari puede ser una experiencia de lujo

Son cada vez más los viajeros que buscan una experiencia en el desierto con las comodidades de una estadía de lujo. Un hotel en el Serengeti ofrece, por ejemplo, una piscina infinita para cada habitación.

PIXABAY [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

| Nota publicada el 18 de octubre de 2017

 

Cuando uno escucha la palabra “safari”, generalmente piensa en una expedición el salvaje africano en el que la incomodidad física es el precio por la oportunidad de observar la vida silvestre. Pero son cada vez más los viajeros que buscan una experiencia en el desierto con las comodidades de una estadía de lujo, que incluyen refugios aislados, cenas elegantes y camas cubiertas con dosel bajo un cielo estrellado.

Los safaris ‘deluxe’ son la última tendencia y hay cada vez más operadores turísticos que ofrecen este tipo de viaje. Jens Frenzel, de la Oficina de Turismo de Botswana, dice que ahora hay una “amplia gama de productos”, de parte de muchos pequeños operadores que han surgido en los últimos años. Campamentos de lujo y cabañas de madera con terrazas ubicadas en un bosque aislado están entre las ofertas, al igual que villas completas para alquilar.

PIXABAY

Pero, ¿qué es “lujo” en realidad?Hay tres componentes principales“, dice Boehnke. “Por un lado, los viajeros quieren algo tan personalizado como sea posible. Esto está en contraste con los safaris habituales, en los que las personas se juntan en un grupo y toman una ruta firmemente fija“.

Un safari hecho a medida cubre todo: desde la llegada y la partida, hasta cómo se pasa el tiempo en la sabana africana. Guardabosques privados o guías están allí para cumplir con los pedidos especiales, como una excursión extra para tratar de ver un leopardo escurridizo o para ver el sol descender desde la cima de una duna de arena.

PIXABAY

En segundo lugar, están los alojamientos. Incluso lejos de las rutas y redes de electricidad o internet en lo que, sin embargo, hay casi todo tipo de comodidades: alfombras orientales, bibliotecas, salas de fitness y campos de golf, por no mencionar tratamientos de spa y clases de tiro con arco, todo en medio de la sabana africana. Un hotel de lujo en el Serengeti ofrece, por ejemplo, una piscina infinita para cada habitación.

Finalmente, además de los alojamientos, la ubicación también es de importancia decisiva. Muchos campamentos se encuentran en lugares estratégicamente favorables para la observación de animales, en algunos casos en medio de una reserva natural, donde otros viajeros pueden no tener acceso. “Hoy en día no se trata principalmente de una canilla de agua chapada en oro, sino más bien de la experiencia especial durante un viaje“, dijo Boehnke. “Por ejemplo, poder ver animales desde la propia terraza privada“.

PIXABAY

Lucy López, vocera de “Wilderness Safaris”, uno de los operadores más grandes en el segmento de viajes de lujo en África, dice que “aislamiento, comodidad y privacidad” son lo que los viajeros quieren en sus alojamientos nocturnos. En algunos campamentos, por ejemplo, puede haber solo tres o cuatro unidades de alojamiento y, por lo tanto, muy pocas personas con las que compartir las experiencias. De esta forma, uno se libra de la situación de los jeeps llenos de turistas.

La demanda en el segmento de lujo se está alejando de la observación pura en un entorno de lujo y hacia una mayor participación y el deseo de devolver algo“, dice López. Como resultado, la interacción cultural con los grupos locales es cada vez más parte del programa. Todo esto tiene su precio, por supuesto.Todo está allí, desde 3.000 euros (3.350 dólares) hasta 30.000 euros por persona“, dice Boehnke.

Deja un comentario