CRISIS POLÍTICA

Desempleo y graves pérdidas en mercado turístico de Nicaragua

El país proyectaba recibir 2 millones de extranjeros, pero la gravísima crisis política lo echó todo a perder. El “es prácticamente inexistente en este momento”, lamentó un funcionario.

PIXABAY [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Nota publicada el 24/09/2018


Miles de empleos perdidos, negocios en crisis, un descenso severo del turismo internacional, pérdidas millonarias y un retroceso de tres años reportó la industria turística de Nicaragua, que demandó al Gobierno una salida negociada al conflicto político como requisito para la recuperación del sector.

El turismo, el rubro más golpeado por la estampida de visitantes tras el estallido en abril de las protestas antigubernamentales, perderá este año unos 500 millones de dólares y estará lejos de alcanzar los 840 millones percibidos en 2017 y los proyectados 1.000 millones para 2018, dijo este jueves la Cámara Nacional de Turismo (Canatur).

A cinco meses de iniciada la peor crisis política del país, el sector sufre la pérdida de 60.840 puestos de trabajo -la mitad de su fuerza laboral-, mientras unos 16.000 colaboradores se encuentran en el limbo tras “negociar” con los empresarios sus empleos, afirmó Lucy Valenti, presidenta de Canatur.

Esto es debido a que un 87 por ciento de alojamientos, restaurantes, bares y tour operadores “quedó en sobrevivencia” como consecuencia de un descenso del 63 por ciento del arribo de turistas internacionales procedentes en su mayoría de Estados Unidos, Canadá y España,.

Valenti señaló que en 2018 proyectaban recibir unos 2 millones de extranjeros, pero ahora “solo están llegando personas por negocio, no es el turismo vacacional que pasa más tiempo y gasta más“. Ese tipo de turista “es prácticamente inexistente en este momento“, lamentó.

Como solución a la crisis la titular de Canatur señaló como “determinante” la “recuperación del clima de seguridad, más gobernanza y menos acciones de opresión y de violencia” por parte del Gobierno, al que sugirió retomar el diálogo nacional suspendido. A esto debería seguir una campaña millonaria post-crisis para recuperar la imagen que Nicaragua se había forjado en los últimos 28 años.

El país vive desde el 18 de abril su peor crisis política en las últimas décadas, que ha cobrado la vida de 481 personas, en su mayoría jóvenes manifestantes, por la acción policial y paramilitar, según ONG de derechos humanos. El Gobierno reconoce 198 decesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *