TENDENCIAS

Los riesgos de viajar por regiones en crisis

Los viajes a países en guerra, crisis políticas, extremistas o dominados por la delincuencia no son recomendados, pero son posibles. No se trata de que uno arriesgue su vida, sino que lo que atrae es la aventura y el encanto de lo desconocido.

CHAD. Viajar por este país "implica grandes riesgos", ya que existe el peligro de asaltos y secuestros. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Nota publicada el 27/09/2018


El canadiense Stephen Gollan viajó el pasado invierno durante cinco semanas por Yemen, en medio de la guerra. No como turista sino como mochilero experimentado, tal como escribe en su blog unchartedbackpacker.com“Yemen aún no está preparado para el turismo, dice. No está solo con esta apreciación. Muchos Gobiernos en Europa advierten a sus ciudadanos sobre los riesgos de una visita al convulso país árabe. El bloguero usó para su viaje los servicios de la agencia de turismo yemení Cameleers Tours. El suyo es un caso extremo pero no una excepción.

Algunos turistas viajan a Afganistán o al este de la República Democrática del Congo en vez de ir a Creta, por ejemplo. También en países catalogados como regiones en guerra hay excursiones guiadas. No se trata de que uno arriesgue su vida, sino que lo que atrae es la aventura y el encanto de lo desconocido. El touroperador británico Hinterland Travel lleva más de 40 años organizando viajes a Irak, Afganistán y Pakistán. En Irak espera al turista la hospitalidad abierta del mundo árabe, escribe la empresa. Por su parte, el touroperador Somaliland Travel ofrece viajes culturales a Somalilandia, una región autónoma que pertenece a Somalia, un país en guerra en el Cuerno de África.

Tales viajes no son un juego con el riesgo. Se trata de vivir las últimas experiencias no turísticas“, explica Markus Walter, director del touroperador alemán Diamir Erlebnisreisen. Es posible que en 20 años ya no exista esa posibilidad, asegura. “Nuestro mundo está cambiando muy rápidamente. A los turistas les enseñan cosas que ya no son auténticas. Nosotros queremos ofrecer una experiencia que no haya sido puesta en escena“. Por ejemplo, Diamir ofrece desde hace 18 años viajes a Pakistán: “Funciona de forma excelente”, dice Walter. “Allí viajamos sin problemas de seguridad y nunca tenemos una mala sensación. Evitamos las regiones adonde uno no debería viajar”, señala.

En el programa de Diamir figura también el este de la República Democrática del Congo: “Podemos justificar muy bien lo que hacemos allí. La logística siempre debe ser de tal forma que no exista un riesgo excesivo”. Diamir también ofrece viajes al Chad, en el Sáhara. Según el Ministerio alemán de Relaciones Exteriores, viajar por este país “implica grandes riesgos”, ya que existe el peligro de asaltos y secuestros.

¿Cómo justificar los viajes a tales regiones?

Uno necesita socios confiables a nivel local. Eso es lo esencial“, dice Walter. “Uno necesita saber orientarse perfectamente bien en esos países. Nosotros trabajamos con arqueólogos, biólogos y otros investigadores que están muy bien comunicados localmente“. Este es un factor muy importante para la seguridad, subraya. “Probablemente, el guía turístico conozca por su nombre a cada miembro de un consejo de ancianos. Estas personas se sienten responsables por nosotros. En caso de emergencia nos dan un aviso y podemos reprogramar el viaje“. En los viajes de este tipo a veces es inevitable cambiar de planes, explica Walter.

Desde el punto de vista de este touroperador, esto es algo que hace especialmente atractivas tales excursiones. “Hoy en día, uno puede planear online hasta el detalle más mínimo de cualquier viaje. Esto se ha convertido en algo común y corriente”. En países como el Congo o el Chad uno todavía puede vivir auténticas aventuras. Sin embargo, esos viajes de aventura no están totalmente exentos de riesgo: Muchas veces pasa lo siguiente: una región está considerada como relativamente segura hasta que finalmente ocurra algo.

Desde el punto de vista jurídico, se trata de viajes que uno realiza bajo su propio riesgo. “Cuando un touroperador explica claramente que se trata de una región en crisis y que, por tanto, hay peligros, ese touroperador ya no es jurídicamente responsable”, explica el jurista Paul Degott. Ese touroperador no puede decir que el viaje no implique un riesgo de seguridad ¿Y qué hacer cuándo pasa algo? Generalmente, el viajero tiene derecho a solicitar ayuda consular. En el caso de un secuestro, por ejemplo, la embajada y el consulado pueden intervenir para lograr la liberación de la víctima. Eso sí: el propio viajero tiene que pagar las medidas adoptadas para su liberación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *