Identifican falla sísmica que dañó al Coliseo Romano en el siglo V

(07/03/2019) El sistema de fallas de Monte Vettore, en el centro de Italia, que se activó en 2016, fue responsable del terremoto que dañó muchos monumentos de la época romana en el siglo V, incluido el Coliseo de Roma. Así …

Foto: Pixabay [ Ver fotogalería ]

Ficha

(07/03/2019) El sistema de fallas de Monte Vettore, en el centro de Italia, que se activó en 2016, fue responsable del terremoto que dañó muchos monumentos de la época romana en el siglo V, incluido el Coliseo de Roma. Así lo indica un estudio italiano publicado en la revista Tectonics, según el cual esta falla genera terremotos destructivos a intervalos de entre 1.500 y 2.100 años aproximadamente. La investigación fue dirigida por Paolo Galli, un sismólogo del Departamento Nacional de Protección Civil y el Instituto de Geología Ambiental y Geoingeniería del Consejo Nacional de Investigación (Igag-Cnr), informó la agencia italiana Ansa.

En el área del centro de Italia azotada por los terremotos de agosto y octubre de 2016, los investigadores excavaron zanjas en las grietas superficiales y las deformaciones generadas por los terremotos y, al estudiar las características geológicas de la roca, reconstruyeron los terremotos generados en el pasado. “Sabíamos en el pasado que la falla había provocado fuertes terremotos, pero no estaba asociada con terremotos que ocurrieron en tiempos históricos, es decir, registrados en los registros o en fuentes históricas”, dijo Edoardo Peronace de Igag-Cnr.

Los investigadores identificaron las “cicatrices” dejadas por deformaciones previas del terreno y demostraron que el mismo sistema de fallas generó en el pasado al menos seis terremotos destructivos. El penúltimo fue el ocurrido en 443 dC, que dejó su huella en el daño producido a las iglesias cristianas primitivas y monumentos de la época, en primer lugar, el famoso Coliseo, el más emblemático de Roma. El resultado de la investigación revela que también otras fallas silenciosas podrían ser una amenaza: por esta razón, deben estudiarse y considerarse con el fin de mitigar el riesgo sísmico.

El Coliseo es el mejor testigo del antiguo esplendor del Imperio romano. Inaugurado en el año 75 por Vespasiano y “operativo” hasta el año 404 fue la arena de los juegos: los combates, los crueles sacrificios de hombres y animales ofrecidos como el más divertido de los espectáculos a las 45.000 personas que podía acoger su aforo. Mide 22.000 metros cuadrados. Dicen los que cuidan del Coliseo por la noche, que no es extraño oír en el silencio de Roma algún que otro rugido, asociado en la lógica a las bestias que, durante el Imperio de Augusto, Calígula o Nerón, sirvieron como espectáculo en el circo romano, e incluso algún que otro choque de espadas, empuñadas por gladiadores fantasmas.

D.S.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *