¿Cuál es la huella de carbono que dejamos al viajar?

Lo que genera mayores emisiones, por mucho, es el transporte: el medio de locomoción más ecológico es el tren, mientras que el avión es el más dañino.

Foto: Pixabay [ Ver fotogalería ]

Ficha

Por Philipp Laage

La activista Greta Thunberg dio un mensaje muy claro: se debe hacer algo contra el cambio climático. No mañana. Ahora. Y es algo que está estrechamente vinculado a las vacaciones, porque cuando se viaja, aunque uno no lo sepa, también se está generando gran cantidad de gases de efecto invernadero. Desde que estallaron las protestas de “Fridays for future” muchos se preguntan qué pueden hacer para contribuir a cuidar el medio ambiente. Las personas que antes viajaban sin pensarlo dos veces ahora se preguntan: ¿acaso eso también está mal?

Si se ven las estadísticas, este siglo la temperatura global debería aumentar como máximo 1,5 grados para evitar una catástrofe, tal como dicen los expertos del IPCC. Para lograrlo es fundamental reducir las emisiones de dióxido de carbono, CO2, y de otros gases de efecto invernadero. Si se analizan los viajes, no se puede calcular hasta la última coma lo que se emite, pero sí se puede hacer un promedio de lo que se genera a través del transporte, el hotel y las actividades que se hacen en el lugar que se visita. Lo que genera mayores emisiones, por mucho, es el transporte.

El medio de locomoción más ecológico es el tren, mientras que el avión es el más dañino, explica Michael Müller-Gönert del Club de Transporte Ecológico de Alemania VCD. “De ser posible, los veraneantes deberían viajar en tren”, señala. En Alemania la red de ferrocarriles incluso ofrece en su web un “chequeo ecológico” para el tramo que uno precisa. Por ejemplo, si se tiene planeado viajar desde Berlín hasta Praga, se emitirán 8,3 kilos de CO2. En coche, 54,8 kilos y en avión, 107,9 kilos. Para lograr estas cifras se toman promedios generales.

Quienes parten de vacaciones en coche pueden medir sus emisiones con bastante precisión. La combustión de un litro de gasolina equivale a la emisión de 2,34 kilos de CO2, según datos de la VCD. En promedio un coche de pasajeros normal emite 140 gramos de CO2 por pasajero por kilómetro (pkm). Un tren de larga distancia emite entre 30 y 40 gramos para el mismo trayecto. En la escala de medios de transporte, el avión es el medio más perjudicial para el medio ambiente, ya que emite, en promedio, 201 gramos por pasajero por kilómetro.

“El CO2 es directamente proporcional al consumo de combustible”, explica Dietrich Brockhagen de Atmosfair, una organización que cuenta con una base de datos de todos los aviones a nivel global y de cómo se utilizan. El consumo de combustible está ligado además a la carga y a la cantidad de asientos de cada aeronave. El perfil de aviación también es decisivo, ya que “el mismo avión puede consumir por persona por kilómetro el doble de combustible de aviación en un tramo corto que en un tramo medio”, explica el físico.

Atmosfair multiplica la emisión de CO2 por el factor tres debido a que contempla todo el resto de sustancias que impactan en el clima. Si se habla del impacto de los viajes en avión, el cálculo de Atmosfair incluye el efecto de calentamiento del CO2 y el resto de las sustancias, trasladadas a CO2. Además se contemplan otros efectos. Si bien una persona, como veraneante, no tiene que estar al tanto de todas las variables a tener en cuenta, puede recurrir a la web de Atmosfair o a otras páginas de cálculos de efectos climáticos que existen en la red y con pocos clicks sabrá cuál es la huella de CO2 que deja con sus recorridos.

Un ejemplo teórico: Si se viaja en economy desde Berlín hasta Nueva York, idea y vuelta, en un Boeing 747-400 se genera por pasajero una emisión de dióxido de carbono (y otras sustancias nocivas) de 2,722 toneladas, a las que se suman las emisiones vinculadas a la estadía en un hotel o al coche arrendado. Hacer estos cálculos es sumamente ilustrativo, sobre todo cuando se trata del transporte. Este simple ejemplo de Nueva York muestra que un breve viaje a la Big Apple ya está por encima de lo que se debería emitir de CO2 en un año. ¿Y entonces…? “Las conclusiones las puede sacar cada uno”, sostiene Brockhagen.

(*) DPA. Publicado el 7 de agosto de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *