BLOOMBERG

Este es el puerto de Virgin Galactic para turistas espaciales en EEUU

Champaña, caviar y atún estarán en el menú para los astronautas en entrenamiento cuando lleguen a la nueva casa de la compañía en los matorrales del desierto del sur de Nuevo México.

Virgin Galactic Spaceport | Foto: Justin Bachman/Bloomberg [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Por Justin Bachman

Champaña, caviar y atún estarán en el menú para los astronautas de Virgin Galactic en entrenamiento cuando lleguen a la nueva casa de la compañía en los matorrales del desierto del sur de Nuevo México (Estados Unidos). Mientras contemplan las montañas al este de la estructura de otro mundo, un maestro de las artes del espresso actuará desde una isla barista, con múltiples formas de productos lácteos y alternativas a la leche, incluida la leche de avena, por supuesto.

En cuanto a cuándo comenzarán los vuelos reales, nadie dice todavía. Los ejecutivos de Virgin Galactic ofrecieron a los periodistas una visita a su nueva y elegante sede y centro de atención al cliente esta semana en Spaceport America, y declararon que la instalación está “operativamente lista” para el turismo espacial. Después de 15 años de lucha, incluyendo las consecuencias de un accidente fatal y un posterior rediseño de sus naves espaciales, los funcionarios de la compañía fueron exuberantes.

“El problema con la historia es que no se comprende [realmente] mientras está sucediendo, pero aquí estamos y está sucediendo, el lanzamiento de vuelos espaciales comerciales”, dijo George Whitesides, director ejecutivo de Virgin Galactic el jueves en el puerto espacial. La empresa declinó decir cuándo comenzarán los vuelos de los clientes, tras años de pronósticos fallidos del fundador de Virgin Group, Richard Branson, quien dijo que estará entre los primeros en volar. Virgin completó dos vuelos de prueba al espacio desde diciembre, con planeamiento adicional y vuelos propulsados desde la nueva base operativa.

El complejo espacial de US$200 millones fue diseñado por los arquitectos británicos Foster + Partners; el exterior se terminó hace varios años, y el interior permaneció incompleto hasta hace poco. El diseño interior refleja la marca Virgin y el enfoque personal de Branson hacia la industria, dijeron los ejecutivos. Los tonos tierra y las telas cálidas en la planta baja (apodada Gaia) dan paso a una “sensación clínica y más ligera” en la segunda (llamada Cirrus), explicó Jeremy Brown, el diseñador arquitectónico líder de la compañía.

La segunda planta tiene espacios de trabajo para empleados, mayormente para comidas y socialización, así como para el control de la misión. Un tercer piso, el “salón de astronautas”, se completará a principios del próximo año. Parte de los deberes del día de vuelo de la misión, explicó el presidente Michael Moses, será “notificar a alguien sobre cuándo enfriar la champaña para la fiesta después del vuelo”.

Antes de que broten burbujas, los clientes tendrán tres días de entrenamiento para prepararse para las fuerzas G y aprender a moverse en microgravedad. Los lanzamientos se realizarán en la mañana del cuarto día.

Ni siquiera los astronautas pueden escapar a los rigores de un viaje cotidiano por tierra. El puerto espacial se encuentra a unos 88 kilómetros al noreste de Las Cruces, Nuevo México, donde los clientes se alojarán en el lujoso Hotel Encanto de Las Cruces. Virgin está explorando formas de atraer a un nuevo complejo de lujo cerca del puerto espacial, dijo Stephen Attenborough, director comercial de Virgin Galactic. Es posible que cualquier nuevo complejo para el puerto espacial tenga la marca Virgin Limited Edition, la unidad de Virgin que opera siete resorts de lujo, incluyendo Necker Island de 30 hectáreas en el Caribe, donde Branson pasa gran parte de su tiempo.

Un poco más de 600 personas de 60 países han pagado US$250.000 por viajes de 90 minutos al espacio. Para mantener la lista de espera razonable, Virgin ha dejado de tomar reservas hasta que comiencen los vuelos comerciales. A medida que la flota de Virgin crezca, también crecerán su cuadro de pilotos y su programa de vuelo. La nave espacial no partirá a diario, pero “ciertamente con mucha frecuencia”, dijo Attenborough.

Por ahora, Virgin sigue centrada en terminar los preparativos finales de vuelo. El aeronave VMS Eve se trasladó de California a Nuevo México el 12 de agosto y ha comenzado vuelos de preparación. Las pruebas incluyen comunicaciones y maniobras de control de tráfico aéreo que simulan cómo dejará caer la nave unida VSS Unity a casi 50.000 pies. A diferencia de los vuelos previos de Virgin en el espacio aéreo militar sobre el desierto de Mojave, los vuelos de Nuevo México operarán en parte por encima del tráfico aéreo comercial, lo que requiere una mayor coordinación del espacio aéreo con los controladores de la Administración Federal de Aviación.

Los trabajadores humanos también están en movimiento. La fuerza laboral trasladada de Virgin Galactic, principalmente desde California, es de aproximadamente 90 personas con 50 a 60 adicionales aún por venir. Su llegada representa una resurrección de la inversión de US$200 millones en Nuevo México, la cual ha cosechado muchas burlas. Cada revés –como el accidente fatal de una nave espacial Virgin Galactic en 2014 o la decisión de SpaceX de no usar el sitio– señalaba el probable fracaso de la aventura en el desierto. El progreso de Virgin Galactic se convirtió en parte integral del desarrollo económico del estado, dijo el vicegobernador de Nuevo México, Howie Morales, quien participó en el evento el jueves. “Nuevo México apunta a las estrellas”, dijo Morales en Twitter.

(*) Bloomberg. Publicado el 19 de agosto de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *