Abejas contra el cambio climático en las terrazas de Londres

Por Flavia Tomaello La historia comenzó cuando Dale Gibson se dio cuenta de que el techo de su almacén de azúcar victoriano sería un lugar perfecto para mantener a las abejas en el corazón de Londres.

FOTO: AT LONDON BRIDGE [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: , ,

La historia comenzó cuando Dale Gibson se dio cuenta de que el techo de su almacén de azúcar victoriano sería un lugar perfecto para mantener a las abejas en el corazón de Londres. Rodeada de parques y jardines en la azotea, Bermondsey Street ofrece un entorno sorprendentemente verde. Después de completar el entrenamiento de apicultor, instaló las primeras colmenas en 2007, comenzando un viaje fascinante hacia lo que se convirtió en una pasión por el bienestar de las abejas y la producción de miel cruda.

Como apicultores responsables, juega un papel activo en la plantación de nuevos forrajes. Con el espacio abierto de Londres en constante disminución, la plantación apta para las abejas es una de las prioridades de los espacios verdes existentes. Bermondsey Street Bees promueve esto enérgicamente, trabajando con el gobierno local, las empresas y los grupos comunitarios para patrocinar, mantener y educar sobre iniciativas de plantación sostenible mejorando los entornos urbanos para las personas y las abejas por igual.

«Nuestra miel en la azotea de Bermondsey Street – dice- se ha convertido en una micromarca icónica. Ser juzgado comoLa mejor miel de Londres tanto en el National Honey Shows de 2017 como en el de 2011 ha sido un gran respaldo al cuidado que prestamos a nuestras abejas y a nuestra miel artesanal cruda y sin procesar. También hemos ganado muchos otros premios, pero probablemente nuestro momento más orgulloso haya sido los Great Taste Awards 2016, en los que fuimos nombrados ‘Pequeño Productor Artesano del Año’, después de nuestro Three Star Great Taste Award y figurar en el Top 50 de alimentos del Reino Unido».

Junto con su propia producción de miel, sus etiquetas ‘Metro’ y ‘Union’ permiten seleccionar mieles de edición limitada de otros apicultores artesanos ingleses que comparten su filosofía. También mantienen abejas y producen miel para varias empresas visionarias que entienden el frágil ecosistema en el que existen las abejas y apoyan activamente una agenda de sostenibilidad. Sarah Wyndham Lewis trabaja codo a codo con el proyecto como sommelier.  Ella indica que «siempre se piensa que las abejas son criaturas del campo, pero la realidad de la agricultura moderna (cultivos monoculturales, insecticidas y fertilizantes, pérdida del paisaje natural) ha dificultado la prosperidad de las abejas en muchas áreas rurales. Londres, por otro lado, como muchas ciudades, tiene una gran cantidad de espacios verdes y plantas forrajeras nativas y no nativas que pueden dar a las abejas las fuentes muy variadas de forraje que necesitan para una buena salud.

– ¿Qué efecto produce la existencia de colmenas en las ciudades?

– Hay varios beneficios positivos: la existencia de miel local, las abejas para polinizar los cultivos alimentarios cultivados en jardines urbanos y, muy crucialmente, la polinización de los árboles y arbustos fructíferos que alimentan a muchas más especies; desde insectos y pájaros hasta mamíferos. Entonces, en las ciudades, como en el campo, las abejas de muchas especies sustentan la biodiversidad. Hay un último elemento para mencionar, que para los habitantes de la ciudad, la conexión con la naturaleza obtenida al ver a los polinizadores en el trabajo es muy poderosa y de apoyo. Sin embargo, debo mencionar que en Londres ha surgido un nuevo problema muy específico. Mantener las colmenas se ha convertido en un pasatiempo tan de moda que Londres ahora tiene la mayor densidad de colmenas en cualquier lugar de Europa (lo que casi con seguridad significa en cualquier parte del mundo). Esta densidad de abejas debe compararse con el hecho de que el espacio verde disponible se está reduciendo debido a se están construyendo nuevas casas, se están cubriendo jardines y se están ‘domesticando’ otras áreas silvestres Entonces, por un lado, tiene una población de abejas en constante aumento y, por otro, tiene cada vez menos forraje disponible para alimentarlos. Es por eso que en Bermondsey Street Bees constantemente plantamos nuevas áreas de alimentación para nuestras abejas, concentrándonos en árboles y arbustos que serán productivos durante décadas.

(*) Siga a la autora en su blog https://flaviatomaello.blog/, y en Instagram @flavia.tomaello

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + seis =