BLOOMBERG

Los nuevos hoteles Orient Express prometen ser un “viaje en el tiempo”

Por Claire Ballentine Aunque la línea ferroviaria ha tomado su viaje de despedida, una nueva línea de hoteles garantiza que usted todavía pueda disfrutar de la opulencia de los carruajes legendarios, sin el riesgo de mareos.

El hotel Bangkok Orient Express se ubicará en el rascacielos de 78 pisos King Power Mahanakhon, famoso por su fachada pixelada tipo Lego. FOTO: BLOOMBERG [ Ver fotogalería ]

Ficha

Publicado el 30 de septiembre de 2019

Hace más de 130 años, el Expreso de Oriente redefinió los viajes en tren de lujo y dejó una marca indeleble en la cultura popular. Aunque la línea ferroviaria ha tomado su viaje de despedida, una nueva línea de hoteles garantiza que usted todavía pueda disfrutar de la opulencia de los carruajes legendarios, sin el riesgo de mareos. Accor SA, operando como AccorHotels, está relanzando una lista de hoteles con el nombre de Orient Express. El primero se abrirá en Bangkok el próximo verano, con un total de 10 propiedades para 2030.

“Si logramos compartir la historia, los huéspedes se sentirán parte del mito del Expreso de Oriente”, asegura Guillaume de Saint Lager, director ejecutivo de Orient Express Hotels. El hotel Bangkok Orient Express se ubicará en el rascacielos de 78 pisos King Power Mahanakhon, famoso por su fachada pixelada tipo Lego. Aunque el Expreso de Oriente nunca viajó a Bangkok, el diseñador de interiores Tristan Auer busca llevar su aura histórica a la nueva ubicación, combinando estilos artísticos tailandeses y franceses. El hotel contará con 154 habitaciones, una piscina en la azotea con vistas a la bulliciosa ciudad, dos restaurantes, un spa y dos bares.

¿Qué hay en un nombre?

Esta no es la primera vez que se usa el nombre Orient Express para un alojamiento de lujo. Y la historia es tan retorcida como un cuento de Agatha Christie. El grupo ferroviario estatal de Francia SNCF es dueño de la marca Orient Express desde la década de 1970. Anteriormente, permitió que el grupo hotelero británico Orient-Express Hotels, establecido en 1976, usara el nombre para su cartera de 45 hoteles de lujo, junto con seis trenes de lujo, tres cruceros fluviales y un restaurante.

En 2014, Orient-Express Hotels anunció que renombraría su cartera como Belmond Ltd. y ahora es parte de LVMH. Al dar por terminado su acuerdo de licencia, Ralph Aruzza, director de ventas y marketing de Orient-Express Hotels, dijo en ese momento que el cambio se produjo en parte porque los consumidores identificaron el nombre Orient Express con el icónico tren y no la cartera multifacética de la marca. Luego, en 2017, AccorHotels adquirió una participación de 50% en el nombre Orient Express, y SNCF indicó que desarrollaría su propia línea de hoteles bajo el nombre.

Una rica historia

Mucho más que las propiedades anteriores de Belmond, que eran lujosas pero no llegaron a conectar un tema, AccorHotels está tratando de aprovechar la mítica calidad del nombre infundiendo historias del tren original en su nueva cadena. La compañía contrató al historiador Arthur Mettetal para que fuera su gestor de patrimonio de marca. “El tren es la expresión del lujo aplicada a un vehículo”, dice. “Más que un simple tren, se ha convertido en un objeto cultural y una fuente de inspiración para la literatura y el cine”.

El Expreso de Oriente se embarcó en su primera travesía en 1883, cubriendo los 6.371 kilómetros entre París y Constantinopla en 13 días. Parte de su momento álgido llegó durante el período art decó de la década de 1920, cuando se introdujeron nuevos coches lounge Pullman, con diseños del fabricante de vidrio René Lalique y el decorador René Prou.

Los destinos incluían Munich, Budapest y Constantinopla (ahora Estambul), explica el autor e historiador Arjan den Boer, quien ha escrito sobre el Expreso de Oriente. “Tiene que ver con los destinos exóticos”, dice sobre la fama del tren. “Con el lujo, estaba fuera del alcance de la mayoría de la gente”.

Luego, por supuesto, está el conocido libro, Asesinato en el Expreso de Oriente, de Agatha Christie, publicado en 1934 y convertido recientemente por segunda vez en una película dirigida y protagonizada por Kenneth Branagh, con un reparto de lujo que incluye a Penélope Cruz, Judi Dench, Willem Dafoe, Johnny Depp y Michelle Pfeiffer.

“El libro de Agatha Christie le ha dado un romanticismo, pero creo que ella lo eligió porque ya era bastante famoso y estaba lleno de intriga”, dice el historiador ferroviario y periodista Christian Wolmar. “Siempre se sintió como una aventura viajar en él. Antes de que llegaran las aerolíneas, era la forma de llegar a Turquía”.

Los coches en el Expreso de Oriente ofrecían las características más lujosas de la época, como paneles de madera intrincados, sillones de cuero y sábanas de seda. Los servicios de comida, que podían ser de hasta ocho platos, también eran de primera categoría, con jarras de cristal, manteles blancos frescos y cristalería brillante.

Un tren en un hotel

Auer, el diseñador de interiores del hotel de Bangkok, utilizó estos trenes históricos como inspiración, incorporando características como ventanas ovales con vidrieras y paneles de cuero. Las decoraciones con laca, seda, cerámica y cestería en el vestíbulo harán eco de los adornos y el trabajo en las habitaciones. “Estaba muy entusiasmado con el diseño del baño”, señala Auer. “Los detalles son infinitos, desde los espejos giratorios hasta los paneles de laca fabricados en Tailandia”.

Para las habitaciones, instaló banquetas personalizadas y cabeceras de cuero con pequeños bolsillos para guardar artículos como teléfonos, libros y anteojos; y presenta viejas fotografías en las paredes, con un libro sobre la historia del tren en cada habitación. Auer dio al público una vista previa del diseño de este mes en la exhibición AD Intérieurs en París, organizada por la revista Architectural Digest de Francia.

Mostró una recreación del próximo bar del hotel de Bangkok, que se llamaría Wagon-Bar, con un mostrador con borde de marquetería enmarcado por estantes de botellas de Champagne y lámparas de espadaña tejidas que se presentarán en todos los futuros hoteles Orient Express. Las letras del nombre de la barra son las mismas que en el exterior de los vagones originales.

De Saint Lager señala que los hoteles se ubicarán en Europa, Norteamérica, Asia y Oriente Medio, y combinarán el tema general de Orient Express con toques específicos del destino. Por ejemplo, las decoraciones individuales pueden reflejar las características de una ciudad determinada, pero los uniformes del personal del hotel (llamados “conductores”) y la música se estandarizarán.

“Es difícil porque todos tienen una idea diferente del Expreso de Oriente”, dice De Saint Lager sobre estar a la altura de la imaginación del público de la grandeza. “Tenemos que referirnos al historial y nunca romper el vínculo. Ahí es donde obtenemos la autenticidad de lo que hacemos”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *