BLOOMBERG

Llegó “Uber Copter”, que ayuda a sortear el tránsito de Manhattan por US$200

Por Claire Ballentine La próxima vez que esté atrapado en el tránsito neoyorkino en el camino al aeropuerto internacional John F. Kennedy, uno puede decir tranquilamente: “tal vez deberíamos haber tomado un helicóptero”.

Ficha

Publicado el 4 de octubre de 2019

La próxima vez que esté atrapado en el tráfico en el camino al aeropuerto internacional John F. Kennedy, honestamente puede decir: “tal vez deberíamos haber tomado el helicóptero”. Uber Technologies Inc. ofrece ahora su servicio Uber Copter en Nueva York para todos los usuarios de Uber, anunció la compañía. Anteriormente, solo los miembros de los dos niveles superiores de Uber, Platinum y Diamond, podían usar el servicio, que comenzó el 9 de julio.

Los usuarios regulares de Uber tienen un intervalo de cuatro horas, de 14 a 18 hs, para reservar un helicóptero Uber durante las horas pico de los días laborales. Un viaje en un solo sentido cuesta entre US$200 y US$225 por persona. “El enfoque a corto plazo es abrir esto a todos los pasajeros, para demostrar esta visión de conexión perfecta entre automóviles y helicópteros”, asegura Eric Allison, director de Uber Elevate, el negocio de vuelos de la compañía.

Mediante la aplicación, los clientes pueden programar un viaje con hasta cinco días de anticipación, hasta que el espacio esté lleno. Al igual que con los viajes en carro de Uber, los precios fluctuarán según la demanda. Se utilizará dos helicópteros, por ahora, para realizar los viajes.

El viaje tiene tres partes. Primero, un auto de Uber recoge a los pasajeros y los lleva al helipuerto en el bajo Manhattan. “Si vive en el Upper West Side, hacer un viaje al bajo Manhattan y luego un vuelo [en helicóptero] al JFK podría no tener mucho sentido”, asegura Anil Nathan, gerente general de aviación de Uber.

El vuelo en sí tarda unos ocho minutos, seguido de un viaje en carro de Uber desde el helipuerto cerca de la Terminal 8 en el JFK a la terminal designada de un pasajero. Los viajes se pueden reservar a través de una solicitud en la aplicación Uber, en lugar de tres por separado, aunque los clientes recibirán una factura por correo electrónico para cada etapa.

Uber está usando helicópteros bimotor Bell 430 operados por la compañía HeliFlite, con sede en Newark, y tiene dos pilotos en cada vuelo. Hay seis asientos de cuero para pasajeros, para un máximo de ocho personas a bordo. Tienen motores turbo eje Rolls-Royce 250-C40B, capaces de alcanzar velocidades de hasta 260 kmph, y cuestan alrededor de US$6,2 millones cada uno.

La experiencia no es muy diferente a un viaje en avión normal, excepto que está mucho más cerca del suelo y lo suficientemente cerca como para reconocer los edificios y los barrios sobre los que vuela. El viaje de tres pasos puede tomar tan solo 30 minutos, mientras que el mismo viaje en auto desde Manhattan puede tomar una hora o más, dependiendo del tráfico. El transporte público generalmente demora entre 50 y 75 minutos.

El futuro de los viajes aéreos

La compañía está utilizando Uber Copter como prueba para su objetivo de crear un red aérea de transporte compartido de aviones eVTOL: vehículos eléctricos con despegue y aterrizaje vertical. “Uber Copter es una especie de primera manifestación de esta visión de futuro”, dice Allison. “En última instancia, vemos a Uber Copter haciendo la transición a Uber Air. Esta es la primera parte de eso”.

Uber ya puso su mirada en Dallas, Los Ángeles y Melbourne para su lanzamiento inicial de un transporte aéreo compartido programado para debut en 2023, con pruebas que comenzarán el próximo año. También está desarrollando Skyports para sus operaciones aéreas en estas ciudades. Las estructuras tendrán huellas tan densas como un acre o dos y serán capaces de manejar hasta 1.000 aterrizajes por hora.

Uber eligió esas ciudades con base en datos de congestión vehicular, mientras busca establecer la diversidad geográfica con sus pruebas, dice Allison. Las operaciones en Melbourne le permitirán trabajar internacionalmente y adquirir experiencia con agencias reguladoras de otros países. También señala que esas ubicaciones ofrecen un entorno regulatorio más favorable que el de Nueva York. “Creemos que es inevitable que llevemos a Uber Air a Nueva York”, dice. “Simplemente no sabemos exactamente cuándo”.

Actualmente hay un movimiento de protesta activo contra los helicópteros en Nueva York, debido al ruido y la contaminación del aire que generan. La organización Stop the Chop aboga contra todos los vuelos no esenciales, especialmente los utilizados para el turismo. “Esto agregará un nuevo actor horrible a una industria ya horrible, peligrosa, insegura y generadora de carbono”, dice el presidente de la organización, John Dellaportas, sobre Uber Copter.

Los helicópteros han transportado viajeros desde Manhattan a aeropuertos regionales durante décadas, pero los servicios de helicópteros de transporte compartido como Blade Urban Air Mobility permiten a sus clientes reservar vuelos que cuestan tan solo US$195 a través de una aplicación.

Uber está usando su servicio Uber Copter como campo de pruebas para futuras innovaciones en viajes aéreos. La compañía ha lanzado anteriormente acrobacias de mercadeo como UberChopper en 2016. Los ejecutivos declinan decir cuándo podrían terminar los servicios de Uber Copter en Nueva York.

Crecer duele

Otros inconvenientes del servicio Uber Copter incluyen que los pasajeros solo pueden llevar un artículo personal y un bolso de mano de menos de 40 libras en el helicóptero, de modo que no pueden traer maletas grandes que podrían necesitar cuando viajan internacionalmente desde el JFK. El viaje tampoco ahorra tanto tiempo como uno podría pensar. Un viaje de prueba desde Houston Street al JFK un miércoles por la mañana tomó 43 minutos, y el vuelo en sí mismo costo US$364 para dos personas.

El viaje de tres pasos fue desalentador, incluso cuando los empleados de Uber ayudaban con bolsas e instrucciones. Un viaje en automóvil, un viaje en helicóptero y luego otro viaje en automóvil pueden ser agotadores antes de que un viajero ingrese al JFK y tenga que pasar por seguridad. Un viaje en taxi o en carro desde Manhattan hasta el JFK podría tomar más tiempo, pero un pasajero no tendría que cambiar de vehículo dos veces.

Aún así, el reconocimiento de la marca de Uber podría ser suficiente para hacer que el servicio Uber Copter se eleve en popularidad, afirma Michael Holtz, fundador y director ejecutivo de la empresa de viajes SmartFlyer. “Creo que podría ser demasiado popular demasiado rápido”, dice. “Probablemente el precio se ocupe de eso, porque a medida que la demanda crezca, el precio subirá”. (Bloomberg)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *