DOS SEMANAS DE AGITACIÓN

El turismo chileno siente el golpe de una crisis social inesperada

A la baja en el flujo de turistas, se sumarán pérdidas por unos 40 millones de dólares que hubieran ingresado al sector si se llevasen a cabo las cumbres de la APEC y la del Cambio Climático de la ONU.

Las protestas en Chile comenzaron el 17 de octubre por la cuarta subida del billete de metro en pocos meses pero crecieron rápidamente para denunciar la desigualdad social. El presidente, Sebastián Piñera, ha ideado una "agenda social" y ha remodelado el Gobierno para dar respuesta a las preocupaciones de los chilenos, pero las manifestaciones continúan. FOTO: AFP [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

(Publicado el 31 de octubre de 2019)

Con el país funcionando a media máquina desde hace 12 días, la economía de Chile y los mercados acusan el impacto generado por la profunda crisis social que llevó al presidente Sebastián Piñera a cancelar la organización de las cumbres APEC y de cambio climático de la ONU (Cop 25). Esta cancelación anunciada este miércoles por Piñera cubrió de nubes negras al sector turístico, con la cancelación de muchos vuelos y paquetes turísticos a Santiago.

A la baja en el flujo de turistas, se sumarán pérdidas por unos 40 millones de dólares que hubieran ingresado al sector si se llevasen a cabo las cumbres fijadas para noviembre y diciembre, advirtió este miércoles la Federación de Empresas de Turismo de Chile, Fedetur. “Estamos hablando de unas 32.000 personas en total que no asistirán y que implicarían altos ingresos para el país”, señaló la vicepresidenta de Fedetur, Helen Kouyoumdjian.

La APEC estaba programada para el 16 y 17 de noviembre, mientras que la COP se realizaría entre el 3 y el 13 de diciembre. Solo a esta última, estaba previsto que asistieran unas 25.000 personas. La inversión oficial y privada para esa reunión ambiental rondaba los 100 millones de dólares. Dichas perdidas “se suman a los daños que enfrenta el sector debido a la violencia que se registra en el país, donde varios recintos turísticos, entre ellos, hoteles, restaurantes y casinos de juegos han sido saqueados, junto al deterioro de la imagen internacional”, agrega el comunicado difundido por Fedetur.

Las protestas en Chile comenzaron el 17 de octubre por la cuarta subida del pasaje de metro en pocos meses pero crecieron rápidamente para denunciar la desigualdad social. El presidente, Sebastián Piñera, presentó una “agenda social” y ha remodelado el Gobierno para dar respuesta a las preocupaciones de los chilenos, pero las manifestaciones continúan. En estas casi dos semanas, al menos 19 personas murieron, mas de mil quedaron heridas y más de 3.000 fueron detenidas. Además, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) denunció abusos de las fuerzas de seguridad contra los arrestados que incluirían torturas y vejaciones, entre otros abusos. (D.S.)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *