BLOOMBERG

La sequía en las cataratas Victoria pone en riesgo al turismo en África

Por Ray Ndlovu | El flujo en las cataratas más grandes de África está en su punto más bajo desde 1995, lo que pone de relieve la amenaza que representa una sequía para el turismo y la generación de electricidad en Zimbabue y Zambia.

Ficha

Región:

(Publicado el 1 de noviembre de 2019)

El flujo en las cataratas más grandes de África está en su punto más bajo desde 1995, lo que pone de relieve la amenaza que representa una sequía para el turismo y la generación de electricidad en Zimbabue y Zambia.

El flujo se desplomó a 109 metros cúbicos por segundo en las cataratas Victoria, una cortina de 1,7 kilómetros de agua que cae en el pico de una estación lluviosa normal, según la Autoridad del río Zambeze. Las cataratas en el río Zambeze se extienden por la frontera entre Zimbabue y Zambia, y el flujo del curso de agua llena la presa de Kariba, el sitio de las centrales eléctricas más grandes de los dos países.

La sequía amenaza con disuadir a los turistas de visitar el sitio, un problema para una industria lucrativa de rafting en aguas profundas en el desfiladero debajo de las cataratas, y puede provocar el cierre de las plantas de energía en Kariba, lo que empeoraría los cortes de energía en ambos países. Los elefantes en los parques de juegos cercanos están muriendo de hambre, lo que perjudica aún más la industria del turismo.

“Algunos de los productos turísticos de los que nos jactamos pueden ser cosa del pasado si el cambio climático y el calentamiento global no se abordan rápidamente”, asegura Godfrey Koti, portavoz de la Autoridad de Turismo de Zimbabue.

El flujo en las cataratas es volátil. El más bajo registrado es de 99 metros cúbicos por segundo en octubre de 1996, mientras que el más alto es de 6.172 metros cúbicos por segundo en abril de 1977, según la Autoridad. La sequía de este año, que ha dejado a Kariba en un nivel de 15%, ya ha reducido la generación de energía en la planta de Zimbabue a poco más de una décima parte de su producción habitual.

“Estamos peligrosamente cerca de un nivel en el que tenemos que cortar la generación de energía” dijo Mthuli Ncube, ministro de Finanzas de Zimbabue, a los legisladores en la ciudad de Victoria Falls el jueves. Las lluvias en Zimbabue normalmente comienzan en noviembre y terminan alrededor de abril. (Bloomberg)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *