Carlos Keen, un pueblo pintoresco en pujante desarrollo

Carlos Keen conserva sus características originales, del 1800, dándole el mágico aspecto de estar detenido en el tiempo. En esta pequeña localidad de 400 habitantes, se destaca su variada oferta gastronómica, donde es posible disfrutar de los más exquisitos platos criollos.

Cuando el ferrocarril dejó de funcionar y el sonido de la locomotora fue remplazado por el silencio, los habitantes de Carlos Keen (Provincia de Buenos Aires) comenzaron a pensar en una nueva forma de hacer resurgir el lugar. Y la gastronomía fue el motor de este cambio. El pueblo, fundado en 1881, con el funcionamiento del ramal Luján-Pergamino, cuenta con una población de 500 habitantes concentrados alrededor de la vieja estación.

En sus comienzos se caracterizó por ser un centro de acopio y despacho de la producción zonal, en la cual predominaban los emprendimientos agrícolas y ganaderos.

Llegó a tener casi 3000 habitantes e importantes comercios: almacenes de ramos generales, tiendas, zapaterías y ferreterías; casas especializadas en toda clase de máquinas e instrumentos agrícolas, corralones, cocherías y caballerizos para alquilar; dos escuelas primarias, tres clubes, farmacias, telefonía, Registro Civil, Juez de Paz, comisaría, molino harinero, herrerías, surtidores de nafta, hoteles, restaurantes, pensiones, etcétera.

La gran figura del pueblo sigue siendo el predio del ferrocarril, con dos construcciones descomunales que se caracterizan por su fachada histórica y que valen la pena recorrer. Sin embargo, estos pagos se caracterizan por sus restaurantes tradicionales, de ladrillos a la vista, que deleitan al visitante con exquisitos platos regionales, como asados de vaca y cordero, empanadas y pastas. Además, una serie de confortables y cálidos hoteles, y fabulosos cines de época completan la oferta turística.

Declarado en 2007 como “Bien de Interés Histórico Nacional”, Carlos Keen es un lugar de mucho relax, donde no se puede ignorar la visita a la iglesia San Carlos Borromeo, (construida en 2006), la feria artesanal “Pueblo del Sol”, con espectáculos musicales en vivo, el Museo Rural, donde suele haber remates de antigüedades, y el Jardín Botánico, con su propia casa de té. Imposible perderse los paseos guiados a caballo, en sulky y en carruajes de ensueño; o irse del pueblo sin llevarse las delicias gastronómicas que ofrecen sus almacenes.

 

LUGARES PARA CONOCER

Granero de la Estación de Carlos Keen: Espacio reciclado donde funciona la oficina de información turística. Todos los fines de semana se llevan a cabo distintas actividades: la feria artesanal en la estación de Ferrocarril, eventos musicales, teatrales y cine.

Capilla San Carlos de Borromeo: Inaugurada en el año 1906, de estilo neo románico, con fachada de ladrillos de junta enrasada.

Museo Rural: En uno de los laterales de predio del ferrocarril se encuentra esta pequeña muestra de herramientas relacionadas con la actividad.

Mirador al Sur: Productos Artesanales de Carlos Keen: Ubicado a unos 300 metros del centro, sobre la calle Vicente López y las vías. Emprendimiento dedicado a la producción de hongos, miel y otras delicias. Un lugar donde se puede conocer una actividad tan especial como es la cría de gírgolas, una variedad de hongos que se produce y comercializa en la granja.

Fundación camino abierto: Está presidida por Susana Esmoris y Hugo Centineo y da cobijo a niños y adolescentes de hasta 21 años.
En este espacio los jóvenes tienen la posibilidad de estudiar, educarse y además participar de un proyecto económico que consiste en llevar adelante el restaurante Los Girasoles, huerta orgánica que según la estación del año producen para la venta al público. Entre otros productos se pueden adquirir dulces, miel, conservas, embutidos y licores.

Antigua estafeta postal: conocida por el nombre de JARDÍN DE NOIDÉE ex Casa de té y mini jardín botánico. En la casa de una de las pioneras del turismo y la gastronomía de la localidad de Carlos Keen, funcionó la estafeta postal. Era hasta hace apenas unos meses, casa de té y mini jardín botánico. Atendida por Noidée, que cuenta a los visitantes la historia de este pueblo de emprendedores.

DÓNDE COMER

  • “Los Girasoles”. Carnes, gourmet de campo, ensaladas. Abierto los domingos. Julio A. Roca, entre 19 y 20. Te. (02323) 49-5041.
  • “1907”. Parrilla. Abierta los sábados, domingos y feriados. E. Mitre y A. Gutiérrez, frente a la estación. Te. (02323) 495066 / 15-672115
  • “La casona”. Gastronomía criolla. Abierto los sábados, domingos y feriados. Quintana y B. Mitre. Te. (02323) 49-5006 / (011) 15-5832 1254
  • “La Casa de la Ñata”. Parrilla y pastas. A 50 metros de la iglesia de Carlos Keen. Te. (02323) 49-5056/ 15-462895. E-mail: lacasadelaniata@hotmail.com.ar
  • “El Secreto”. Parrilla de campo, pastas caseras. Te. (02323) 15-636118. Web: elsecretodekeen.com

 

Cómo llegar. Esta localidad se encuentra dentro de la jurisdicción de la Municipalidad de Luján, ubicada a tan sólo 83 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires. El camino más rápido se hace tomando el llamado Acceso Oeste (para muchos la tan conocida Gaona) y se desciende después de haber pagado dos peajes de $1,70 cada uno, en elkilómetro 72 para luego transitar 10 kilómetros por la ruta que, entre los lugareños, se reconoce simplemente como el acceso a Carlos Keen.

 

 

Video: Buenos Aires Gastronomía. Con información de la Secretaría de Turismo de Buenos Aires. Más información: Oficina de Informes Turísticos,  Te. 02323 495075; E-mail: pueblosturisticos@lujan.gov.ar

Deja un comentario