Así es Ghana, el hospitalario Reino Ashanti

La fiesta y el color muestran a Ghana como un país que no olvida sus orígenes. Su gastronomía y su pujante oferta turística.

Ficha

Región:

Cuándo ir:

Con quién ir:

Ideal para: ,


Ver mapa más grande

Este país, situado en la parte occidental del continente Africano es calificado como una de las naciones más estables de la región. Sus autoridades ofrecen a los viajeros occidentales completa seguridad y la oferta turística es de primer nivel, siendo uno de los destinos preferidos de los europeos en África.

A esto hay que sumarle que los ghaneses heredaron la diplomacia británica sin perder la clásica hospitalidad africana, lo que los convierte en uno de los pueblos mejor educados de África. En los últimos días, Ghana estuvo en boca de los argentinos por la retención en sus puertos de la Fragata Libertad. Sin embargo, es poco lo que se sabe realmente de aquel país.

Rodeada por Costa de Marfil, Togo, Burkina Faso y el golfo de Guinea, Ghana es una antigua colonia británica, la exótica “Costa del Oro”, donde los vestigios de cinco siglos de influencia europea permanecen visibles en las numerosas fortalezas y castillos ubicados a lo largo del país.

Los ghaneses supieron conservar toda su riqueza cultural, caracterizada por una artesanía variada y colorida, especialmente en la vigencia de las ceremonias tradicionales de la monarquía ashanti.

Actualmente, Ghana es considerada la democracia más firme y mejor implantada del continente africano, y uno de los destinos preferidos de los europeos, que viajan allí a descansar en sus inmensas y tranquilas playas de la “Costa del Oro”.

Las cifras son sorprendentes para un país africano: en 2009, el turismo aportó el 4,9% de su PIB, atrayendo alrededor de 500.000 turistas. En 2011, dos años después, la cifra se duplicó, llegando al millón de turistas, especialmente europeos.

En el pasado, el país fue un centro para el comercio de esclavos (las fortalezas construidas en el siglo XVII para defender a los comerciantes siguen en pie a lo largo de la costa), pero en 1957 se convirtió en el primer país africano negro en conseguir la independencia de sus colonos, en este caso, los británicos. Por esa razón, el inglés sigue siendo el idioma oficial entre 52 lenguas del país y cientos de dialectos hablados por los 60 grupos étnicos diferentes.

Vestigios de este pasado colonialista es una línea de fortificaciones y castillos que se extienden por toda la costa ghanesa. Yendo por la costa hacia el oeste de Accra (la capital), a una distancia de 250 km, se cuentan con no menos de 15 castillos y fortalezas, testigos de la existencia del comercio de esclavos y de la prepotencia de los europeos que lo practicaban.

La gran mayoría de ellos datan de los siglos XVII y XVIII, y se extienden por las regiones costeras de Volta, Gran Accra, Ghana Central y Ghana Occiental, entre Keta y Beyín. Fueron construidos por hasta cuatro potencias coloniales (Gran Bretaña, Holanda, Dinamarca y Suecia) que controlaron sucesivamente a Ghana y sus habitantes.

Los ashanti, una de las etnias mayoritarias de Ghana, entre cuyos miembros figura el ex secretario general de la ONU y premio Nobel de la Paz, Kofi Annan, no pierden ocasión de celebrar festivamente cualquier acontecimiento que evoque su victorioso pasado sobre el imperialismo.

La “Adae” es, por ejemplo, la cita mensual que, desde los primeros años del siglo XVIII, les permite rememorar el nacimiento de su imperio, su paso de agricultores a enriquecidos tratantes de esclavos y comerciantes de oro, madera y cacao, tras la victoria de Osei Tutu, su primer rey, sobre el poderoso enemigo Denkyra.

El color y la música son los dos ingredientes básicos de esta fiesta, abierta a los extranjeros. Antes de la llegada del rey ashanti, comienza el desfile de los diferentes líderes de los clanes, personajes ilustres, mandatarios públicos y miembros de la realeza, precedidos por cortesanos con objetos sagrados, los regalos para el rey y su trono.

Transportado en un palanquín, el ashantehene (“rey”) Otumfuo Osei Tutu sale del palacio en una comitiva fastuosa -compuesta por más de 100 personas vestidas para la ocasión-. Sentado en su sillón dorado, el monarca recibe las reverencias y los regalos de sus súbditos, que manifiestan así la veneración hacia una monarquía que (aunque no tiene poder legal alguno) todavía mantiene un fuerte poder representativo y consultivo y es el símbolo de la fuerte identidad de los ashanti.

Su gastronomía

La riqueza agrícola de Ghana hace que se cultive una buena variedad de legumbres y verduras que son el acompañamiento al plato principal, que suele ser carne de cerdo, cabra o pollo, en salsa.

Abundan las frutas tropicales y tanto el pescado como el marisco es de primera calidad a lo largo de toda la costa (es mejor no probarlo en las regiones del interior, donde suele llegar en un estado más que lamentable).
En la mayoría de los pequeños restaurantes no es necesario pedir el menú, puesto que suele haber un solo plato condimentado cada día.

El paté de cacahuetes asados, acompañando un estofado de buey o cerdo; el fufu, paté de ñame, de banana o mandioca bañado en un estofado de pescado o cangrejo que ha sido macerado en aceite de palma, o la sopa de nuez de palma son algunas de las especialidades culinarias del país.

La cerveza es la bebida nacional. En las grandes ciudades se pueden encontrar marcas de importación, si bien la suave cerveza local no es mala.

De compras

Utilizando sobre todo bronce y madera los artesanos fabrican máscaras y estatuillas ceremoniales, como la famosa ‘muñeca ashanti’. Los tejidos pintados artesanalmente con motivos simbólicos también son una buena compra.

En los mercados del norte del país se puede encontrar buena alfarería realizada en barro negro o rojo y decorada con motivos geométricos. Otras especialidades del norte son las bolsas y artículos de piel hechos con cuero rojo y decorados con filigranas negras.

Los joyeros realizan  a mano bonitas joyas de oro y plata hechas. En los puestos de los mercados y las tiendas de artesanía puedes comprar taburetes, figuritas de latón que sirven de peso para pesar el polvo de oro, vasijas, objetos de cuero y canastas trenzadas multicolores.

Uno de los mejores mercados de artesanía está en el centro de las artes de Accra (Horarios: de 08:00 a 12:00 y de 14:00 a 17:30, los lunes, martes, jueves y viernes, y de 08:00 a 13:00, los miércoles y sábados).

Lugares imperdibles

Senya Beraku. Se encuentra a unos 60 kilómetros al oeste de Accra, y alardea de tener las mejores playas del país, aunque su mejor atracción es el antiguo fuerte británico edificado en 1706.

Apam. Recóndito poblado de pescadores que parece que aún está siendo vigilado por Fort Patience, construido en 1697.

Kakum Nature Park. Son 357 kilómetros cuadrados de densa vegetación. Se pueden ver monos, elefantes, antílopes y más de 200 especies de aves.

Kumasi. Es la antigua capital del reino Ashanti, una de las culturas más antiguas del oeste de Africa. Cuenta con un curioso mercado, y también merece una visita el palacio del rey de Ashanti.

DATOS

Cómo llegar: British Airways (www.britishairways.com), Lufthansa (www.lufthansa.com), Alitalia (www.alitalia.es), Emirates (www.emirates.com) y KLM (www.klm.com) son algunas aerolíneas que vuelan a Accra, la capital de Ghana. A partir de unos 600 euros.

Más información: Turismo de Ghana (www.touringghana.com).

10 Comentarios en “Así es Ghana, el hospitalario Reino Ashanti

  1. Alberto J. Ramirez | 18/10/2012 | 15:26

    justo la fragata Libertad fue mandada en “cana”. ¿Sera una nueva exitosa medida contraciclica?

  2. Rubén | 18/10/2012 | 16:19

    Por lo que se ve, aunque son “morochos” son más democráticos que Argentina. Retengan ese barco con todos los maricas ladrones que lleva encima y denle una lección inolvidable a este país manejado por corruptos.

    • tito | 18/10/2012 | 18:15

      a que sos chilote, ergo resentido

  3. HERMOSA LA NOTA SOBRE EL TURISMO EN GHANA Y PARTE DE SU HISTORIA. EN CUANTO A LA FRAGATA, YA EXPRESÉ MI VOLUNTAD EN UN POEMA. MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIR SUS CONOCIMIENTOS.

Deja un comentario