CIUDAD DE BUENOS AIRES

Un recorrido a los oscuros años de la Inquisición

El garrote vil, el banco de estiramiento, el desgarra-senos, y el cinturón de castidad, son algunas piezas que pueden verse.

La exhibición podrá visitarse hasta finales de noviembre. Foto: Télam [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Cuánto tiempo ir: días

Cuándo ir:

Con quién ir: ,

Ideal para:

Una exhibición «Inquisición, antiguos instrumentos de tortura», traída a la Argentina desde Italia por un grupo de coleccionistas europeos, presenta en una galería privada más de 50 piezas originales, restauraciones y réplicas de instrumentos de tortura utilizados entre los siglos XIII y XVII, ilustrando el oscuro clima que estableció el Tribunal Eclesiástico para inquirir y castigar los delitos contra la fe católica.

Entre esas increíbles piezas cuidadosamente instaladas en dos pisos, se pueden observar el quebranta-rodillas, usado para destruir definitivamente las articulaciones de quienes eran considerados herejes; o el rompe-cráneos, un casco de metal que se colocaba en la cabeza del acusado, con un sistema de presión que primero rompía la mandíbula y gradualmente desintegraba la masa ósea.

También, en la entrada, se destaca un instrumento impresionante: el banco de estiramiento, uno de los elementos de tortura más usado en todo ese periodo histórico, que consistía en una tabla de madera donde se extendía al condenado y se le ataba de pies y manos a unos troncos, estirando su cuerpo hasta que llegaba a desgarrarse. Uno de los objetos más «célebres» de esta muestra es «La Virgen de Núremberg», donde se encerraba al acusado en una cámara con puntas filosas, pero que se clavaban en partes del cuerpo donde no se tocaban órganos vitales, para prolongar el sufrimiento.

Además, en un apartado de la muestra, se puede ver una pintura, con una breve leyenda, de uno de los hombres más siniestros de ese periodo, Tomás de Torquemada (1420-1498), «El Primer Gran Inquisidor Español», autor del Edicto de Granada, que ordenó la proscripción de todos los judíos de España para el 2 de agosto de 1492 y bajo cuyo mandato fueron quemadas más de 10.000 personas y otras 100.000 sufrieron todo tipo de torturas.

Según informa la agencia Télam, la muestra fue vista por más de un millón de personas en países como Rusia, Ucrania, España, Francia, Portugal, Italia, Alemania, Suiza, Holanda, Dinamarca, Inglaterra y Brasil. Puede ser visitada hasta finales de noviembre en la avenida Callao 836, de lunes a sábados de 12 a 21.

 

21 Comentarios en “Un recorrido a los oscuros años de la Inquisición

  1. Alberto | 22/10/2012 | 19:56

    Como el fanatismo, las ambiciones desmedidas, el poder y… se adueña del hombre para que haga horrrores, la historia del hombre se repite como Zhaca Zulu (africa), Astecas con sus vecinos, experimentos de Japoneses con los chinos en la 2ª guerra mundial, los nasis con sus judíos, los Rusos comunistas en los gula en la época de Stalin, los turcos con los albaneses en el siglo anterior, y cuantas guerras por ahí…. que me faltan dedos para contarlas….

    Para mi la iglesia es San Francisco, Santo domingo, Santa Rosa de lima, la madre de teresa de calcuta, Juan Pablo II, y tanto, tantos santos como los curas integros que dieron y dan sus vidas como el 2ª querra mundial, las monjas y curas que mueren por ayudar en los paises pobre o sometidos, etc., etc., etc., … por ello soy cada ves mas creyente en la iglesia.

  2. Raimundo Weeler | 22/10/2012 | 20:25

    La imbecilidad de la inquisición fue siempre un tema tabú, lamentablemente la iglesia católica no reaccionó en tiempo y forma para pedir perdón por la calamidad que organizaron. Cuantos López y Perez (y muchos mas) caminan por el mundo y no saben que antepasados suyos eran judios sefaradies totalmente integrados en la sociedad española y portuguesa ?

  3. Huarmilo | 22/10/2012 | 22:24

    A lo que dice Carolina, le falta sumar las violaciones de niños de los curas pedofilos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =