Un descanso oriental en Costa de Rocha

Punta del Diablo, Santa Teresa, Cabo Polonio y La Pedrera, los balnearios más buscados por argentinos que veranean con bajo perfil.

La extensión costera del departamento de Rocha es muy larga, de casi 200 kilómetros, con arenas blancas y dunas gigantescas que llegan al límite con Brasil. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región:

Cuánto tiempo ir: , , , , , días

Cuándo ir: , , , ,

Con quién ir: , , ,

Ideal para:

Por Matías Salgado (*)

Tal vez sea la auténtica intimidad que tiene el crepúsculo para enfrentarse a la Luna lo que nos hace adorar la costa rochense. Fuera de todo romanticismo, la belleza infotografiable de contemplar ambos globos de luz dentro del mismo cielo será sólo un agregado más. Porque lo mejor de Rocha es, sin lugar a dudas, la inmediatez con que su entorno natural logra desconectarnos.

La extensión costera del departamento de Rocha es muy larga, de casi 200 kilómetros. Con arenas blancas y dunas gigantescas que llegan al límite con Brasil, ensenadas, roquedales, poblados de pescadores artesanales, y balnearios con la infraestructura necesaria para recibir al turismo con diferentes exigencias.

Lo ideal es recorrer sus costas motorizado, pero más allá del medio de movilidad elegido, una posibilidad para iniciar el recorrido puede ser hacerlo desde el extremo norte hacia abajo. Así es recomendable pasar unos días en Punta del Diablo.

Sólo Punta del Diablo sufrió una invasión inmobiliaria en los últimos cuatro años que aún está en proceso. En muy poco tiempo, la concurrencia turística creció precipitadamente y por lo tanto la industria inmobiliaria acudió de inmediato, alterando el antiguo paisaje de pequeño pueblo pesquero, con casitas multicolores de techos a dos aguas.

De cualquier manera, siempre existe la posibilidad de disfrutar de un lugar más tranquilo gracias su gran extensión. Hacia el sur del pueblo, en Playa La Viuda, hay cabañas y complejos turísticos con conceptos muy renovadores. Además, el incremento turístico generó una mayor variedad y calidad de propuestas gastronómicas, algunas asombrosamente inimaginables.

Muy próximo a Punta del Diablo está Santa Teresa, con su parque nacional y su fortaleza. El parque nacional cobija el mayor camping de Uruguay, con parcelas con energía eléctrica y agua potable. Y la fortaleza es una impactante construcción militar hecha por portugueses y luego ocupada por españoles que data de 1762, hoy convertida en un museo que restaura con exactitud las tradiciones bélicas de aquella época colonial.

Pasando por alto Cabo Polonio, pero pensando en visitarlo más tarde, haremos un contraste extremo con Punta del Diablo.

Parejas románticas, solitarios errantes, coleccionistas de paraísos; en fin, amantes de la naturaleza, un fin de semana bien largo en Oceanía del Polonio es uno de los momentos más inolvidables de Rocha.

Oceanía es una playa casi virgen, de escasísima población, ubicada a 9 kms del Cabo y está considerada por sus habitantes como una extensión del mismo. Con el paso de los veranos, las posibilidades de alojamiento y gastronomía van paulatinamente creciendo. En enero de 2011 había un solo restaurante, para el próximo enero se esperan uno o dos más. En cuanto al alojamiento, salvo la Posada Buscavida y Chez Silvia, se distribuye en cabañas alquiladas por dueños particulares.

De esta manera, luego de varios días, tal vez ya sea posible decir que se asimiló la intensidad del entorno rochense en su mayor esplendor, y será entonces cuando se sientan las mejores condiciones para visitar Cabo Polonio.

El Cabo es una reserva natural que en el año 2009 fue declarada área protegida por el Sistema Nacional de Areas Protegidas (SNAP) perteneciente al Ministerio de Vivienda. Este es un documento que regulará qué actividades se pueden o no realizar dentro de la aldea, debido, por supuesto, a las inmensas riquezas naturales con las que cuenta el lugar.

Esta aldea, salida de un cuento de hadas, tiene dos caras definidas principalmente por la arquitectura. De un lado, las pequeñas casas y cabañas son todas de color blanco, nos transportan a algún paisaje mediterráneo entre Grecia e Italia; del otro, son multicolores, con dibujos artesanales en sus muros, tal vez más ligeramente emparentadas con la línea del inigualable arquitecto catalán Antoni Gaudí.

Sus playas, la oscuridad entre destello y destello, emitidos por el faro, que inspiran al cantante uruguayo Jorge Drexler para componer su canción 12 segundos de oscuridad, su gente, el canto de los lobos marinos desde las linderas Islas de Torres, su historia, todo nos demandará admiración y respeto por este lugar que es único en el mundo.

El final feliz, pero de un film italiano, está en La Pedrera.

Este balneario es uno de los más concurridos de Rocha, por público de todas las edades. Pero, a diferencia de Punta del Diablo, su arquitectura continúa intacta, preservando con pureza la identidad del lugar.

Aquellos que vayan detrás de la mayor calma posible deberán alejarse un poco, dispersándose en las playas aledañas.

En San Antonio, Punta Rubia, Santa Isabel, San Sebastián, se encuentran excelentes resorts, cabañas o posadas. Cualquiera sea nuestra elección siempre tendremos cerca el pueblo de La Pedrera, para recorrer sus calles empedradas, degustar su extensa propuesta gastronómica, asistir a su alternativa cultural, y conocer gente de todo del mundo al ritmo de la murga y el candombe.

Una fecha clave para visitarla es en febrero, para el carnaval, con el único desfile que no tiene espectadores, porque todos participan. Como tampoco tiene organizadores, porque es espontáneo de los vecinos de La Pedrera.

(*) publicado en diario PERFIL.

15 Comentarios en “Un descanso oriental en Costa de Rocha

  1. Pingback: El Oriente más cercano | Turismo

  2. Pingback: Una aldea “hippie chic” en Uruguay | Turismo

Deja un comentario