MAR DEL PLATA EN INVIERNO

Tiritando, caminando por la playa…

Además del asadito en Camet o Sierra de los Padres, la Perla del Atlántico no hiberna. Museos, compras y paseos.

La postal de Cabo Corrientes siempre suma algún paciente pescador. Foto: Cedoc Perfil [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: , , ,

Cuánto tiempo ir: , días

Cuándo ir:

Con quién ir: , ,

Ideal para: , , ,

Por Laura Blanco (Diario PERFIL)

“A mí me encanta Mar del Plata en invierno”. ¿Quién no escuchó alguna vez esta frase? Y es cierto: La Feliz es mucho más que playa. Con una variada oferta gastronómica, otelera y de entretenimiento que no descansa en ningún momento del año, Mar del Plata en versión fría agrega a los ya tradicionales paseos otras propuestas que en verano se dejan e lado para sacarle el jugo a la playa.

Así, a las caminatas por la cada vez más linda rambla o la peatonal San Martín, a los atracones de rabas y paella en el puerto y a las compras por la avenida Güemes se le suman paseos no tan tradicionales, pero igualmente atractivos e interesantes.

Villa Victoria (Matheu 1851), la casa de veraneo de la familia Ocampo, es uno de ellos. Además de poder caminar sin prisa por los pintorescos jardines, se puede aprender mucho de la escritora y disfrutar de varias actividades artísticas, como ciclos musicales y teatro. El Archivo Histórico Municipal y el Museo del Mar son ideales para los días fríos.

El Parque Camet, por su parte, es una excelente opción para pasar un día al aire libre, siempre que haya solcito, al igual que Sierra de los Padres, donde también las horas se dejan correr frente a una inolvidable parrillada. Y después, a recuperarse caminando por la feria de artesanías.

Si tiene auto, se sugiere hacer el itinerario de Punta Mogotes, Bosque Peralta Ramos, Alfar y las playas del sur. Si la idea, por el contrario, es caminar, agende el circuito de Astor Piazzolla, que incluye su casa natal, la casa de Homero Paollini –donde el gran músico se pasaba las tardes aprendiendo a tocar el bandoneón– y la escultura realizada por Carlos Benavídez.

Para la noche, el plan puede incluir alguna fichita en el casino, una obra de teatro, un recital o baile en cualquiera de los boliches de las avenidas Luro o Constitución. El pub Dickens (Diagonal Pueyrredón 3017), es ideal para tomar un trago en un ambiente tranquilo y con jazz de fondo. Algunos precios: hotel tres estrellas, desde $ 400 la doble, pasaje en micro desde $ 265 (sólo ida) y en avión $ 1.400.

Un comentario en “Tiritando, caminando por la playa…

  1. Pingback: Este verano, las carpas en Mardel serán más caras | Turismo

Deja un comentario