“Alerta Roja”: La inseguridad amenaza zonas turísticas de México

La violencia afecta de forma directa la imagen de México como uno de los principales destinos turísticos internacionales. EE.UU. emitió una advertencia a los ciudadanos que visiten el país.

Acapulco, ciudad portuaria que en otras épocas era favorita de estrellas de cine y otros famosos, es escenario de la disputa del crimen organizado por el control del tráfico de drogas desde hace años. (Foto: Pixabay) [ Ver fotogalería ]

Ficha

| Nota publicada el 28 de agosto de 2017

Disparos, gritos asustados, personas corriendo, muertos. La escena no es nueva en un país como México, aunque el lugar en el que transcurrió sí lo fue: la playa Palmilla, en Los Cabos, uno de los destinos mexicanos favoritos de los turistas. El incidente, que dejó tres muertos a inicios de agosto, volvió a poner en la mira los cada vez más frecuentes brotes de violencia en zonas consideradas hasta hace poco como tranquilas tanto por extranjeros como por los mismos mexicanos, entre ellas Cancún y Playa del Carmen.

Es un problema que afecta de forma directa la imagen de México como uno de los principales destinos turísticos internacionales y que llevó a Estados Unidos a incluir también esos sitios el martes en su alerta de viajes, por “las actividades de organizaciones criminales”. Estados Unidos es el país de origen de la mayoría de turistas que visitan el territorio mexicano. Fueron el 59,6 por ciento del total en 2016.

Baja California y Baja California Sur – donde está Los Cabos – (noroeste), Chiapas (sur), Colima (oeste), Veracruz (este), Guerrero (suroeste) y Quintana Roo (sureste), donde están Cancún y la Riviera Maya, son algunas de las regiones incluidas en la alerta. La situación no es para menos. En Los Cabos, por ejemplo, además del tiroteo que dejó tres muertos, en junio se halló casi una veintena de cuerpos en fosas clandestinas. Hasta ese momento era impensable que se realizaran ese tipo de hallazgos en un balneario tan exclusivo.

Para algunos analistas, esto demuestra que la lucha entre bandas del narcotráfico ha llegado a los lugares turísticos. Existe un precedente: Acapulco, ciudad portuaria que en otras épocas era favorita de estrellas de cine y otros famosos, es escenario de la disputa del crimen organizado por el control del tráfico de drogas desde hace años.

En su alerta, Estados Unidos señaló que no existen indicios de que los turistas estadounidenses sean el objetivo de los grupos criminales, pero advirtió que ciudadanos de ese país “han sido víctimas de crímenes violentos, incluyendo homicidios, secuestros, robo de carros y robos en varios estados mexicanos“.

El ministro de Turismo, Enrique de la Madrid, reconoció que la creciente violencia es preocupante. “No lo podemos negar: sí es algo que nos preocupa, sabemos que en algunos lugares los índices de inseguridad han aumentado“, dijo tras la alerta.

Las cifras lo confirman. De acuerdo con los reportes del Sistema Nacional de Seguridad Pública, los primeros seis meses de 2017 han registrado un repunte importante de la violencia, con junio como el mes más violento (2.237 homicidios) desde 1997, cuando empezó a medirse el índice delictivo nacional.

En Baja California Sur, la cifra de homicidios aumentó desde 2015 con 151, en contraste a los 70 registrados un año antes. En 2016 hubo 192 asesinatos en esa entidad y de enero a julio de este año van 232. Por otro lado, en Quintana Roo, con sus playas blancas junto a las aguas turquesas del Caribe, el número de homicidios este año hasta julio fue de 169, casi la misma cifra registrada en todo 2016.

Quintana Roo es absolutamente seguro para los turistas y los nueve millones de visitantes que tenemos cada año lo avalan“, dijo, sin embargo, Darío Flota, director del Fideicomiso de Promoción de Cozumel y la Riviera Maya. Este funcionario manifestó que aunque una alerta de viaje es totalmente válida, para el caso de su estado “está fuera de proporción“. “La situación no es la misma en los diferentes municipios del estado. No tenemos ningún reporte de turistas afectados por ningún tipo de violencia“.

Cancún, principal balneario turístico del país, sufrió episodios de violencia. En enero y en junio se registraron tiroteos y enfrentamientos entre grupos delictivos en la zona centro de la ciudad e incluso se encontró una maleta con restos humanos poco antes del inicio de una asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA) en junio.

En Playa del Carmen, otra joya del Caribe mexicano, un tiroteo durante un festival de música electrónica dejó en enero cinco muertos y 15 heridos. Cuatro de los muertos eran extranjeros, pero el incidente se desató por el enfrentamiento entre dos hombres pertenecientes a grupos rivales de la delincuencia. El pasado domingo, un vendedor fue asesinado a quemarropa en la céntrica Quinta Avenida de Playa del Carmen, un sitio de paseo obligado de los turistas, con sus cafés, restaurantes y tiendas.

El Ministerio de Turismo de México elaboró una estrategia para reforzar la seguridad en este tipo de lugares y planea crear este año una “Policía turística”, que inicialmente operará en Baja California Sur y Quintana Roo. De la Madrid dijo que espera que la advertencia de viaje emitida por Estados Unidos no afecte el turismo en México, que el año pasado alcanzó los 35 millones de visitantes extranjeros. “Pero claro que existe el riesgo, estaremos muy atentos“, aseveró.

Deja un comentario