¿Esquiar en verano? Francia ofrece las mejores opciones

Mientras en el Hemisterio Sur comienzan los calores del verano y la nieve de las cumbres se derrite, el frío se asoma en otras latitudes. Francia ofrece las mejores pistas de esquí de Europa, con servicios y alojamientos ‘all inclusive’ de primer nivel.

De norte a sur, los Alpes franceses ofrecen múltiples posibilidades para esquiar al sol a cualquier hora del día, para variar de paisaje y de ambiente. En torno al parque nacional La Vanoise, los mejores destinos de esquí de Francia. [ Ver fotogalería ]

Ficha

Región: ,

Ideal para: , ,

Terminó el invierno, pasaron las vacaciones y quizás te hayas quedado con ganas de disfrutar de la nieve. Pero el mundo es un sitio de oportunidades y, mientras en el Hemisterio Sur comienzan los calores del verano y la nieve de las cumbres se derrite, el frío se asoma en otras latitudes. Canadá, Estados Unidos, Suiza y Italia y, sobre todo, Francia, se presentan como los destinos alternativos para esquiar en el verano argentino.

Varias regiones de esquí europeas invirtieron sumas millonarias para la temporada de invierno 2017, sobre todo en telesquíes ultramodernos, y los proyectos para la temporada invernal 2018 (que empezó noviembre) son notables. Las estaciones St. Anton am Arlberg (la más grande de Austria), Lech-Zürs y WarthSchröcken, por ejemplo, están ahora enlazadas por teleféricos, lo que las convierte en la mayor zona de esquí del mencionado país.

Con sólo un 1,2% del territorio montañero acondicionado para el deslizamiento, los macizos de Francia ofrecen de todos modos el mayor dominio esquiable del mundo.


En busca de posicionarse como destino de nieve alpino, Italia ofrece desde el invierno pasado una zona de esquí en la que se reúnen las estaciones Belpiano, Malga San Valentino, Watles, Solda y Trafoi. Allí, el esquiador puede acceder a 39 telesquíes y 133 kilómetros de pistas. Mientras tanto, en el valle suizo de Engadina funciona desde el año pasado un nuevo teleférico que transporta hasta 2.400 esquiadores por hora a la pista Curtinella, en el monte Piz Corvatsch, a una altura de 2.500 metros. Tiene el doble de capacidad que el viejo teleférico, por lo que ahorra tiempo a sus esquiadores.

Con sólo un 1,2% del territorio montañero acondicionado para el deslizamiento, los macizos de Francia ofrecen de todos modos el mayor dominio esquiable del mundo. Según la Oficina de Turismo de Francia, las estaciones francesas invierten continuamente para asegurar sobre todo la nieve “artificial” en una pista de cada seis, y utilizan cada día más de 1.300 apisonadoras para mantener y alisar las laderas cuando los copos caen también del cielo. De norte a sur, los Alpes franceses ofrecen múltiples posibilidades para esquiar al sol a cualquier hora del día, para variar de paisaje y de ambiente. En lo alto de las pistas, la mirada se va inconscientemente hacia un océano de picos inmaculados.

 

La espectacular Val Thorens

Les Trois Vallées es el mayor dominio esquiable del mundo, con 600 kms. de pistas, calidad excelente de nieve entre noviembre y mayo, glaciares y cumbres.


En la cúspide de los destinos de esquí de Francia encontramos a la estación de Val Thorens, la más alta del continente, situada a 2.300 metros de altura en la región de Saboya -corazón del macizo de Vanoise- y una de las más grandes de Francia, con unos 150 kilómetros de pistas de todos los niveles. Uno de sus huéspedes más frecuentes es Alejandro Eleta, un consultor de viajes argentino que también es un experimentado esquiador. Se ha deslizado por las todas las grandes pistas argentinas y conoce a la perfección destinos de nieve de Chile, Europa, Suiza, Austria, Francia, Estados Unidos y Canadá. Esquiador desde hace 36 años, recomienda a sus clientes el área esquiable de Trois Vallées (Tres Valles), que ofrece 600 kilómetros de pistas en Francia.

La fama convirtió este destino en un rincón cosmopolita, al que llegan visitantes de los cinco continentes y la prestigiosa revista de viajes ‘Condé Nast Traveler‘ lo recomienda por ser uno de los resorts top ten del mundo sin haber perdido su encanto de pueblo alpino. El 70% de sus visitantes son extranjeros y entre ellos se cuentan muchos aficionados al motor y un espectacular circuito de hielo lleva el nombre del piloto francés de F1 más importante de la historia: Alain Prost. Una docena de hoteles de diferentes categorías, galardonados restaurantes, telecabinas con WiFi, comercios y una discoteca rodeada de nieve complementan la oferta de Val Thorens.

En la estación de esquí más alta de Europa Club Med posee un resort diseñado para aprovechar al máximo las vistas panorámicas de la montaña que lo rodean.


El resort Club Med de Val Thorens, que ofrece a sus huéspedes absolutamente todas las comodidades: gastronomía, pases medios de elevación del área esquiable, profesores de esquí, equipos. “Todo resuelto en un solo lugar y en el mismo edificio, sin salir del Club Med“, afirma Eleta, que ofrece paquetes turísticos con alojamiento en Club Med (aéreos y traslados desde los aeropuertos incluidos). Como agente, suele aconsejar a sus clientes sobre los mejores lugares de esquí europeos. Sus favoritos son Val Thorens y Val d’Isère: “Ambos tiene un aérea esquiable muy grande y una temporada desde fines de noviembre a mayo, con un aérea de glaciares que se puede esquiar incluso en verano. Para familias elijo Peisey-Vallandry, también en Francia“.

El experto menciona además las enormes diferencias existentes entre los destinos de esquí de Argentina y los europeos, sobre todo en capacidad: “Val Thorens ofrece 600 kms. de pistas en tres valles interconectados, con medios de elevación ultra modernos, sillas séxtuples, teleféricos con capacidad para llevar a muchos pasajeros, mientras que en Argentina hay pocos centros con medios antiguos y lentos”. Los expertos aseguran que esta es la estación de esquí más internacional del Viejo Continente y la preferida por los extranjeros. Sus 600 kms. de pista continua permiten explorar los Trois Vallées en un mismo día.

| Lea además: El inolvidable placer de esquiar en la cima de Europa

 

Una aldea alpina llena de prestigio

Val D’Isere es encantador en cuanto a su arquitectura se refiere y ofrece un gran abanico de posibilidades. Buenas tiendas, restaurantes, pubs etc…(Foto: es.france.fr)


Algunos dicen que quien visita Val d’Isère vuelve. Otros aseguran que es el mejor lugar del mundo para esquiar: con más de 300 kilómetros de pistas y montañas de 4.000 metros de altura, este destino de esquí albergó las competencias de esquí alpino masculino de los Juegos Olímpicos de Invierno de 1992 y el Campeonato Mundial de Esquí Alpino del año 2009. Su encanto reside además en el hecho de que también se puede esquiar allí en verano: el glaciar Pissaillas y el glaciar La Grande Motte, ambos por encima de los 3.000 metros, ofrecen un entorno natural espectacular.

Ya sea esquiador, snowboarder, principiante, intermedio o experto, podrá disfrutar y sacar provecho de la inmensidad del dominio esquiable que ofrece la estación“, informan desde la Oficina de Turismo de Francia. “Más que una estación de esquí, Val d’Isère es un pueblo con miles de facetas. Deambular en las calles es un verdadero placer, ya sea para hacer compras, buscar un restaurante típico, un bar con buen ambiente… o admirar los fuegos artificiales“. La estación ofrece al visitante mil y una actividades: aéroclub, trineos de perros, conducción sobre hielo, escalada, alpinismo, esquí de fondo, helicóptero, héliski , fuera de pista, minigolf, pista de patinaje, buceo bajo hielo, senderismo, scooter de nieve, snowpark…

 

El teleférico más rápido del mundo

Este impresionante teleférico nació para conectar dos de las estaciones más famosas de los Alpes franceses y duplicar el número de pistas de esquí. (Foto: es.france.fr)


Peisey-Vallandry es una pequeña región de esquí ubicada el corazón de la gran región “Paradiski”. Los que llegan allí a disfrutar de sus vacaciones de invierno y desarrollar su talento en el esquí y el snowboard, encuentran alojamiento en tres pueblitos conectados a una extensa red de pistas. La zona ofrece el “Vanoise Express”, el teleférico más rápido del mundo (45 kms/hora), tours entre las aldeas del lugar, un centro de deportes nórdicos, una zona para esquiadores experimentados y, a 1.600 metros de altura, un resort Club Med que sirve como puerta de entrada a 14.000 hectáreas de descensos.

Club Med Peisey-Vallandry es un resort cuatro tridentes ubicado a 1.600m de altitud en el dominio esquiable de Paradiski, en los Alpes franceses (Foto: Club Med)


Cuando se le pregunta por qué elige alojarse en los resorts Club Med en sus viajes de esquí, Eleta prioriza el servicio all inclusive, que ofrece al huésped la posibilidad de descansar y realizar sus actividades de ocio favoritas sin tener que hacer grandes esfuerzos o desperdiciar horas de espera. “La mayoría de los establecimientos Club Med en Europa son ‘ski in-ski out’, que incluyen comidas y bebidas todo el tiempo, shows y baile todas las noches, clases o profesores que sirven como guías en la montaña para los esquiadores mas avanzados“.

| Lea además: Esquiar en Europa puede ser una alternativa al bolsillo argentino

 

Geolocalización

Las estaciones de esquí de Val Thorens, Peisey-Vallandry y Val d’Isère se ubican en torno al Parque Nacional de La Vanoise, Francia. El parque está situado entre los valles de la Maurienne y de la Tarantaise, con cimas de más de 3.000 metros, glaciares y angostos valles. Su visita es una experiencia única tanto en invierno como en verano, la mejor época para la práctica de senderismo, actividad reina en el parque con 500 kilómetros de caminos.

Deja un comentario