BLOOMBERG

Cómo planean vencer el “jet lag” en el vuelo más largo del mundo

Por Angus Whitley Qantas Airways abandonará la rutina tradicional de servicio a bordo para el maratónico viaje sin escalas de este fin de semana desde Nueva York a Sídney.

Con casi 20 horas, el viaje sin precedentes se convertirá en el vuelo más largo del mundo. FOTO: BLOOMBERG [ Ver fotogalería ]

Ficha

Publicado el 18 de octubre de 2019

La aerolínea Qantas Airways abandonará la rutina tradicional de servicio a bordo para el maratónico viaje sin escalas de este fin de semana desde la ciudad estadounidense de Nueva York a la australiana Sidney. Con casi 20 horas, el viaje sin precedentes se convertirá en el vuelo más largo del mundo. Es una prueba clave, ahora que Qantas se prepara para comenzar servicios comerciales directos que conectan Sídney con Nueva York y Londres a partir de 2022.

Como parte de la investigación dirigida a reducir el desfase horario, los pasajeros a bordo cambiarán efectivamente a la hora de Sidney tan pronto como salgan de Nueva York el viernes por la noche, informó Qantas. En lugar de seguir la práctica estándar de servir comida y apagar las luces después del despegue, Qantas planea mantener a todos despiertos durante seis horas, con la ayuda de alimentos que contengan pimientos picantes y especias.

“La investigación de pasajeros probará alternativas a cómo las aerolíneas han administrado el servicio en vuelo durante décadas”, asegura el director ejecutivo de Qantas, Alan Joyce. El itinerario tradicional de la industria puede no ser la mejor manera de cambiar el reloj del cuerpo a la zona horaria del destino, afirma.

Invertir la rutina

El Boeing Co. 787 Dreamliner de Quantas transportará solo unos 50 pasajeros y tripulantes para darle al avión el alcance para llegar a Sídney el domingo sin detenerse. Estas son algunas características clave de la investigación que se llevará a cabo a bordo.

  • Seis viajeros frecuentes de Qantas seguirán un horario previamente planificado para comer, beber, dormir y moverse.
  • Mantendrán un registro diario antes y durante el vuelo, así como durante dos semanas después, para evaluar cómo se sienten.
  • Los pilotos usarán equipos de monitoreo cerebral para evaluar su estado de alerta y proporcionarán muestras de orina para rastrear los niveles de melatonina (un químico natural que induce el sueño).

Hasta el extremo

Las aerolíneas tienen una mayor oportunidad de viajar largas distancias, ya que los avances en la aviación conducen a aviones más ligeros, más aerodinámicos y eficientes en combustible. Otros transportistas ultra largos con Singapore Airlines Ltd., que reanudó los vuelos sin escalas desde su base de operaciones a Nueva York, y Qatar Airways, que ofrece un viaje directo de 18 horas desde Auckland a Doha.

La era de los viajes largos

La proliferación de vuelos súper largos (Singapore Airlines reanudó los servicios sin escalas a Nueva York el año pasado) están impulsados en parte por el desarrollo de aviones más ligeros y más aerodinámicos que pueden volar más lejos. Pero la carga física para los pasajeros centra de nuevo la atención en el trastorno del desajuste horario y propicia la proliferación de productos y creaciones caseras para mitigar el sufrimiento. En ese combo de productos se incluyen: tabletas de melatonina, el medicamento contra la ansiedad de Pfizer Inc., Xanax, y las gafas emisoras de luz Propeaq, que aseguran devolver el cuerpo a la normalidad. Y sí, también hay una aplicación para eso y muchos otros posibles remedios.

El mercado de posibles clientes es asombroso. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo estima que unos 4.600 millones de personas tomarán un vuelo en 2019, un total que aumentará a 8.200 millones para 2037. La demanda de terapias de jet-lag está creciendo a aproximadamente un 6% anualmente y la industria habrá alcanzado un valor de US$732 millones para 2023, de acuerdo con BIS Healthcare. El mercado más amplio para los trastornos del sueño, dominado por las píldoras, tiene un valor de US$1.500 millones y aumentará a US$1.700 millones para 2023, dice GlobalData, y agrega que más de 80 medicamentos para el trastorno del sueño están en desarrollo clínico. (Bloomberg)

Siga leyendo:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *